Público
Público

Debate en las filas socialistas El PSOE, dividido por las "enmiendas feministas" a las puertas de su 40 Congreso

La socialista e histórica activista del movimiento LGTBI, Carla Antonelli, dice que "está segura que no van a prosperar" estas propuestas y que esta iniciativa es una "pataleta". Carmen Calvo, no quiere hablar. Las feministas dicen que si un día pararon los vientres de alquiler por ser una posición lesiva para las mujeres, "ahora la situación es parecida".

Carla Antonelli Orgullo LGTBI
La diputada autonómica madrileña del PSOE y referente activista trans, Carla Antonelli, en la manifestación del Orgullo LGTBI de 2019. Ricardo Rubio / Europa Press

En el PSOE se está poniendo de manifiesto una profunda división interna a las puertas del 40º Congreso Federal a raíz de la iniciativa de un grupo de mujeres feministas del PSOE, adelantada por Público, para impulsar una serie de enmiendas a la ponencia marco para intentar garantizar, según dicen, que no haya retrocesos en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.

Desde Ferraz se guarda silencio. Fuentes cercanas a la secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, indicaron que no quiere hablar de este asunto, aunque la ex vicepresidenta es plenamente consciente del tema, porque las impulsoras de esta iniciativa ya le enviaron una carta explicándole sus motivaciones. Y una de las ponentes de la ponencia marco tampoco quiso pronunciarse sobre esta iniciativa de estas feministas del PSOE. Pero entre bambalinas, el tema se contempla con preocupación y puede ser el gran debate el 40º Congreso Federal, con repercusiones serias en un partido que se quiere declarar en sus estatutos como feminista.

Así, la exdiputada del PSOE por la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli, histórica activista de los derechos LGTBI, manifestó a Público su profunda discrepancia con estas "enmiendas feministas". Para Antonelli sólo se pueden entender desde "una pataleta" y hasta "cercana al odio", y añadió que una parte del colectivo feminista esconde "un fondo transfóbico".

Para la exdiputada, el hecho de que hayan salido adelante estas enmiendas en un buen número de agrupaciones socialistas sólo obedece al hecho de que en una primera fase se admiten todas, "pero espero, deseo y estoy segura de que no van prosperar en el Congreso", dijo.

Además, Antonelli dijo que las feministas no aceptan que el contenido de la enmienda marco es un posicionamiento que está asumido por Pedro Sánchez, y lo vinculó a la crisis de Gobierno y a la salida de Carmen Calvo tras la aprobación de la llamada ley ‘trans'', impulsada desde el Ministerio de Igualdad de Irene Montero.

En este sentido, se refirió a algunas de las enmiendas feministas planteadas, como querer cambiar la palabra 'trans' por 'transexuales' en la ponencia, lo que en su opinión es sólo una posición que pueden mantener "personas iletradas".

Las posiciones de Antonelli son compartidas por un sector del partido muy significativo que no quiere ceder a ninguna de las pretensiones que se recogen en las "enmiendas feministas" y que darán la batalla en las agrupaciones y en el propio Congreso.

Debatir temas complejos

Por su parte, el que se ha denominado "Grupo de Trabajo Feminista para la propuesta de mejora de la ponencia marco federal del 40º Congreso" hizo llegar a Público una nota en la que precisan que "en el PSOE, a diferencia de otros partidos, se han debatido siempre los temas complejos, como ocurrió en su día con el alquiler de vientres".

En este sentido, recuerdan que con los vientres de alquiler, "el PSOE marcó posición política ante algo que era lesivo para las mujeres, y ahora la situación es parecida". En dicha nota se termina diciendo que el objetivo de las enmiendas propuestas, "es debatir cómo afecta borrar la discriminación por razón de sexo, a las políticas públicas de igualdad entre mujeres y hombres". Y añaden que su único objetivo es solo garantizar dicha igualdad y no buscar ningún tipo de enfrentamiento, y hasta reconocen que en la ponencia hay algunos avances en esta línea.

Este movimiento está creciendo en el partido y, según dicen las promotoras, cada vez cuentan con más personas que se están sumando a defender sus planteamientos y ganando sus enmiendas en las agrupaciones de muchos territorios.

Desde Ferraz se busca acercar posturas antes de llevarlo a la ponencia congresual

Otras fuentes consultadas del PSOE, que se declaran feministas, vinculadas al colectivo LGTBI y cercanas a la Ejecutiva del partido, indicaron que intentarán acercar posturas antes de llevarlo a la ponencia congresual.

Dichas fuentes no ocultan que hay una negativa del entorno del PSOE más cercano al colectivo LGTBI de no querer negociar estas enmiendas. Pero también admiten que hay una desafección creciente del movimiento feminista tradicional del PSOE que se considerarse maltratado y poco escuchado en los últimos tiempos. Y es algo que preocupa... y mucho.

La mejor prueba de esta preocupación es que hay miedo a posicionarse en público con nombres y apellidos de una y otra parte, argumentando que no se quiere dañar al partido.

No obstante, aún se confía en buscar caminos de acuerdo y que el conflicto no estalle en pleno Congreso. Hay que recordar que las enmiendas se pueden presentar hasta el 26 de septiembre y que la remisión de la memoria de enmiendas se debe hacer el 4 de octubre.

Más noticias