Público
Público
Únete a nosotros

El Aberri Eguna en la II República

Una revelación de Sabino Arana sirve como origen para el día de la patria vasca, festividad a la que poco a poco se han ido añadiendo muchos de los partidos de Euskadi. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La bandera ikurriña. EFE/Archivo.

El Aberri Eguna, día de la patria vasca, tuvo su primera celebración en 1932, durante la II República. Su legalidad duró lo que duró el republicanismo en España, ya que el franquismo censuró la festividad durante la dictadura.

Muchas particularidades rodean al Aberri Eguna, celebrado cada Domingo de Resurección. Una fiesta ligada a otra, con el plus de tener carácter religioso, algo que no pasa en Catalunya, ya que la Diada conmemora un momento de la historia catalana: la derrota contra las tropas borbónicas en 1714. En cambio, el Día da Patria Galega, fechado el 25 de julio, sí está ligada al Apóstol Santiago.

El primer Aberri Eguna, en 1932, celebraba el cincuentenario del 'descubrimiento' de que Sabino Arana, padre del nacionalismo vasco y fundador del PNV, de que su patria no era España, sino Bizkaia. Esto se produjo en una conversación que Sabino tuvo con su hermano Luis en 1882. 

Primera celebración del Aberri Eguna en 1932. Hemeroteca.

Hasta 60.000 personas participaron en una manifestación que transitó por la Gran Vía hacia la casa natal de Sabino Arana, rehabilitada en 1931 como sede del PNV, según recogen las crónicas de la época. Las siguientes ediciones se llevaron a cabo en otros territorios de Euskadi e Iruña –en esta última con polémica–, pero tras el Golpe de Estado franquista la fiesta fue clausurada y se prohibió su celebración

Arana, protagonista de la fiesta, habla de cuando se percató de su nueva manera de entender España: "Fui carlista hasta los dieciséis años, porque carlista había sido mi padre (...), pero el año ochenta y dos (¡bendito el día en que conocí a mi Patria, y eterna gratitud a quien me sacó de las tinieblas extranjeristas!), una mañana en que nos paseábamos en nuestro jardín mi hermano Luis y yo, entablamos una discusión política. Mi hermano era ya bizkaino nacionalista; yo defendía mi carlismo per accidens. Finalmente, después de un largo debate, en el que uno y otro nos atacábamos y nos defendíamos sólo con el objeto de hallar la verdad, tantas pruebas históricas y políticas me presentó él para convencerme de que Bizkaya no era España, y tanto se esforzó en demostrarme que el carlismo, aun como medio para obtener no ya un aislamiento absoluto y toda ruptura de relaciones con España, sino simplemente la tradición señorial, era no sólo innecesario sino inconveniente y perjudicial, que mi mente, comprendiendo que mi hermano conocía más que yo la historia y que no era capaz de engañarme, entró en la fase de duda y concluí prometiéndole estudiar con ánimo sereno la historia de Bizkaya y adherirme firmemente a la verdad", recoge José Luis de la Granja Sáinz en El nacionalismo vasco: mitos, conmemoraciones y lugares de memoria.

Aberri Eguna en el cine

La película que recogió el primer Día de la Patria del nacionalismo
vasco fue Aberri Eguna en Bilbao, un documental mudo de ocho minutos de duración, rodado con una cámara de 35 mm. Se desconoce el realizador de la misma, pero muy probablemente se trató de una iniciativa del PNV, apunta Andoni Elezcano Roqueñi en El cine y la celebración de la nación vasca. Las filmaciones de Aberri Eguna durante la II República.

"La ausencia casi total de concesiones artísticas, técnicas y explicativas y su tardía proyección al público –en 1934–, es prueba a nuestro juicio de que el filme tuvo
la primitiva finalidad de ser simple testimonio documental del primer Día de la Patria", explica Roqueñi en su estudio.

En 1933 el día de la patria vasca tuvo lugar en San Sebastián, bajo
el lema Euzkadi-Europa, con clara intención de hacer escuchar el movimiento nacionalista más allá de la frontera española. Imágenes de 60.000 personas fueron grabadas en Euzkadi, una suerte de documental ilustrativo.

Carteles de los Aberri Eguna de 1932 y 1933

La tensión en 1936

En 1936 la tensión que acabaría derivando en el Golpe franquista impidió una celebración del Aberri Eguna como las que se habían dado en los cuatro años anteriores. Por ello, el PNV y su Bizkai Buru Batzar –Comité Ejectuvo Nacional– aban­donaron la idea de congregar miles de personas en una sola capital para celebrarlo en cada localidad con actos puntuales.

"Lo que deseamos es que el Aberri Eguna de este año se celebre en todos los pueblos donde exista un grupo de patriotas", anunció el Comité, según recoge Iñaki Anasagasti en su blog. Se celebraría el 31 de mayo; 19 días después se iniciaba la Guerra Civil, por lo que los acontecimientos impidieron una festividad amplia por Euskadi. 

Dia de la patria entre elecciones

87 años después de la primera celebración, Aitor Esteban, candidato del PNV por Bizkaia, ha asegurado que este 2019 el Aberri Eguna será "especial, uno más pero no uno más" por enmarcarse en este contexto electoral, ya que a las generales del 28 de abril seguirán las municipales y europeas del 26 de mayo, y por las circunstancias políticas, "con anuncios descarados por unos cuantos partidos de un ola de recentralización, que podrían poner en riesgo nuestro autogobierno", ha opinado Esteban.

Esteban ha señalado que, frente a quienes entienden la política como "imposición a los demás, envolviéndose en la bandera", en el PNV "nos consideramos vascos, creemos que somos una nación", pero, al mismo tiempo, "respetamos absolutamente otros sentimientos de pertenencia".

Más noticias en Política y Sociedad