Público
Público

Dia de la Constitución Álvarez de Toledo: "Estamos a las puertas de un gobierno de sedición"

La dirigente del PP ha sido ignorada por manifestantes abertzales durante su visita exprés a Bilbao, donde ha protagonizado dos mítines. 

La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, en el acto del partido en Bilbao para conmemorar el aniversario de la Constitución. EFE/JAVIER ZORRILLA

Del hotel Villa de Bilbao a la Plaza del Sagrado Corazón de Jesús hay, rotonda de por medio, 140 metros fáciles de recorrer a pie. La travesía se realiza por la Gran Vía, en pleno centro de la capital vizcaína. Esos 140 metros han separado este viernes a la dirigente del PP Cayetana Álvarez de Toledo de la plana mayor de EH Bildu. La diputada conservadora se desplazó a la capital vizcaína para celebrar el aniversario de la Constitución con dos actos en menos de dos horas. La izquierda independentista recorrió esas mismas calles para pedir, por el contrario, la República Vasca.

Álvarez de Toledo intentó estar lo más cerca posible de la coalición abertzale, a la que habitualmente acusa de complicidad con ETA. Primero anunció que estaría a las 12.00 fuera del Teatro Arriaga para encabezar un mitin de la plataforma Libres e Iguales junto a Rosa Diez, ex líder de UPyD, y el filósofo Fernando Savater. Varios medios informaron erróneamente que la manifestación convocada por EH Bildu acabaría justo enfrente, en El Arenal. Sin embargo, fuentes abertzales señalaron a Público que en ningún momento se planificó terminar allí, sino que desde un primer momento se manejó terminar la manifestación –convocada, además, antes de que se conociera el acto de Libres e Iguales– en la Plaza Moyua, a un kilómetro y medio del lugar donde hablaría la dirigente del PP.

El jueves a la tarde, los populares vascos anunciaron que una hora antes de ese mitin habría otro acto constitucionalista junto a Álvarez de Toledo en Bilbao. La cita, ahora sí, estaría realmente cerca de EH Bildu: el PP eligió como escenario de su evento el Hotel Villa de Bilbao, prácticamente al lado del punto de salida de la movilización de EH Bildu. "En esa manifestación harán lo que mejor saben hacer: gritar consignas a favor de destruir en lugar de construir", pronosticaba poco después de las 11.00 de la mañana la secretaria general de la formación conservadora en Euskadi, Amaya Fernández, quien acusó a EH Bildu de considerar "un instrumento" el asesinato de "mujeres, hombres y niños".

Poco antes había sonado la melodía del PP entre los aplausos de las aproximadamente 80 personas que presenciaron el mitin. Álvarez de Toledo atravesó el salón y se situó en primera fila junto a Alfonso Alonso, líder de los populares vascos. La imagen tenía algo de reconciliación: en septiembre pasado, la portavoz del partido en el Congreso había acusado a sus compañeros en Euskadi de "tibieza" ante el nacionalismo. Este viernes, con el marco de la celebración de la Constitución de por medio, solo hubo halagos mutuos.

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso (d), con la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo (i), en el acto del partido en Bilbao para conmemorar el aniversario de la Constitución. EFE/JAVIER ZORRILLA

Durante su intervención, Álvarez de Toledo no ahorró críticas hacia el PSOE por apostar por un gobierno de coalición con Unidas Podemos. En tal sentido afirmó que se trata de la primera vez que se celebra el aniversario de la Constitución "a las puertas de un gobierno de sedición". "Digo bien un gobierno de sedición, porque quien tiene las llaves del futuro gobierno de España en sus manos es un delincuente. Es una persona que ha sido condenada 13 años por organizar una operación de acoso y derribo a la Constitución española", dijo en referencia al líder de ERC, Oriol Junqueras. Frente a ello, llamó a los populares a organizarse "con fuerza, convicción, valentía y buen humor".

Habló además del "martirio" de los populares vascos que fueron asesinados por ETA, al tiempo que llamó a "defender su memoria y la Constitución del 78" frente a quienes "pretenden destruir el orden constitucional español". En ese frente situó al "separatismo catalán y al separatismo Vasco en su nueva versión".

Fuera del hotel esperaban varios policías de paisano, situados no muy lejos de los primeros manifestantes que llegaban a la convocatoria de EH Bildu. El PP vasco ya había anunciado que nada más terminar el acto acompañaría a Álvarez de Toledo hasta la Plaza del Arriaga, donde tendría lugar el segundo mitin de la mañana.

Del silencio a los pitidos

A las 11.41, Álvarez de Toledo abandonaba el hotel en silencio. Fuera le esperaba un coche que le trasladó hasta el Arriaga. Los manifestantes que ya estaban a esa altura de la Gran Vía de Bilbao ni se inmutaron. En el segundo mitin constitucionalista fueron lanzados un par de huevos que, según confirman a Público fuentes del PP vasco, no alcanzaron a la portavoz de ese partido en el Congreso.

Poco después llegó el turno de la coalición abertzale. Cuando faltaban cinco minutos para las 12.00, los organizadores repartían ikurriñas entre los presentes, Alonso, Fernández y otros dirigentes del PP vasco salieron del hotel y pasaron por delante de los simpatizantes independentistas. Entonces hubo algún pitido contra los conservadores, que salieron a pie rumbo al acto de Álvarez de Toledo.

La intensa mañana continuó con las declaraciones de la portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, quien afirmó que la coalición abertzale, "junto con el resto de independentistas", es a día de hoy "la única garantía de que el Estado avance hacia la democracia" . "Somos la garantía para que por fin se respeten los derechos de la ciudadanía vasca. La garantía para que de una vez por todas vascas y vascos podamos ejercer el derecho a decidir", afirmó.

También apeló al presidente en funciones para que aclare "si es el Sanchez que prioriza el dialogo como vía de solución a los problemas políticos o es el Sánchez de la Ley de Mordaza Digital. O si ese Sánchez va a mantener la condena de la dispersión para los familiares de los presos políticos o si es el Sánchez que va a abordar la raíz del conflicto político que está en el origen de la antidemocracia en la que vivimos en el Estado español".

La marcha avanzó por el centro de Bilbao entre consignas a favor de la independencia. Por delante iban tres furgonetas de Antidisturbios de la Ertzaintza.