Público
Público

Trump baraja construir el muro con México de acero para convencer a los demócratas

El presidente de EEUU se dirigirá este martes por la noche a la nación para hablar de la crisis migratoria en la frontera y visitará la zona el jueves.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Donald Trump, en marzo del año pasado, durante su visita a la frontera entre California y México. /REUTERS

El presidente de EE.UU., Donald Trump, está buscando sortear por todos los medios el desencuentro que mantiene con los demócratas en el Congreso a cuenta de la financiación del muro en la frontera con México. Por eso, tras regresar de Camp David al término de un encuentro con su equipo de confianza, el mandatario aseguró a los medios que le esperaban en la Casa Blanca: "Si no les gusta el cemento, lo haremos de acero".

Después, dejaba constancia de sus planes en Twitter: "Estamos planeando un muro de acero en lugar de cemento. Es a la vez más fuerte y menos molesto. Buena solución y hecha en EEUU".

Además, Trump se va a dirigir este martes a la nación por televisión en horario de máxima audiencia para tratar la "crisis" que vive el país en la frontera con México. "Me complace informaros de que me dirigiré a la Nación sobre la crisis humanitaria y de seguridad nacional en nuestra frontera sur", dijo Trump en su cuenta de Twitter, al tiempo que especificó que el mensaje será a las 9.00 de la noche (02.00 GMT).

La Casa Blanca informó también de que el presidente de EEUU visitará la frontera con México este jueves para reunirse con las autoridades fronterizas, en medio de la polémica generada por el actual cierre parcial de la Administración.

La Administración, cerrada desde el día 22

En los últimos días Trump ha sopesado la idea de declarar una emergencia nacional a través de una orden ejecutiva para tener disponibles los fondos que considera necesarios para levantar un muro en el linde con México.

La Administración está parcialmente cerrada desde el pasado 22 de diciembre debido a que la negociación entre republicanos y demócratas en el Congreso se bloqueó por la exigencia de Trump de que el proyecto de presupuestos incluya una partida de más de 5.600 millones de dólares para financiar el muro fronterizo.

La parálisis administrativa afecta a agencias de diez departamentos del Ejecutivo, incluyendo Transporte y Justicia, del que depende precisamente la seguridad fronteriza, así como a decenas de parques nacionales, que suelen ser una gran atracción turística.

Además, perjudica a unos 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales, que no cobrarán mientras permanezca cerrado el Gobierno y están a expensas de la aprobación de un nuevo presupuesto.