Público
Público
Únete a nosotros

Suiza vota sobre la expulsión automática de extranjeros que delincan, aunque sean sólo faltas

La derecha populista ha impulsado este referéndum para endurecer la ley. De aprobarse, los inmigrantes podrían ser expulsados incluso sólo por saltarse el límite de velocidad.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Imagen de la campaña de la derecha populista en Suiza para expulsar a inmigrantes delincuentes. REUTERS

GINEBRA.- Los suizos votan este domingo si endurecen o no la ley de extranjería que permitiría expulsar no sólo a los inmigrantes condenados por delitos graves, sino también los de que tengan faltas menores como un simple exceso de velocidad.  Lo harán en un referéndum vinculante impulsado por la UDC-SVP, la derecha populista suiza, que ha convertido las restricciones a la inmigración y el asilo en su principal campo de batalla política.

EL SPV cuenta con un tercio de los escaños del Parlamento y consiguió el número necesario de firmas para impulsar la votación. Para ello, hizo campaña impregnando el país con carteles de ovejas blancas pegándoles una patada a las negras.  El sentimiento anti-inmigración ha aumentado en Suiza debido a la llegada de más de 1,1 millones de refugiados al continente durante 2015 y al conflicto de fin de año en Colonia (Alemania), aunque sólo tres de los 58 detenidos por aquel conflicto fueran refugiados.  

Los extranjeros suponen un cuarto de la población total del país, en donde viven ocho millones de personas. La mayoría de los extranjeros proceden de países de la Unión Europea como Italia y Alemania pero también hay decenas de miles que proceden de los Balcanes y de África, y trabajan para multinacionales establecidas en el país.

El resto de grupos del Parlamento suizo considera el referéndum "racista"

Si se aprueba esta ley, serán deportados automáticamente tras cumplir su sentencia, y no se harán distinciones entre delitos grave como asesinatos, violaciones o atracos a mano armada, y delitos menores como sobrepasar el límite de velocidad o allanamiento de morada, aunque en el caso de las faltas menores tienen que ser acusados dos veces en diez años. Estas restricciones también afectarán a los hijos de inmigrantes nacidos en Suiza, aunque lleven toda su vida viviendo en el país. Todo ello, contrario a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Por su parte, los partido de la Alianza de los Liberales y Demócratas se oponen a la celebración del referéndum y lo han tachado de racista y excesivo y han denunciado que puede poner en peligro la relación del país con la Unión Europea.

Otros famosos del país han mostrado su descontento con esta medida, como es el caso del actor Bruno Ganz, famoso por interpretar al abuelo de Heidi en la película de 2015 con el mismo nombre y a Hitler en la película 'El hundimiento' de 2004. "No destruyas Suiza. ¿Quieres que tus nietos piensen que eres racista?", ha pedido a los votantes.

Contra la UE

El Gobierno colegiado helvético se opone a esta nueva iniciativa -que de aprobarse entrará en vigor este mismo 28 de febrero-, así como el resto de fuerzas políticas parlamentarias.

De ser aceptada la nueva iniciativa implicará una modificación de la Constitución, por lo que para que se apruebe formalmente es necesaria la doble mayoría tanto en votos ciudadanos como de cantones (federaciones).

A petición de la Oficina Federal de Justicia, la Oficina Federal de Estadística calculó el número de expulsiones que podrían concretarse en caso de adopción de la iniciativa.
Según este estudio, si en 2014 hubiera estado vigente la ley de aplicación se hubiera podido expulsar a cerca de 4.000 personas, mientras que con la iniciativa "de ejecución" esta cifra se eleva a más de 10.000.

De aprobarse la iniciativa, las relaciones con la Unión Europea se tensarían aún más, dado que el Acuerdo de Libre Circulación de personas impide las expulsiones a menos que el delincuente sea un peligro público, y tras la aprobación de la iniciativa "contra la inmigración en masa" que estableció cuotas de nuevos inmigrantes, incluidos los comunitarios.