Público
Público

Suben a 18 los muertos tras la erupción del volcán Whakaari de Nueva Zelanda

Otras trece personas permanecen ingresadas en distintos hospitales. Las autoridades neozelandesas han abierto dos investigaciones para determinar la responsabilidad por el suceso.

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5

Imagen del volcán Whakaari en erupción. EUROPA PRESS

Una de las víctimas de la erupción del volcán de Isla Blanca en Nueva Zelanda ha fallecido este domingo en un hospital australiano a causa de las heridas sufridas hace algo más de un mes durante el desastre, convirtiéndose así en la víctima número 18.

El comisionado adjunto de la Policía de Nueva Zelanda, John Tims, ha informado de que la muerte de esta persona ha elevado la cifra oficial de muertos a 18, siendo esta última la segunda que fallece en Australia.

El fallecido fue ingresado en condiciones críticas por quemaduras en el Hospital Alfred de Melbourne tras la erupción del volcán el pasado 9 de diciembre.

"Nos entristece tener que informar que uno de los tres pacientes que el Alfred recibió tras la tragedia del volcán ha fallecido", informó el Hospital Alfred en un comunicado. "Dos pacientes siguen recibiendo cuidados especializados por quemaduras. Uno está en condición estable. El otro en condición crítica", añadió.

Hasta la fecha otras trece personas permanecen ingresadas en distintos hospitales de Nueva Zelanda, tal y como ha informado el periódico local New Zealand Herald.

El Ministerio de Salud de Nueva Zelanda explicó hace unos días que otras trece personas fueron trasladadas a Australia durante las semanas posteriores al desastre, que tuvo lugar el 9 de diciembre cuando 47 turistas se encontraban en Isla Blanca, situada en la costa norte de Nueva Zelanda.

Fuerte polémica

En víspera del Día de Navidad, la Policía además anunció que se paralizaban las labores de búsqueda de las dos únicas personas que seguían desaparecidas. Winona Langford, una australiana de 17 años, y Hayden Marshall-Inman, una guía turística de Nueva Zelanda de 40 años. Los expertos creen que sus cuerpos están en aguas cercanas a la costa y podrían ser arrastrados hacia la punta norte de la isla.

La tragedia ha levantado una fuerte polémica en Nueva Zelanda hacía la industria turística y las autoridades locales, a las que se critica haber permitido a los turistas tener acceso a una isla con un volcán oficialmente en activo. Así, las autoridades neozelandesas han abierto dos investigaciones para determinar la responsabilidad por el suceso

El Whakaari, uno de los volcanes más activos del país visitado por más de 17.500 personas en 2018, entró en erupción cuando se encontraba en un estado de alerta 2 de una escala de 5 que preveía leve actividad volcánica.

Más noticias de Internacional