Público
Público

Ayuntamiento de Sevilla El PSOE aprueba los presupuestos en su principal bastión municipal con el apoyo de Cs

Adelante Andalucía se abstiene, mientras PP y Vox votan en contra

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y su equipo, durante un Pleno. Europa Press
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y su equipo, durante un Pleno. –Europa Press.

raúl bocanegra

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), sacó adelante este martes los presupuestos municipales con el apoyo de Ciudadanos. La votación se produjo días después de la visita de Inés Arrimadas, la presidenta de Ciudadanos (Cs) a la ciudad, en la que mantuvo un encuentro con Juanma Moreno (PP), el presidente de la Junta, con quien su partido tiene un acuerdo de gobierno y, después, con Espadas, con el que ha firmado el pacto presupuestario.

El PSOE, además del apoyo de Ciudadanos, logró la abstención de Adelante Andalucía, porque, según manifestó su portavoz, Susana Serrano, la idea es ser "críticos" y "constructivos". "La gente quiere que luchemos para conseguir medidas concretas en las reuniones, no por hacer discusiones partidistas en los plenos", añadió Serrano.

El Ayuntamiento de Sevilla es el mayor bastión municipal del PSOE en España y lo gobierna en solitario Espadas con su equipo de concejales. Los socialistas tienen 13 ediles; por 8 del PP; cuatro de Adelante; otros cuatro de Ciudadanos, y dos de Vox.

El alcalde –que está en su segundo mandato y, en alguna ocasión ha dejado caer que no repetirá– es uno de los nombres que los críticos –sanchistas y no sanchistas– con la gestión de Susana Díaz en Andalucía, han meneado en los últimos tiempos como posible rival de la expresidenta de la Junta, en las primarias de final de año. Él no se ha lanzado a la piscina, pero el trampolín ahí está, si decide usarlo.

Desde la ruptura producida al final de la pasada legislatura, cuando Ciudadanos apoyó tres presupuestos de la Junta de Andalucía al PSOE de Susana Díaz, los socialistas no habían llegado a acuerdos relevantes con el partido de Arrimadas en la Comunidad. Hasta ahora.

La ruptura entre el PSOE y Ciudadanos fue al principio suave, pero todo cambió cuando, antes de los comicios de diciembre de 2018, el hoy vicepresidente de Moreno y candidato de Cs, Juan Marín, aseguró que no iba a hacer presidenta a Susana Díaz si estaba en sus manos esa decisión. Los números, con la suma de los de Vox, le salieron y entró en el Gobierno andaluz de la mano del PP. Desde entonces, las relaciones entre Marín y Díaz, los líderes, y, por ende, entre una parte de Ciudadanos, la más cercana al vicepresidente, y el PSOE han sido muy complicadas.

Marín, también coordinador autonómico de Ciudadanos, dijo hace varias semanas que negociaciones con un PSOE dirigido por Díaz no se iban a producir, pero agregó que hablaría con un "PSOE diferente". Y entonces manifestó además que el alcalde de Sevilla le parecía "un hombre muy sensato y moderado", que "pone el interés de su ciudad por encima" de los intereses de partido.

El pacto en Sevilla beneficia a la estrategia que Arrimadas trata de aplicar desde que llegó a la presidencia de Ciudadanos: sin rectificar ninguna de las decisiones tomadas anteriormente, incluidos los pactos con Vox, ha tratado de trabajar también su perfil izquierdo. Hace unos días, ofreció incluso un pacto al PSC en Catalunya.

Estos presupuestos están basados en "el acuerdo, el diálogo, el consenso, en dejar a un lado las trincheras para que, unidos con todos los sevillanos, se pueda salir adelante de esta grave situación", dijo el líder local de Ciudadanos, Álvaro Pimentel.

El acuerdo en Sevilla también permite al PSOE municipal y al propio Espadas, tras los pactos hacia la izquierda a nivel estatal y la política de bloques por la que optó Ciudadanos en sus pactos después del pasado ciclo electoral abrir el abanico de sus acuerdos y recuperar espacio hacia el centro y la derecha.

Las encuestas

Ciudadanos vive en Andalucía una etapa compleja. Las encuestas, no todas, pero sí varias, pronostican que van a quedar por detrás de Vox en unas próximas elecciones autonómicas, lo que les llevaría a tener que tomar una decisión muy relevante. O compartir gobierno con Vox o mirar a su izquierda.

Marín, después de permitir que se especulara con una posible huida al PP dada su cercanía al presidente Moreno y al consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, ya ha anunciado que se presentará a las primarias de su partido para repetir como candidato a la Junta. Lo hizo después de que Arrimadas en esa reciente visita a Sevilla evitara respaldarlo como candidato. Nadie duda de que si Marín es el candidato, la apuesta clara y evidente de Ciudadanos de cara a las próximas elecciones andaluzas será perpetuar el acuerdo de Gobierno con el PP.

Espadas, tras la aprobación de las cuentas, agradeció a Ciudadanos la "lealtad por el interés de la ciudad" ante "unas cuentas fundamentales para la recuperación económica y para apuntalar la estrategia de ciudad en un momento tan complicado". "Hoy se valora más que nunca la altura de miras y remar en la misma dirección, sin bloquear unos presupuestos que necesitan los ciudadanos".

El alcalde también le lanzó un mensaje a Unidas Podemos. "Mientras Adelante ponga por delante el interés ciudadano, sé que nos vamos a encontrar más allá de que discrepemos en otras cuestiones. Los ciudadanos no necesitan unanimidades y silencios sino acuerdos y compromisos", dijo.

Espadas arremetió contra PP y Vox: "un grupo político con dos siglas distintas". Por un lado, el regidor dijo que el PP estaba "en un ambiente bélico que es absolutamente teatral y que no es lo que necesita la ciudad" y, por otro, constató la lejanía con Vox: "Nos separa un abismo de la visión de la política y de lo que se quiere para la ciudad. Lo que Vox considera ideología es compromiso social y entiendo que era muy difícil acordar", según recoge Europa Press.

El portavoz del PP, Beltrán Pérez, criticó que se apruebe "un presupuesto ordinario en un momento extraordinario, ya que se requerían unas cuentas excepcionales para estar a la altura". "El presupuesto antiCovid que necesita la ciudad no está, sin apuesta firme por la inversión, ni el salvavidas a miles de autónomos y empresarios, igual que Espadas tampoco está porque sus aspiraciones están lejos de Sevilla", añadió.

El presupuesto cuenta con 1.013 millones, de los que 551,8 millones son para el capítulo de personal, un 1,6% más respecto al año anterior. 89 millones irán a políticas sociales e inserción laboral y 92,3 millones a inversiones. Además, se plantean 25 millones para los sectores afectados por la crisis, a través de la reducción de tasas y distintas medidas como ayudas para gastos de autónomos y micropymes.

Más noticias de Política y Sociedad