Público
Público

40º Congreso Federal del PSOE Enmiendas del PSOE piden no apoyar la 'ley trans', abrir un debate interno y diferenciarse de Unidas Podemos

Un destacado porcentaje de las enmiendas al 40º Congreso quieren sentar las bases para que el PSOE se declare como partido feminista. Se pide abolir el género, "entendido como un conjunto de construcciones sociales que asignan a varones y mujeres una serie de atributos socio culturales".

La exvicepresidenta del Gobierno y secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo.
La exvicepresidenta del Gobierno y secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo. Alberto Ortega / EP

El PSOE pretende declararse como partido feminista en el 40º Congreso, pero las mujeres del partido no parecen dispuestas a que esta definición sea sólo simbólica y no esté acompañada de un verdadero proyecto feminista y unos postulados distintos a los que ahora hay en la ponencia marco.

La mejor prueba de ello es que, según fuentes internas del partido, un destacado porcentaje de las casi 10.500 enmiendas presentadas a la ponencia marco tiene relación con el posicionamiento del partido entre "sexo" y "género"; medidas para impulsar la igualdad entre hombres y mujeres; o fijar posición sobre los derechos de las personas LGTBI y el apoyo o no a la denominada ley trans, aprobada por el Gobierno de coalición.

Además del paquete de medidas que se ha dado en denominar "enmiendas feministas", en el apartado de diversidad de la ponencia también hay otro buen número de propuestas que difieren radicalmente del contenido de la ponencia marco en estos temas.

Según dichas enmiendas, a las que ha tenido acceso Público, hay planteamientos que difieren radicalmente de los postulados de la ponencia marco, y que plantan sustituir artículos enteros, no meras precisiones.

Así, por ejemplo, se propone suprimir desde el artículo 1.902 a 1.905 donde se respalda la ley trans, por un texto alternativo en el que se dice, entre otras cosas: "El feminismo socialista ha estado siempre al lado de las personas transexuales y ha luchado y lucha para la erradicación de todas las discriminaciones de las que aún hoy siguen siendo objeto".

Por ello, se añade en la nueva redacción: "Manifestamos nuestro acuerdo con la Ley 3/2007 que regula el cambio de sexo para las personas transexuales que lo decidan y manifestamos nuestro acuerdo con la supresión del requisito de dos
años de hormonación para el ejercicio de ese derecho, especialmente para la infancia".

Pero, a continuación, en esa misma enmienda se precisa: "El anteproyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros (para la Igualdad Real y Efectiva de las Personas Trans y para la Garantía de los Derechos de las Personas LGTBI) es programa político de Podemos, con el que como feministas no estamos de acuerdo y debe darse en el seno del Partido Socialista un periodo de debate y reflexión al respecto. Las consecuencias negativas que ya se están produciendo en aquellos países en los que se han aprobado leyes llamadas comúnmente de 'identidad de género' y la necesidad de abordar con las suficientes garantías para todas las personas y profesionales implicadas, exigen que el PSOE se comprometa a impulsar y desarrollar, en un plazo máximo de dos años, un debate social basado en evidencias científicas y cuyas conclusiones, por descontado respeten nuestro marco legal".

Herederos del feminismo

Pero hay más enmiendas con contenidos muy contundentes y diferenciados del texto oficial. Así, en otra propuesta alternativa presentada se dice para añadir a la ponencia: "Los hombres y mujeres socialistas defendemos el feminismo de la igualdad (...) Los hombres y mujeres socialistas somos herederos del feminismo que aspira a cambiar las condiciones de vida de las mujeres desde la raíz del problema, de ahí su nombre, feminismo radical".

Y se añade como colofón: "Para alcanzar nuestros objetivos es imprescindible abolir el género, entendido como un conjunto de construcciones sociales que asignan a varones y mujeres una serie de atributos socio culturales que, en cada sociedad y en cada momento de la historia varían, a fin de poder ejercer dominio de los varones sobre las mujeres. La máxima expresión de esa situación de dominio patriarcal ejercida sobre las mujeres es la mercantilización del cuerpo de mujeres y niñas, de las que la trata, la prostitución y los vientres de alquiler".

Hay otro buen número de enmiendas posicionándose en el apartado de igualdad y de diversidad, al entender que en muchos aspectos se asumen las posiciones de Unidas Podemos en esta materia o se alejan de los planteamientos feministas del PSOE, y una buena parte del partido respalda estas enmiendas, según lo que ha detectado en los debates provinciales.

El tema está incendiado en el PSOE (al menos en los grupos de WhatsApp) aunque desde la dirección se quiere ignorar y se empiezan a buscar vías intermedias para que no estalle el conflicto en el propio Congreso del próximo fin de semana.

Más noticias