Público
Público

Volcán Whakaari La Policía de Nueva Zelanda ultima un plan para recuperar este viernes los cuerpos de las víctimas del volcán Whakaari

El último balance ofrecido por las autoridades fija en ocho la cifra de víctimas mortales, mientras que 21 personas continúan ingresadas en unidades de cuidados intensivos y otras nueve desaparecidas. 

Imagen del volcán Whakaari en erupción. EUROPA PRESS

EUROPA PRESS

La Policía de Nueva Zelanda está ultimando un plan para recuperar este viernes los cuerpos de las ocho víctimas mortales registradas a causa de la erupción de un volcán en la Isla Blanca de Nueva Zelanda.

El jefe de las fuerzas de seguridad John Tims ha indicado que las familias serán notificadas de la operación a las 4.30, hora local, según ha informado el diario local The New Zealand Herald.

"Puedo confirmar ahora que estamos finalizando un plan para recuperar los cuerpos de la Isla Blanca mañana por la mañana", ha confirmado Tims en un comunicado.

Las fuerzas de seguridad confirman que están finalizando un plan para recuperar los cuerpos de la Isla Blanca este viernes por la mañana

El último balance ofrecido por las autoridades fija en ocho la cifra de víctimas mortales, un número que ha ascendido después de que dos de los heridos que se encontraban ingresados fallecieran. Estas dos últimas víctimas han sido identificadas como Berend Hollander, de 16 años, y su hermano Matthew Hollander, de trece, que se encontraban visitando el lugar en el momento de la erupción.

Graham Leonard, del Instituto de Ciencias Geológicas y Nucleares (GNS) de Nueva Zelanda, ha alertado de que el volcán continúa siendo muy volátil y la actividad volcánica está aumentando, por lo que existe una alta posibilidad de que se produzca otra erupción en las próximas 24 horas.

21 personas ingresadas y otras nueve desaparecidas

Un total de 21 personas continúan ingresadas en unidades de cuidados intensivos de varias hospitales, la mayoría de ellas con quemaduras en al menos el 30 por ciento de su cuerpo, tal y como indican fuentes médicas.

Asimismo, se cree que otras nueve personas continúan desaparecidas en la isla, sin que los equipos de emergencia hayan podido acceder a la zona debido a los crecientes temblores registrados en las últimas horas.

Las autoridades, entretanto, siguen de cerca la evolución de las condiciones en la Isla Blanca, donde aún podría registrarse una nueva erupción masiva como la ocurrida este lunes.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ya había afirmado previamente en declaraciones a Reuters que los servicios de emergencia "están muy, muy dispuestos a volver allí" para recuperar a las víctimas, a pesar de que la vigilancia aérea ha descartado que haya indicios de vida en la isla.

Los turistas llevan visitando la isla durante más de 30 años. A pesar de que su actividad sísmica era frecuente, esta es la primera vez que se produce una erupción con víctimas mortales desde 1914.