Público
Público

EEUU Las olas de turistas en Miami obligan a declarar el toque de queda

Las autoridades de Miami Beach han ordenado el toque de queda a partir de las ocho de la noche y cerrarán los viaductos de acceso a esta turística isla de Florida debido a las masas incontrolables durante el receso universitario de Spring Break.

  • reuters

    1 de 6

    Una multitud incontrolable

    Las autoridades de Miami Beach ordenaron este sábado el toque de queda a partir de las ocho de la noche para intentar frenar las olas de turistas que han tomado la Isla de Florida con motivo del receso universitario de Spring Break.

  • REUTERS

    2 de 6

    Récord de contagios

    La medidas de emergencia coinciden con el récord de más de dos millones de casos de la covid-19 en Florida, el tercer estado del país con mas incidencia del patógeno.

  • REUTERS

    3 de 6

    Medidas drásticas para frenar el avance del virus

    Ninguna persona podrá circular en el área de South Beach, en el sur de Miami Beach y donde se han presentado desmanes durante las últimas semanas, a partir de la 8 de la noche, y los restaurantes y bares deberán cerrar a esa mismas hora, anunció hoy el gobierno del alcalde Dan Gelber.

  • REUTERS

    4 de 6

    Cientos de detenidos

    Las cifras de detenidos durante las caóticas fiestas, que dejaron esta semana un joven muerto debido a heridas de bala, dan cuenta de más de 900 arrestos, la tercera parte por delitos graves, y el decomiso de decenas de armas de fuego.

  • REUTERS

    5 de 6

    Ausencia de responsabilidad

    La escenas de jóvenes con botellas de licor en bolsas de papel, los bailes indecentes encima de los automóviles y la reticencia a las mascarillas y la distancia social son frecuentes desde hace semanas en los bulevares aledaños a las playas desde tempranas horas de la mañana, mientras la violencia se apodera de las noches.

  • REUTERS

    6 de 6

    Caos en Florida

    Las fiestas se han extendido por todo al condado con reuniones ilegales en viviendas de áreas residenciales que se promocionan por la redes sociales con provocativas fotos, sin detallar la dirección del lugar para evitar la presencia policial.