Público
Público

Elecciones en Alemania La ultraderecha alemana muestra divisiones tras entrar en el Parlamento

Frauke Petry, la mediática copresidenta de la AfD, anuncia que no se unirá al grupo parlamentario, aunque ocupará su escaño en el Bundestag, y abandona la rueda de prensa de su partido

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Frauke Petry, la compresidenta del partido ultraderechista alemán AfD (la primera por la izquierda), junto a otros dirigentes del partido (Joerg Meuthen, Alice Weidel, Alexander Gauland), la rueda de prensa en Berlìn tras las elecciones legislativas del domingo. REUTERS/Fabrizio Bensch

El partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) exhibió divisiones internas el lunes, un día después de quedar como tercera fuerza política en las elecciones generales, al anunciar su colíder que no se sentaría en el Parlamento con los miembros de AfD.

Frauke Petry, que durante mucho tiempo fue considerada la cara más reconocible de AfD pero que ha tenido un perfil más bajo en los últimos meses, abandonó enfadada una rueda de prensa tras decir que aceptaría su escaño pero no formaría parte del grupo parlamentario de AfD.

"He decidido que no formaré parte del grupo de AfD en el Parlamento alemán, pero inicialmente seré un miembro individual de la cámara baja del Parlamento", dijo Petry.

Petry hizo su inesperado anuncio después de que AfD lograra el 12,6% de los votos en las elecciones del domingo, lo que significa que será el primer partido de extrema derecha en entrar en el Parlamento alemán en más de medio siglo.

El sitio establecido para Frauke Petry, la copresidenta de la AfD, tras abandonar la rueda de prensa de su formacion tras las elecciones legislativas de este domingo. REUTERS/Wolfgang Rattay

"Creo que deberíamos ser transparentes hoy y decir que hay un desacuerdo sobre contenido en AfD y creo que no deberíamos callárnoslo porque la sociedad está pidiendo un debate abierto", dijo Petry en una rueda de prensa conjunta con otros líderes del partido.

Dijo que su objetivo era lograr un "punto de inflexión conservador" en el Parlamento en 2021, fecha en la que Alemania debería celebrar las próximas elecciones generales. "Haré todo lo posible para lograrlo, para que las ideas prudentes sobre las que ha trabajado AfD desde 2013 se conviertan realmente en una realidad política", agregó Petry.

La política no quiso responder a más preguntas, incluyendo si seguiría siendo la colíder de AfD, pero dijo que habría noticias suyas en los próximos días.

Alexander Gauland, uno de los principales candidatos de AfD, dijo que ni él, ni otra candidata destacada como Alice Weidel ni el colíder Joerg Meuthen sabían por qué se iba Petry.

Alexander Gauland, el principal candidato del partido ultraderechista alemán AfD, flanqueado por otros dos dirigentes del partido, Alice Weidel y Joerg Meuthen, en la rueda de prensa en Berlín tras las elecciones legislativas de este domingo. REUTERS/Fabrizio Bensch

El partido, fundado en 2013 por un grupo de académicos opuestos al euro, lleva tiempo sufriendo luchas internas. Algunos analistas han augurado que sus divisiones podrían verse amplificadas por su entrada en la escena política nacional.

Petry dijo en un inesperado anuncio en abril que no dirigiría la campaña electoral de su partido después de que se enfrentara con otros miembros al abogar por un rumbo más moderado.

Petry ha dicho que AfD debe poder formar parte de gobiernos de coalición, mientras que otros han abogado por que el partido debe seguir en la oposición. Todos los partidos tradicionales rechazan trabajar con la formación.

El lunes, Petry dijo que AfD, como un "partido anarquista", podría tener éxito en la oposición, pero no sería capaz de ofrecer a los votantes una opción creíble como gobierno. Por esta razón, había decidido no formar parte del grupo AfD.

Petry también se ha enfrentado con otros en el partido al defender la expulsión del partido del veterano miembro Bjoern Hoecke, que ha calificado el monumento al Holocausto de Berlín como un "monumento de vergüenza" y ha dicho que los libros de historia deberían reescribirse para centrarse más en las víctimas alemanas de los nazis.

Más noticias de Internacional