Público
Público

El buque saudí que cargó explosivos en España, boicoteado en Génova

Los estibadores del puerto italiano se negaron este lunes a subir un generador eléctrico al barco Bahri Yanbu. Grupos de derechos humanos y sindicatos habían pedido al gobierno de Giuseppe Conte que impidiese su llegada.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El barco saudí Bahri-Yanbu, este lunes en el puerto de Génova. REUTERS/Massimo Pinca

Puerto a puerto, el barco saudí que estos días recorre Europa sólo consigue despertar protestas. Siete días después de cargar dos contenedores de explosivos en Santander, el Bahri Yanbu, perteneciente a la compañía naviera pública saudí, ha llegado a Génova, donde ha vuelto a toparse con el rechazo de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

El gigantesco buque azul y blanco no logra pasar desapercibido allá donde recala. No lo logra, pero lo intenta: según denunció Alberto Estévez, portavoz de la plataforma española Armas Bajo Control, durante las horas previas a su llegada al puerto genovés –que se produjo en torno a las seis de la mañana de este lunes-, la nave “desconectó su sistema de seguridad para evitar que fuese detectado”. "A lo largo del fin de semana se produjo esa desconexión en varias ocasiones", remarcó.

Esta práctica de “despiste” –consistente en apagar el sistema AIS (Sistema de Identificación Automático, por sus siglas en inglés) que llevan los barcos- es de sobra conocida por Luis Arbide, integrante de la comisión “La Guerra Empieza Aquí” de Ongi Etorri Errefuxiatuak (Bienvenidos Refugiados). Este activista, que lleva varios meses dedicado al seguimiento de los barcos saudíes que cargan armas en puertos españoles, asegura que “lo han hecho en numerosas ocasiones, y se trata de algo ilegal”.

Fuentes del ministerio de Fomento señalaron que "se ha constatado una sola ocasión en la que un buque saudí haya apagado su AIS"

En tal sentido, fuentes del ministerio de Fomento señalaron a este periódico que “se ha constatado una sola ocasión en la que un buque saudí haya apagado su AIS, se instruyó expediente, se investigó por un inspector y no se encontró motivo de sanción”. Arbide, en cambio, asegura que esa situación se repitió en otras tantas ocasiones.

En Génova intentaron que su llegada, con o sin AIS, no se produjese jamás. Varios grupos de derechos humanos solicitaron al Gobierno italiano que impidiera que este barco cargase armas en ese puerto. A esta iniciativa se sumaron también los estibadores de ese puerto, que el pasado sábado resolvieron que no contribuirían a cargar armas al Bahri Yanbu. “Un buque de carga saudí está a punto de llegar al puerto de Génova, portando armas en peligro de ser utilizadas en la guerra con Yemen.  Junto con Amnistía Internacional Italia, Save the Children y otras asociaciones pedimos al Gobierno que impida el atraque”, anunció por su parte el sindicato CGIL.

El activista italiano Carlo Tombola confirmó a Público que el Bahri Yanbu “fue bloqueado por una huelga de los estibadores, que no cargaron la mercancía lista en el muelle”. Concretamente, los trabajadores se negaron a cargar “los generadores eléctricos de la empresa TEKNEL”, que serían utilizados con fines militares. “La misma empresa obtuvo en 2018 una autorización de exportación a Arabia Saudí por unos 8 millones de euros”, señaló Tombola. Tras un acuerdo entre los sindicatos portuarios de Génova y el prefecto, finalmente se permitió subir los materiales considerados como “bienes civiles”. Mientras tanto, “los generadores se han traslado a otro almacén para ser inspeccionados, pero no se subirán al barco”, añadió Tombola.

El antecedente francés

Las sospechas se dirigen ahora hacia el arsenal naval de La Spezia, donde según comentó este activista, se cree que podrían encontrarse ocho cañones franceses que tendrían que haber sido cargados la pasada semana en el puerto de El Havre -este extremo no ha podido ser confirmado de manera oficial por quienes trabajan en este asunto-. Sin embargo, la presión ejercida por grupos de derechos humanos franceses en los tribunales provocó que el barco no pudiese cargar armas en dicha terminal marítima.

De allí fue a Santander, donde cargó dos contenedores de explosivos. El ministro en funciones de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró la semana pasada que el buque de bandera saudí había cargado “armas no letales destinadas a una exhibición de armamento que tendrá lugar en Emiratos Árabes Unidos”. “No están en absoluto destinadas a ser utilizadas en el conflicto de Yemen, sino pura y simplemente material de exhibición en una feria de armamento”, aseguró. Precisamente, trascendió que se trataría de salvas. La plataforma Armas Bajo Control respondió poco después que en ese país no hay ninguna exhibición de armamento prevista, al menos, hasta febrero de 2021.

Más noticias en Política y Sociedad