Público
Público

La ARMH vuelve a Guadalajara en busca de 26 nuevas víctimas del franquismo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) exhumará la Fosa Número 4 del Cementerio de Guadalajara a petición de familiares de las víctimas. Se trata de hombres vinculados a sindicatos de la zona.

Exhumación en 2016 en el cementerio de 22 republicanos asesinados en 1939 por el fascismo franquista.
Exhumación en 2016 en el cementerio de 22 republicanos asesinados en 1939 por el fascismo franquista. Óscar Rodríguez

La ARMH vuelve al cementerio de Guadalajara. Este viernes comenzó la exhumación de la Fosa Número 4 del Cementerio Civil de Guadalajara. La labor la lleva a cabo la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) quienes ya, en años anteriores, se encargaron de la excavación de la Fosa 2 (2016), de la Fosa 1 (2017), donde recuperaron el cuerpo de Timoteo Mendieta, y de la Fosa 3 (2020) del mismo cementerio.

La ARMH busca, en esta ocasión, a 26 personas distinguidas por su activismo en el sindicato UGT y afiliados, en su mayoría, al Partido Comunista. Muchos de estos hombres habían formado parte del Ejército Popular de la República (EPR) durante la Guerra Civil.

Este es el caso de los hermanos Ortega Somolinos. Ambos afiliados a UGT pertenecieron al cuerpo de carabineros en el EPR durante la guerra. Patricio y Esteban fueron detenidos y procesados el 19 de diciembre de 1939, junto a otras tres personas. Los hermanos fueron condenados a muerte y fusilados el 26 de abril de 1940, cuando tenían 22 y 21 años respectivamente.

Entre 18 y 20 días

La asociación memorialista espera que el trabajo arqueológico de rescate dure entre 18 y 20 días. El tiempo de ejecución dependerá de las condiciones meteorológicas, de la condición de los restos óseos y de las características del enterramiento (la tarea se dificulta si existe superposición de individuos).

El proyecto se financia con fondos propios de la ARMH, cuyo objetivo último es, una vez finalizados los procesos científicos, devolver los restos de las víctimas a las familias peticionarias de esta intervención para su inhumación en el lugar decidido por ellas. La Asociación, además, ha invitado a los embajadores de Alemania e Italia a visitar la exhumación para que conozcan de primera mano el daño que hizo el apoyo de sus ejércitos al dictador Francisco Franco.

Solo en Guadalajara el número de víctimas del franquismo asciende a un total de 882

En esta ocasión, la intervención la han solicitado diez familias de varios de los 26 hombres fusilados e inhumados en la Fosa Número 4. Los asesinatos de estas personas fueron cometidos por las autoridades golpistas entre el 16 de marzo y el 3 de mayo de 1940, tras sentenciarlos a un consejo de guerra y condenarlos por delito de "adhesión a la rebelión". Según datos del Foro por la Memoria de Guadalajara, se estima que solo en Guadalajara el número de víctimas del franquismo asciende a un total de 822.

¿Quiénes son estos hombres?

Alonso de la Torre, Anselmo; Bartolomé Martín, Bernabé; Blanco López, Francisco; Buendía Yebra, Eustaquio; Butrón Vicente, Rogelio; Calvo Vera, Jesús; Camarillo Gutiérrez, Félix; De Lucas Hervás, Vicente; Díaz Martínez, Matías; Écija Buendía, Domingo; Elizalde García, Luis; Guijarro Villalta, Florentino; López del Campo, Mariano; López Fernández, Pablo; Martínez del Río, Felipe; Martínez Martínez, Francisco; Orcero Ruiz, Felipe; Ortega López, Félix; Ortega Somolinos, Esteban; Ortega Somolinos, Patricio; Pajares González, Cecilio; Palomino González, Justo; Roncero Lara, José; Santamaría Cuadrado, Segundo; Sanz Rueda, Felipe y Zornoza Aranda, Fermín.

Un listado con 26 nombres reduce a las personas a meros números. Los convierte en identidades vacías, sin rostro; en una víctima más. La ARMH reivindica con su labor que se reconozca a todos los hombres y mujeres que lucharon por la defensa de la libertad y de la democracia.

Anselmo Alonso de la Torre era natural de Alique, viudo y labrador. Estaba afiliado al Partido Comunista y a UGT, donde cumplía como Tesorero hasta el momento de su detención. Su condena comienza el 28 de noviembre de 1939, cuatro meses después sería condenado a muerte, fusilado y arrojado a una fosa común, el 16 de marzo de 1940.

Bernabé Bartolomé Martín tenía 22 años cuando le fusilaron el 26 de abril de 1940. Natural de Casa Uceda, trabajaba como jornalero. Durante la guerra fue voluntario en el Ejército Popular de la República (EPR). Fue detenido y comenzó su condena el 18 de diciembre de 1939.

Francisco Blanco López estaba casado y era jornalero. De Loranca de Tajuña, estaba afiliado a UGT y al Partido Comunista. Le detuvieron el 17 de noviembre de 1939 y le fusilaron el 3 de mayo de 1940, a los 63 años.

Eustaquio Buendía Yebra tenía 66 años cuando le fusilaron. Casado, jornalero y de Sacedón, perteneció al Partido Socialista y a la Sociedad de Colectivización como “cuadrero”. Le asesinaron el 28 de marzo de 1940.

Rogelio Butrón Vicente era natural de Utande, soltero y trabajaba como jornalero. Estaba afiliado al Partido Socialista y fue vocal del sindicato UGT en su localidad. Durante la guerra formó parte del EPR. Las autoridades golpistas le detuvieron el 10 de enero de 1940. Condenado a muerte, sería fusilado y arrojado a una fosa común el 26 de abril de 1940, a los 27 años.

Fotografía de Jesús Calvo.
Fotografía de Jesús Calvo. Óscar Rodríguez 

También tenían 27 años Jesús Calvo Vera y Félix Camarillo Gutiérrez cuando les fusilaron. Jesús era labrador y estuvo afiliado a UGT y al Partido Comunista hasta su detención, el 24 de julio de 1939; le asesinaron el 23 de abril de 1940. Félix, también afiliado a UGT y perteneciente al Partido Comunista, desempeñó labores de presidente en la Liga de Mutilados. A él le asesinaron el 3 de mayo de 1940.

Vicente de Lucas Hervás era natural de Guadalajara, estaba casado y trabajaba como conductor. Fue detenido y comenzó la condena el 5 de enero de 1940, le fusilaron meses después, el 26 de abril de 1940, a los 32 años.

A Matías Díaz Martínez le llamaban Goñi, vecino de Sacedón, estaba casado y trabajaba como jornalero, tenía 27 años. Estuvo afiliado al Partido Socialista/Comunista hasta el momento de su detención, el 23 de abril de 1940. Le fusilaron días después, el 3 de mayo.

También de Sacedón era Domingo Écija Buendía. Jornalero afiliado a UGT y al Partido Comunista, le detuvieron el 15 de enero de 1940; mientras esperaba condena fusilaron a su hermano Ciriaco en febrero de ese mismo año. A Domingo le fusilaron con 41 años el 3 de mayo de 1940.

Luis Elizalde García estaba afiliado a la CNT. Soltero y albañil, le detuvieron el 25 de noviembre de 1939. Fue fusilado a los 55 años, el 16 de marzo de 1940.

Florentino Guijarro Villalta era natural de Salmerón. Estaba afiliado a UGT hasta su detención, el 24 de julio de 1939. Fue condenado a muerte, fusilado y arrojado a una fosa común en el Cementerio Municipal de Guadalajara el 23 de abril de 1940, a los 28 años.

Marino López del Campo era de Mandayona y tenía 23 años, perteneció al Partido Comunista hasta su detención, el 6 de mayo de 1939. Le fusilaron un año más tarde, el 3 de mayo de 1940.

Pablo López Fernández era jornalero en Mondéjar. Fue militante de UGT y del Partido Comunista y, durante la guerra, formó parte del EPR como soldado de reemplazo de la Brigada 35 y los Batallones 137 y 138. Detenido el 12 de julio de 1939, no sería hasta el 3 de mayo de 1940 que le asesinasen, a la edad de 22 años.

Felipe Martínez del Río era viudo y tenía 48 años cuando le fusilaron. Natural de Sacedón estuvo afiliado al Partido Comunista hasta su detención, el 23 de julio de 1939. Fue condenado a muerte y fusilado el 3 de mayo 1940.

Fotografía de Domingo Écija.
Fotografía de Domingo Écija. Óscar Rodríguez

También de Sacedón era El Ranchero, apodo de Francisco Martínez Martínez. Afiliado a UGT, fue detenido el 4 de noviembre de 1939. Las autoridades golpistas le fusilaron el 16 de marzo de 1940, a los 52 años.

Felipe Orcedo Ruiz tenía 25 años cuando le fusilaron. Hasta su detención, el 24 de julio de 1939, perteneció a las Juventudes Libertarias. Fue asesinado el 23 de abril de 1940.

Félix Ortega López estaba soltero en el momento de su fusilamiento. Jornalero de Sacedón, pertenecía al Partido Comunista y estaba afiliado a UGT. Comenzó su condena el 4 de noviembre de 1939 y fue fusilado meses después, el 16 de marzo de 1940, con 52 años.

Los ya mencionados hermanos Ortega Somolinos eran de Cendejas de Enmedio. Ambos solteros y jornaleros afiliados al sindicato UGT. Patricio tenía 22 años y Esteban 21 cuando les fusilaron el 26 de abril de 1940.

Cecilio Pajares González, apodado El botero, fue Juez de Paz y secretario de UGT en Mondéjar hasta su detención, el 11 de julio de 1939. Le fusilaron el 3 de mayo de 1940, a los 51 años.

Justo Palomino González llegó a ser teniente del EPR durante la guerra en una Brigada Internacional. Afiliado a UGT, estaba casado y trabajaba como labrador. Fue detenido el 27 de noviembre de 1939 y condenado a muerte y fusilado el 6 de abril de 1940, con 34 años.

José Roncero Lara residía en Alique, aunque era natural de Tabladillo. Según el juicio al que fue sometido, formó parte de las Milicias de Aranjuez hasta el 20 de marzo de 1939. De militancia comunista y afiliado a UGT, según un informe firmado por el nuevo alcalde golpista de Sacedón. Fue condenado a muerte, fusilado y arrojado a una fosa común en el Cementerio Municipal de Guadalajara, el 16 de marzo de 1940, a los 29 años.

Fotografía de Matías Díaz (Goñi).
Fotografía de Matías Díaz (Goñi). Óscar Rodríguez

Segundo Santamaría Cuadrado, alias Tibo Jabonero, era natural de Yunquera de Henares Perteneció a UGT y, durante la guerra, formó parte del EPR en el Batallón 49 y en el Batallón Ferrer. Fue detenido el 15 de junio de 1939 y fusilado casi un año después, el 3 de mayo de 1940, a los 29 años.

Felipe Sanz Rueda estaba casado y trabajaba como carbonero. Según consta en su juicio militar, el 13 de julio de 1939 se intentó suicidar en el puesto de la Guardia Civil de Pareja. Fue condenado a muerte y fusilado el 26 de abril de 1940, a los 27 años.

El último hombre que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica espera encontrar en la Fosa Número 4 es Fermín Zornoza Aranda. Él era natural y residente de Alique, estaba afiliado al Partido Socialista y al sindicato UGT. Fue el alcalde la de localidad hasta que fue tomada por las autoridades golpistas. Le fusilaron el 16 de marzo de 1940, a los 44 años.

Más noticias