Público
Público

Abascal en Ceuta El PP se pone de perfil y evita criticar las provocaciones de Vox en Ceuta

"Cada uno es responsable de sus actos". Esa ha sido la escueta respuesta de la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, tras ser preguntada por la visita de Abascal a Ceuta que se acabó con protestas de la población local.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, pasa por delante del (I-D) diputado del PP, Teodoro García Egea; la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra; y el presidente del PP, Pablo Casado
El presidente de Vox, Santiago Abascal, pasa por delante del (I-D) diputado del PP, Teodoro García Egea; la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra; y el presidente del PP, Pablo Casado. E. Parra. POOL / Europa Press

El Partido Popular no quiere criticar públicamente a su rival en la derecha, Vox, especialmente ahora que algunos sondeos apuntan a que ambas formaciones podrían gobernar conjuntamente a nivel nacional ante un posible adelanto electoral. Un escenario que no contempla el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ya ha anunciado que agotará la legislatura. Sin embargo, esta eventual suma ha provocado que la formación de Pablo Casado se ponga de perfil, de nuevo, ante las provocaciones de los ultraderechistas en Ceuta.

"Cada uno es responsable de sus actos". Esa ha sido la escueta respuesta de la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, tras ser preguntada por la visita de Santiago Abascal a Ceuta que se acabó con protestas de la población local. Ante la insistencia de los periodistas, Gamarra se ha limitado a afirmar que su partido "actúa de otra manera porque el momento requiere que actuemos de otra manera".

El pasado lunes el presidente de Vox trató de llevar a cabo una nueva maniobra para saltarse las decisiones judiciales y acudir a Ceuta para intentar realizar un acto público disfrazado de rueda de prensa. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ratificó la decisión de la Delegación del Gobierno de la ciudad autónoma de no celebrar el encuentro por problemas de seguridad. El dirigente de Vox denunció ser víctima de una "operación planificada" por la "mafia" del PSOE para, con "la colaboración criminal y corrupta de la Delegación del Gobierno evitar que los ceutíes se expresen".

Tras la negativa de los tribunales, Abascal organizó una convocatoria a los medios de comunicación que, en un primer momento, se iba a situar en la Plaza de África, pero que finalmente se trasladó al hotel en el que estaba alojado, después de que cientos de ciudadanos ceutíes impidieran que ofreciera el mitin encubierto. Alrededor de 50 personas trataron de acceder al hotel en el que ofreció la rueda de prensa. Los efectivos de la Policía desplegados impidieron el paso de las personas concentradas y se llegaron, incluso, a producir cargas entre agentes y manifestantes.

En este contexto, todos los portavoces de las formaciones con representación en la Asamblea de Ceuta (PP, PSOE, MDyC y Caballas) a excepción de Vox firmaron una declaración institucional para rechazar las "actitudes provocativas que dudan de la fidelidad de los ceutíes a la españolidad de la ciudad", en una alusión implícita a las declaraciones de Vox en las que tildaba de "quintacolumnistas" de Marruecos a los caballas de confesión musulmana, un 50% de la población local. Gamarra, sin embargo, ha preferido no ratificar la posición que sí defiende el PP de Ceuta.

Más noticias