Público
Público

Carmona asume el discurso de Bono y se declara "nacionalista español"

"Yo ficharía a Falciani para que me arregle el ordenador”, dice con ironía en referencia al fichaje de Podemos el candidato socialista a la alcaldía de Madrid. Además, asegura que pone las dos manos en el fuego por Tomás Gómez

Publicidad
Media: 1.29
Votos: 7

El diputado autonómico y candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona (d), junto al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i). /EFE

MADRID.- Sin una sola silla libre en los amplios salones del Richz, Antonio Miguel Carmona protagonizó un desayuno informativo del Forum Europa que reunió a numerosos dirigentes del PSOE que hacía mucho tiempo que no coincidían. Así, José Luis Rodríguez Zapatero, José Bono, Carmen Chacón y más de la mitad de la Ejecutiva Federal acudieron a escuchar cuál es el proyecto político de Carmona para Madrid.

Y Carmona, tras la presentación previa de Pedro Sánchez, lo hizo de forma exhaustiva, haciendo un discurso que a todos los presentes recordó los posicionamientos centristas de José Bono, cuando ganaba elección tras elección en Castilla-La Mancha.
Así, se proclamó “nacionalista español”, dijo que desde Madrid hay que frenar las veleidades independentistas y de aquellos que han malinterpretado el título VIII de Constitución. Aseguró, en contra de lo que defiende su partido, que la Carta Magna no necesita más reformas que poner en negrita su artículo 2. Y aseguró que no le importa que le consideren un “verso suelto”.

También recalcó que a día de hoy todas las encuestas le dan la posibilidad de ser alcalde de Madrid, y afirmó que quiere ser “un dique frente a conversadores y agitadores” con “un proyecto centrado”.

Y, para completar las similitudes con el discurso de casi centro-derecha que tanto le sirvió a Bono en Castilla-La Mancha, indicó que está muy orgulloso de su reunión con el arzobispo de Madrid, de quien dijo se ha hecho amigo, y tampoco tendrá problemas en reunirse con el cardenal.

Dos ejes para Madrid

En cuanto a su proyecto de ciudad, Carmona puso dos ejes fundamentales: lo que llama su M-30 social y el Madrid de la cultura. Indicó que quiere hacer de la ciudad la capital mundial del idioma español, y prometió escuelas por todos los barrios de 0 a 3 años; bajar el IBI, recuperar las casas vacías que tienen los banco (40.000 en la ciudad); recuperar unos servicios sociales que no dejen a nadie en la exclusión, etcétera.

No dejó un tema sin tocar e hizo alarde de conocer bien la ciudad, que lleva pateándose más de tres años.

Criticó que, a poco más de cien días para las elecciones, el Partido Popular siga sin tener candidato para Madrid y dijo no estar preocupado por la coalición Ganamos, ni quiso entrar en la polémica con Monedero. Eso sí, al ser preguntado que le parecía el “fichaje” de Hervé Falciani por Podemos, ironizó y provocó una gran carcajada en la sala: “No sé, yo a Falciani lo ficharía para arreglarme el ordenador. Él es informático, ¿no?”.

En el coloquio posterior también hubo varias preguntas sobre Tomás Gómez y su supuesta implicación en el caso de tranvía de Parla. Carmona en esto si se puso muy serio y aseguró que ahora que no está de moda poner la mano en el fuego por nadie, él si la ponía: “Y pongo las dos manos en el fuego por la honradez de Tomás Gómez”, afirmó.

Por otra parte, Pedro Sánchez en su breve intervención se limitó a reiterar que hoy se cumplen tres años de la reforma laboral y su compromiso de derogarla si llega al Gobierno y buscar un gran acuerdo para un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

Sánchez elogió a Carmona como economista, compañero de partido y amigo, y mostró su convencimiento que el próximo 24-M será alcalde de Madrid.

Más noticias en Política y Sociedad