Público
Público

Tahrir no duerme y pide más dureza contra Mubarak

Cientos de personas siguen protestando en la plaza de El Cairo. En las protestas de ayer, 113 personas resultaron heridas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de personas continúan hoy concentradas en la emblemática plaza cairota de Tahrir, epicentro de la revolucuión egipcia. Llevan allí desde que ayer, cuando el Tribunal Penal hiciera pública la sentencia de cadena perpetua al exdictador Hosni Mubarak y al exministro del Interior Habib al Adl por la muerte de manifestantes durante las revueltas de enero y febrero del año pasado que acabaron con su mandato. 

Indignados por la sentencia, que culpa al rais de los asesinatos pero le absuelve, junto a sus hijos y al empresario Husein Salem, de criménes de corrupción, muchos manifestantes han pasado la noche en la plaza, cortando el  tráfico pero en un ambiente de tranquilidad, según la agencia estatal Mena.

Los activistas se oponen a que la corrupción que ha impregnado Egipto durante años desaparezca legalmente con esta sentencia e, igualmente, sólo se culpe de los asesinatos a Mubarak y su número uno, mientras se absuelve a seis de sus colaboradores y muchos más que nunca irán a juicio. Además, la cedena perpetura en Egipto es en realidad de un máximo de 25 años y, según denuncia el activista Basel Ramsis, la sentencia deja abierta la puerta a que finalmente puedan ser absueltos. 

Ayer los militares cargaron con dureza contra los manifestantes y un total de 113 personas resultaron heridas, 104 de ellas en Tahrir, por lesiones varias o síntomas de asfixia durante las protestas, según ha informado el Ministerio de Sanidad. Algunos manifestantes fueron atendidos en hospitales de campaña en la plaza, mientras que otros fueron ingresados en otras zonas de la capital y en distintas provincias.

Por otro lado, una sede de la campaña electoral del candidato presidencial Ahmed Shafiq, el último primer ministro de Mubarak, fue atacada hoy en la ciudad de Fayum, al sur de El Cairo, según fuentes de seguridad. El asalto, el segundo contra una oficina de la campaña de este candidato en una semana, fue perpetrado por desconocidos que quemaron el edificio y robaron algunos ordenadores.

Shafiq competirá los próximos días 16 y 17 con el candidato islamista Mohamed Mursi, de los Hermanos Musulmanes, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.