Público
Público

Venezuela La influencia cubana en la crisis de Venezuela

La idea de que Cuba presta asistencia en tareas de seguridad está extendida tanto en las calles de La Habana como en las de Caracas. En la capital venezolana se ha traducido en un fuerte rechazo a todo lo que tenga que ver con la isla. Ante esta situación, cada vez menos cubanos quieren viajar a Venezuela

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, fallecido hace varios años, flanqueado por su hermano Raúl Castro, y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro , durante el acto oficial de celebración de su 90 años, en el Teatro Karl Marx de La Habana. EFE

Tradicionalmente los cubanos rehúyen discusiones políticas y tienen poco interés por lo que sucede en el mundo más allá de su país y sus quehaceres cotidianos. Asimismo, los últimos acontecimientos en Venezuela son seguidos con enorme atención por el ciudadano de a pie.

En cualquier conversación amistosa se improvisan debates sobre lo que ocurre en Caracas y se escucha con gran atención a aquellos que han estado ahí hace relativamente poco. Los cubanos desconfían de lo que informan los medios oficialistas porque solo dan voz a los chavistas y no explican el punto de vista de los detractores de Maduro. Esta voluntad de saber lo que pasa “realmente” está generando una gran demanda de información.

Después de 20 años desde que Hugo Chávez se acercara decididamente a La Habana, desde la isla se percibe al país sudamericano como una nación hermana. Además, es muy probable que tengan un familiar o un conocido allí cumpliendo alguna misión de cooperación por lo que la cercanía es aun mayor. Los habitantes de la isla son muy conscientes de los beneficios que obtiene Cuba de su relación “especial” con Caracas.

Caracas ya no puede cumplir con los envíos de crudo por la drástica caída de su producción petrolera

Desde que Fidel Castro y Hugo Chávez firmaran el Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela en el 2000, miles de médicos y profesionales han viajado al país bolivariano a cambio de que Caracas proporcionara el petróleo que necesitaba la isla a precios subvencionados. En los mejores años –a finales de la década pasada—llegaban más de 50.000 barriles diarios.

Pero esos tiempos ya pasaron y la profunda crisis económica que vive el país ha obligado a reducir el intercambio ya que Caracas ya no puede cumplir con los envíos de crudo por la drástica caída de su producción petrolera. Se estima que en pocos años, Venezuela ha pasado de producir unos tres millones de barriles al día hasta los alrededor de un millón actualmente. Y por culpa de sus compromisos internacionales ha reducido fuertemente la cantidad que envía a Cuba.

Pero aunque la ayuda médica ha disminuido no lo ha hecho la referente a los campos de inteligencia y contrainteligencia que Cuba lleva prestando a Venezuela de manera mucho más discreta. La directora de la ONG venezolana Control Ciudadano, Rocío San Miguel, asegura que el apoyo de los agentes cubanos en estos ámbitos es "vital" para la estabilidad de Maduro y se muestra convencida de que sin este apoyo ya hubiera sido derrocado.

San Miguel señala que es muy difícil determinar con exactitud el número de funcionarios que prestan tareas de asistencia de este tipo porque los cubanos tienen presencia en las áreas de immigración de Venezuela y tienen una terminal habilitada en el aeropuerto de Caracas.

Es fácil encontrarse con pintadas con lemas como 'fuera cubanos' y en los últimos años se ha incrementado la violencia contra doctores o cooperantes cubanos

Asimismo, afirma que las tareas que llevan a cabo van mucho más allá del asesoramiento y son "estructurales". "Están puerta con puerta en Miraflores (palacio presidencial), Fuerte Tiuna o en el Servicio Nacional de Inteligencia (Sebin)", destaca para ejemplificar hasta que punto están introducidos en las estructuras del estado.

San Miguel explica que la presencia cubana en estos ámbitos ha sido gradual desde el 2000 y que se incrementó a raíz del golpe fallido que sufrió Chávez en 2002. Según ella, el resultado final ha sido una "reorganización" de los sistemas de seguridad e inteligencia de Venezuela que ha contado con fuertes resistencias en las Fuerzas Armadas.

El exgeneral venezolano Cliver Alcalá, actualmente en Colombia, asegura por teléfono que los agentes cubanos son responsables de estrategias para dividir a la oposición y que también manejan información privilegiada sobre el grado de adhesión a Maduro de los altos mandos militares. Alcalá, que sirvió en el ejército hasta hace un año por sus diferencias con el gobierno, afirma que la presencia cubana en los órganos de seguridad genera un gran rechazo entre los miembros de las Fuerzas Armadas.

Sobre estas tesis se ha referido con instencia el Secretario de Seguridad estadounidense, John Bolton, que ha ido más allá acusando a los cubanos de ser responsables de la represión y tener tropas en el país. Ante estas acusaciones, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, ha negado que Cuba cuente con un "ejército privado" en Venezuela y ha señalado que en el país hay alrededor de 20.000 cubanos, de los cuales el 94% se dedican a cometidos relacionados con la medicina.

A pesar de ello, la idea de que Cuba presta asistencia en tareas de seguridad está extendida tanto en las calles de La Habana como en las de Caracas. En la capital venezolana se ha traducido en un fuerte rechazo a todo lo que tenga que ver con la isla. Es fácil encontrarse con pintadas con lemas como 'fuera cubanos' y en los últimos años se ha incrementado la violencia contra doctores o cooperantes cubanos.

Ante esta situación, cada vez menos cubanos quieren viajar a Venezuela. Además de esto, se le añade el hecho de que no están acostumbrados a moverse en una ciudad tan peligrosa (la seguridad en Cuba es equivalente a los estándares europeos), por lo que toman muchísimas precauciones cuando están ahí. Al parecer el gobierno de Cuba ha empezado a retirar discretamente parte del personal médico destinado en el país sudamericano. Hasta dos testigos confirman que fueron enviados hace unos meses para dos años y se les ha adelantado la vuelta para este mes.