Público
Público
40º congreso federal del psoe

Feministas socialistas se rebelan contra la ponencia marco de Sánchez por sustituir "sexo" por "género"

Presentan un paquete de "enmiendas feministas" en numerosas agrupaciones socialistas que están siendo aprobadas. Dicen que la sustitución de sexo por género impide analizar la desigualdad. Carmen Calvo fue informada previamente por carta de esta iniciativa que sigue creciendo.

La exvicepresidenta del Gobierno y secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo.
La exvicepresidenta del Gobierno y secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo. Alberto Ortega / EP

Un colectivo de mujeres feministas del PSOE lleva desde primeros de septiembre organizándose para enmendar la ponencia marco del PSOE y evitar "que se introduzcan formulaciones que impliquen retrocesos para las políticas de igualdad entre hombres y mujeres mediante la minimización de los condicionantes que comporta el sexo y, con ello, se ponga en peligro la garantía de derechos reconocidos de las mujeres".

Así consta en la carta que se ha enviado a la militancia socialista bajo el título de "Enmiendas Feministas a la ponencia marco del 40º Congreso Federal del PSOE", donde se plantea una batería de enmiendas a la ponencia marco "para afianzar el compromiso socialista con la igualdad".

Para las impulsoras de esta iniciativa, "la sustitución de sexo por género impide analizar debidamente la realidad social, económica y política frente a las desigualdades. Y, además de poner en riesgo la necesaria desagregación de los datos por sexo, también perjudica a los espacios reservados para las mujeres".

La carta, impulsada por un colectivo denominado "Grupo de Trabajo Feminista para la propuesta de mejora de la ponencia marco federal del 40º Congreso" y en que se han sumado mujeres socialistas que han ocupado responsabilidades en materia de igualdad en diferentes instituciones, ha tenido un amplio eco en el partido.

Además, el paquete de las llamadas "enmiendas feministas" se están presentando en múltiples agrupaciones del PSOE de todas las federaciones sociales que en estos días debaten sus aportaciones al 40º Congreso y, además, en muchos casos están siendo aprobadas. Hay constancia de ello en Galicia, Castilla-La Mancha o Madrid, entre otras.

Antes de dar este paso, se informó del mismo a la secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, a través de una carta firmada por seis militantes socialistas impulsoras de este grupo.

Las enmiendas se centran, fundamentalmente, en precisar muchos conceptos o formulaciones que, según las feministas del PSOE, atentan contra las política de igualdad de manera flagrante.

Así, se pide cambiar el título del epígrafe "Transversalidad para garantizar la igualdad de género" por "Transversalidad para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres".

También se pide sustituir en todo el texto el concepto 'trans' por "transexual", y explican sus motivos: "El concepto 'trans' no tiene reconocimiento ni validez jurídica al ser un término paraguas que abarca realidades tan diversas como las personas transexuales hasta los comportamientos definidos como transformismo. Estas diferentes realidades demandan también respuestas diferenciadas. La ponencia debe ser escrupulosa respeto de las reseñas que se cita". Y se añade: "Utilizar la expresión persona 'trans' invisibiliza a las personas transexuales a las que sí se refiere la ley".

También se recuerda en las justificaciones de enmiendas que, "España ya reconoce para las personas transexuales la posibilidad de hacer un cambio registral. Este cambio está sujeto a una certificación que ofrece garantías jurídicas y que queda recogido en la Ley 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. El redactado de la ponencia supone que el PSOE acepta que el sexo registral es viable para cualquier persona, sea o no transexual. Esto implica un ficcionado generalizado del sexo registral y comporta una inestabilidad jurídica que afecta a todas las políticas públicas de igualdad entre mujeres y hombres y pone cuestión desde la estadística hasta las categorías deportivas femeninas, etc".

Separar reivindicaciones

Asimismo se enmienda el concepto como "fomento de la diversidad" para apuntar que "la diversidad no se fomenta, se respeta". Y también se pide eliminar el símbolo '+' cuando se menciona al colectivo LGTBI+, "por no ser descriptivo de ninguna tipificación legal concreta".

Se asegura en la motivación de la enmienda que "el símbolo + es jurídicamente inestable, indefinido e impreciso lo que genera inseguridad jurídica". Y también se propone hacer referencia expresa a la violencia por razón de orientación sexual o transexualidad, "para hacer evidente los motivos de este tipo de delitos y evitar el uso incorrecto de la expresión género".

Las impulsoras de estas enmiendas dicen que no tratan de abrir ningún enfrentamiento con el colectivo LGTBI y aseguran ser defensoras de todos sus derechos. Sin embargo, apuestan por separar nítidamente las reivindicaciones de estos colectivos de lo que es la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. 

No obstante, entre algunas mujeres del PSOE hay un creciente malestar interno desde la aprobación de la denominada ley 'trans', pues se sienten ninguneadas en sus reivindicaciones tanto en el Gobierno como en el partido.

Más noticias