Público
Público

WikiLeaks Assange rechaza su extradición a EEUU y considera que las acusaciones en su contra están "políticamente motivadas"

El fundador de WikiLeaks ha acudido al comienzo del juicio que decidirá si es enviado a Estados Unidos, donde se enfrenta a 175 años de prisión.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, saliendo de una comisaría de Londres el pasado abril. / Reuters
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, saliendo de una comisaría de Londres el pasado abril. / Reuters

EFE

El fundador de la plataforma WikiLeaks, Julian Assange, rechazó hoy su entrega a Estados Unidos con el argumento de que las acusaciones de espionaje y fraude informático en su contra por las revelaciones de su portal digital en 2010, que acarrean hasta 175 años de cárcel, están "políticamente motivadas".

Al inicio en la corte londinense de Woolwich del proceso de extradición, que en su primer tramo durará hasta el viernes, su abogado, Edward Fitzgerald, dijo que la solicitud de EEUU es "un abuso de proceso" que ignora la cláusula en el tratado extraditorio británico-estadounidense que prohíbe las entregas por "delitos políticos".

Sobre la motivación política, recordó que EEUU reabrió el caso en 2017 después de que el Gobierno de Barack Obama decidiera no acusar al periodista por el precedente que sentaría para la libertad de prensa y se refirió al hecho de que su cliente fue espiado a petición de Washington por una empresa española cuando estaba asilado en la embajada de Ecuador en Londres.

El abogado dijo que existen pruebas de que Trump ofreció el indulto a Julian Assange si negaba la implicación de Rusia en una filtración de correos electrónicos en 2016 que perjudicó a su rival política, la demócrata Hillary Clinton.

En una intervención previa, el fiscal James Lewis, en representación de la Justicia de EEUU, negó que las imputaciones contra Assange, de 48 años y que lleva casi diez confinado en el Reino Unido, tengan connotaciones políticas y aseguró que es un asunto de "pura criminalidad".

Lewis explicó que se requiere al activista no por su labor periodística, como argumenta la defensa (negó que sea periodista, aunque tiene el carné), sino por "alentar y ayudar" al exsoldado estadounidense Bradley Manning (ahora Chelsea Manning) a obtener ilegalmente información clasificada de ordenadores oficiales y publicarla después en WikiLeaks.

Assange había sido detenido en 2010 en el Reino Unido

Assange, que había sido detenido inicialmente en 2010 en el Reino Unido a petición de Suecia por un caso de presuntos delitos sexuales que ya está archivado, ha pasado los últimos diez años confinado, primero bajo arresto domiciliario y después refugiado en la embajada de Ecuador en Londres hasta que este país le retiró el exilio en 2019 y fue arrestado por la Policía británica y llevado a Belmarsh.

Estados Unidos considera que Assange conspiró con Chelsea Manning

El pasado mes de mayo, Estados Unidos pidió a Londres su extradición por 18 presuntos delitos de espionaje y conspiración para cometer intrusión informática, que, si es declarado culpable, puede ser condenado a 175 años de cárcel en ese país.

Estados Unidos considera que Assange conspiró con Chelsea Manning, la soldado estadounidense que filtró gran cantidad de cables diplomáticos confidenciales del Gobierno de ese país.

El resultado del juicio determinará "el futuro del periodismo"

Con motivo del comienzo del juicio de Assange, el director del portal, Kristin Hrafnsson advirtió, en unas declaraciones a los medios, de que el resultado del juicio determinará "el futuro del periodismo", porque decide "qué sucede con un periodista que difunde información de un Estado veraz y de interés público".

El australiano de 48 años ha recibido el apoyo de periódicos como The Guardian y The New York Times y asociaciones como Reporteros sin Fronteras y Amnistía Internacional (AI).

En los últimos días, un testigo citado por la defensa de Assange aseguró que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofreció el indulto al fundador de WikiLeaks si negaba la implicación de Rusia en una filtración de correos electrónicos en 2016.

El abogado Edward Fitzgerald aseguró que tiene pruebas que sugieren que el antiguo congresista republicano Dana Rohrabacher hizo esa oferta al activista australiano. El letrado aseguró que Rohrabacher visitó la embajada ecuatoriana en el Reino Unido en 2017, cuando Assange permanecía asilado.

WikiLeaks aireó en 2016 unos correos electrónicos que afectaron a la campaña por la presidencia de la demócrata Hillary Clinton.

Médicos han pedido que Assange reciba atención sanitaria

En tanto, varios médicos pidieron la semana pasada que el fundador de Wikileaks reciba atención sanitaria urgente, en una carta publicada en la revista médica británica The Lancet. Pero no es la primer vez, ya lo habían advertido otros tantos en noviembre.

Según el testimonio de varias fuentes, su salud física y mental está empeorando

Encabezados por Stephen Frost y Lissa Johnson, los signatarios procedentes de 18 países urgieron a los Gobiernos del Reino Unido y Australia que se termine "con la tortura" que implica no atender al informático, cuya salud se está deteriorando.

Los firmantes señalaron que el programador no ha recibido atención médica adecuada y lamentaron que, según el testimonio de varias fuentes, su salud física y mental está empeorando.

Recordaron que, en una comparecencia judicial el pasado octubre, apareció pálido y con bajo peso, cojeando y con problemas para concentrarse y comprender el proceso.

Los firmantes de la misiva condenaron "la negación de atención sanitaria adecuada" al periodista y subrayaron que "no debe permitirse que la política interfiera con el derecho a la salud y la práctica de la medicina".

Más noticias de Internacional