Público
Público

Las banderas de CNT ondean frente al Valle de los Caídos

Cientos de militantes de la organización anarcosindicalista protagonizan una concentración en Cuelgamuros para pedir el fin de este símbolo franquista.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 23

Militantes de CNT en la concentración en Cuelgamuros.

Hay esperas que parecen eternas. Tanto, que se asemejan a condenas. Los hermanos Lapeña, militantes anarcosindicalistas fusilados por la dictadura franquista, lo resumen a la perfección. A pesar de contar con un expediente judicial a su favor, los familiares de ambas víctimas del régimen continúan aguardando que llegue el día en el que, por fin, sean exhumados del Valle de los Caídos.

Este domingo, las banderas por las que lucharon los hermanos Lapeña volvieron a ondear fuera de ese mausoleo franquista en el que siguen, eternamente, enterrados. El sindicato CNT, la organización a la que pertenecían, ha protagonizado una movilización ante el Valle de los Caídos para pedir, tal como habían avanzado previamente, "el fin de la ignominia".

El día ha empezado muy pronto para muchos militantes cenetistas que, provenientes de otros puntos del Estado, han acudido a Madrid para participar en la movilización. "Asisto a la marcha para mostrar mi más enérgica repulsa a este mausoleo fascista que exalta al dictador genocida, mientras sus decenas de miles de víctimas siguen olvidadas en las cunetas sin ningún tipo de reconocimiento", decía aún de madrugada a Público Mikel Lanzagorta, uno de los afiliados de CNT que viajó desde la localidad vizcaína de Barakaldo

Los participantes se congregaron en torno a las 12.00 en el párking del cementerio municipal de San Lorenzo del Escorial. Desde allí se dirigieron a pie hasta el punto de la M-600 –frente a los accesos al Valle de los Caídos- donde se realizaría la concentración. Portaban banderas rojinegras y lanzaban reivindicaciones por la memoria histórica y contra la impunidad franquista. "Ni Valle ni Almudena, fascistas fuera", fue uno de los lemas más escuchados. "El dictador, al fondo del mar", se coreó también. En la pancarta de podía leer el otro lema del acto: la ignominia debe desaparecer".

"Vengo a gritar lo importante que es la destrucción de este símbolo fascista", apuntaba Sonia Turón, secretaria de Cultura de CNT. En efecto, se trataba de un acto cargado de simbolismo para este sindicato, el mismo al que Franco quiso exterminar: se estima que la dictadura asesinó e hizo desaparecer a aproximadamente 40 mil militantes anarcosindicalistas. "Es una vergüenza que a día de hoy, este país, que se considera democrático, proteja a los asesinos de aquellas personas que sí lucharon por un mundo más justo", decía Francisco Barberá, quien se había desplazado desde Valencia.

Entre los asistentes también había familiares de quienes sufrieron la persecución franquista. "Soy bisnieto y nieto de represaliados. He venido porque ya está bien que más de cuarenta años después de la muerte del criminal y asesino Franco, todavía siga en pie un mausoleo que le da homenaje y rinde tributo tanto a él como a otro criminal, el falangista José Antonio Primo de Rivera". Así se expresaba Jorge Ramos, venido desde Zaragoza. Ahí está, precisamente, otra de las claves de la jornada: la organización reivindica que también sean exhumados los restos del jefe de Falange que, al igual que en el caso de Franco, siguen enterrados en el Valle de los Caídos.

"Presión y reivindicación"

En uno de los autobuses venidos de Valencia estaba Ángel González, miembro de la Plataforma por la Memoria del País Valencià. "Lo de hoy también es un acto de presión y reivindicación popular ante las vacilaciones y dilaciones de este gobierno tras 43 años de la muerte del dictador. Es, además, un paso más en la lucha por la verdad, la justicia y la reparación de todas las víctimas del franquismo", comentó.

Las banderas ondearon con más intensidad frente a los accesos al Valle de los Caídos. Situados en el arcén derecho de la M-600, los cientos de participantes mantenían en alto las enseñas rojinegras que Franco prohibió y persiguió. "Este lugar no debería existir", decía Patricia Aznar, militante de CNT en Hospitalet de Llobregat. "Es un sitio terrorífico –continuó- que no ha respetado a los vencidos ni muertos y que se levantó con mano de obra esclava".

En esa línea, el sindicato defiende la conversión de ese sitio en un lugar de la memoria, en el que no tendrían cabida ningún tipo de homenaje a la dictadura. "Reclamamos que desaparezca de aquí toda la simbología franquista, principalmente ese pedazo de cruz que preside esta edificación", afirmaba a Público el secretario general de CNT, Enrique Hoz, de camino al punto donde se realizaría la concentración.

Otro de los concentrados, Asier Laño –que había venido desde Vitoria-, también lanzaba reflexiones al cielo. "Sin derechos humanos no hay democracia que valga. El horror no puede ni debe recibir honores ni ser glorificado por la gracia de ningún Dios", apuntaba. En esa misma línea se expresaba Yolanda Rodríguez, quien se había movilizado desde la cercana localidad madrileña de Galapagar. "Este no es ningún valle de caídos. Este es el valle de la ignominia, es el homenaje a un genocida que está enterrado con todos los honores”, remarcó. La movilización concluirá con una serie de intervenciones.

Franquistas haciendo fotos

Mientras se realizaba la concentración, numerosos coches y autobuses salían y entraban del Valle de los Caídos. Desde algunos vehículos, los franquistas que iban dentro hicieron fotos de la movilización. Tampoco faltaron varios de exaltados que dieron vivas a Franco e insultaron a las personas concentradas antes de partir por la M-600.

La concentración terminó con varias intervenciones. Por ejemplo, se leyó un manifiesto suscrito por la Coordinadora Valenciana en Defensa de las Víctimas de Cuelgamuros y CNT. Ambas organizaciones calificaron como "inconcebible que se esté negociando con la familia del dictador el traslado de sus restos a conveniencia de esa familia que se ha hecho con una fortuna gracias al expolio y el robo durante más de 40 años de dictadura y que sigue disfrutando de prebendas y privilegios inimaginables".

También subió al escenario la activista gitana Celia Montoya, quien habló precisamente de la persecución sufrida por ese colectivo por parte de la dictadura. Por su parte, Luís Fuentes - en nombre del grupo de memoria histórica de CNT- pidió un minuto de silencio por los militantes asesinados por el régimen franquista. Seguido hizo un repaso sobre la impunidad que reina en España, esa misma impunidad de la que también hablaría Hoz en el discurso final. "Verdad, justicia, reparación", cantaron desde este lado de la carretera.

Más noticias en Política y Sociedad