Público
Público

Venezuela La oposición venezolana mantiene el pulso a Maduro sin altercados

La población pide al Ejército que se sume a Juan Guaidó.

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

Opositores venezolanos participan en una manifestación para exigir el fin de la crisis y en respaldo a la Presidencia interina de Juan Guaidó en Caracas. (MIGUEL GUTIÉRREZ | VENEZUELA)

El tipo de protesta hacia muy difícil valorar si la movilización de la oposición antichavista fue un éxito. Al ser tan descentralizada, las concentraciones en la vuelta a la calle de los seguidores de Juan Guaidó no llamaban la atención por juntar grandes aglomeraciones. Aún así sirvió para dejar clara la determinación de los que desean la marcha de Maduro.

En Las Mercedes, una de las zonas más exclusivas de Caracas hoy muy venida a menos, un grupo de manifestantes se concentraba cerca de la Plaza Alfredo Sadel, donde se situaba uno de centenares de puntos de concentración que se repartían por toda la capital venezolana.

Aunque el plan era que la gente se concentrara en los puntos de cada zona, la improvisación fue la seña característica de esta movilización. Hubo quien se asomaba solo unos metros de su negocio, los que hacían sonar las cacerolas desde sus balcones y los que llevaban carteles de casa. Como Astrid, una señora que se define como de “clase media alta” que jamás había participado en ninguna manifestación y que hasta el último momento dudo en sumarse a estas marchas por miedo a que hubiera violencia.

No fue el caso. No hubo constancia de represión ni tampoco ninguna excusa que la justificara porque las dos horas de protesta fueron absolutamente pacíficas, algo que no siempre es así en las tradicionales marchas de la oposición. “Si son inteligentes hoy no reprimirán. No creo que sean tan brutos, pero no hay bestia más peligrosa que la que se encuentra acorralada”, decía al inicio de las dos horas de concentración Manuela, que dejó su jornada como ama de casa para salir a la calle.

La decisión de protestar solo durante dos horas buscaba este objetivo: no comprometer económicamente a una población que vive con lo que logra conseguir cada día y evitar escenas de violencia que dividen al bando opositor. En el Chacao, donde las aglomeraciones fueron más importantes, los manifestantes increparon a unos jóvenes que aparecieron con el look de las famosas Guarimbas —con gorra y con la camiseta envuelta en la cara— que intentaron cortar la calle montando una barricada.

Opositores venezolanos participan hoy miércoles, en una manifestación para exigir el fin de la crisis y en respaldo a la Presidencia interina de Juan Guaidó. /EFE

Después de tantas protestas y movilizaciones hay quienes consideran que la violencia es una vía legítima que los opositores deben utilizar en sus manifestaciones, pero no para la manifestación de ayer.

Llamada al Ejército

El objetivo formal de las concentraciones era mostrar el apoyo a Guaidó y las acciones que está llevando a cabo a través de su estructura de gobierno, pero terminó convirtiéndose en un llamamiento al ejército venezolano para que se uniera a su causa. Lemas como ‘Soldado activo solo faltas tu’ ponían el sonido a una manifestación en la que también eran constantes los reproches a Maduro. Los carteles hacían referencia a poner fin a “la dictadura” y a los nuevos tiempos que esperan que se abran si el sucesor de Chávez termina abandonando el poder. ‘Fuerzas Armada recupera tu dignidad’ también se dejaba ver en estas zonas tradicionalmente más proclives a la oposición.

Como estaba previsto, la movilización en las zonas chavistas fue muy inferior pero también considerable. Los barrios de favelas en los que la revolución bolivariana puso en marcha la ‘Gran Misión Vivienda Venezuela’ parecen haber escapado al control del chavismo. Los bloques de vivienda protegida en los que aparecen los ojos de Chávez pintados en la pared contemplaban las concentraciones en unos barrios que habían sido la razón de ser de su gobierno. Con las durísimas sanciones económicas de Estados Unidos, el apoyo de estas zonas populares será más difícil de mantener por el probable empeoramiento del nivel de vida.

Maduro ofrece legislativas

La dispersión de los manifestantes le bastó a los defensores de Maduro para calificar de “fracaso” la movilización. Apenas mencionada en los medios oficiales, los propagandistas que el chavismo tiene por red ridiculizaron la importancia de la movilización y aseguraron que la gran mayoría de Venezuela está con el líder bolivariano.

Un líder que durante las dos horas que duró la movilización estuvo colgando vídeos en Twitter en los que aparece formando con regimientos de soldados que, en actitud belicista, proclaman su fidelidad a Maduro al tiempo que cantan canciones patrióticas con discursos que hablan de muerte y defensa por la patria.

Quizás por la fuerza de la manifestación y por la presión internacional acumulada estos días, Maduro ayer hizo un gesto de conciliación, más allá del diálogo genérico que venía pidiendo. En una entrevista, Maduro se mostró dispuesto a celebrar unas nuevas elecciones legislativas como fórmula para rebajar la tensión actual, pero se negó a adelantar las presidenciales como le piden los países europeos. Una iniciativa que la oposición rechaza porque implicaría la presencia de Maduro en el poder hasta 2025.

El sábado, cuando los opositores intentarán hacer una gran demostración de fuerza, parece ser la nueva fecha clave para Venezuela. Es el día en el que también termina el plazo de 8 días que dio la Unión Europea al chavismo para que se convocaran elecciones si no quería que reconociera a Guaidó.