Público
Público

Cifuentes y Génova confirman el acuerdo que desactiva su propuesta de primarias 

El PP de Madrid y Valencia podrán celebrar sus propios congresos de forma asamblearia, pero en el nacional no regirá la premisa 'un militante, un voto' para elegir a Rajoy.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

La presidenta de la Gestora del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, y el vicesecretario de Organización nacional, Fernando Martínez-Maíllo, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- Mariano Rajoy no será reelegido presidente del PP a través de un sistema de primarias, pero éstas sí existirán en los Congresos regionales de Madrid y Valencia. Así lo han acordado las correspondientes directivas territoriales con la nacional de Génova, según han confirmado este lunes tanto el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, como Cristina Cifuentes

El primero ha valorado que, de esta forma, tanto la dirección nacional como las regionales quedan satisfechas tras transaccionar las peticiones de Madrid y Valencia en la ponencia de Estatutos de Génova, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha valorado que, al menos ella podrá cumplir su palabra de imponer la premisa de 'un militante un voto' en el Congreso regional que se celebrará los próximos 17, 18 y 19 de marzo.

El pacto, que ha adelantado Efe, consiste en que el partido mantiene su propuesta de doble vuelta para elegir al líder, y a cambio se permitirá la celebración de congresos asamblearios -en el que todos los militantes son compromisarios-.

Así, la propuesta inicial de la ponencia coordinada por el vicescretario de Organización, Fernando Martínez-Maíllo llegará al congreso como fue planteada, con un modelo de doble vuelta en el que los militantes votan en una primera fase y los compromisarios en la segunda.

Madrid y Valencia han accedido a este sistema porque Génova ha negociado con estas organizaciones una enmienda transaccional, por la que se añade un nuevo punto a los estatutos que permitirá celebrar congresos regionales y provinciales en los que los compromisarios sean todos los militantes.

Así lo ha explicado Pablo Casado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Dirección que este lunes ha dirigido María Dolores de Cospedal en ausencia de Rajoy.  "Maíllo habló con los responsables de las enmiendas de Madrid y Valencia y se ha llegado a una transaccional en que las tres posturas están representadas sin que se mermen los intereses de nadie", defendió tras negar que se trate de una estratagema para impedir el debate interno que solicitan muchos de los militantes del PP.

"Todos los ponentes estamos revisando las enmiendas e intentamos transaccionar las que se pueda. En cuestiones de discrepancia, se tendrán que dejar vivas o, incluso, llevarlas a plenario", explicó el vicesecretario de Comunicación.

Sin grandes cambios en los Estatutos 

La propuesta inicial de la ponencia coordinada Maillo y que se mantiene como está, salvo por la adición pactada, consiste en un modelo de doble vuelta por el que los candidatos a la Presidencia del partido se someten a una primera votación en la que pueden votar todos los militantes previamente inscritos para participar en este proceso.

Los militantes, así, votan en dos urnas: en una a los candidatos y en otra a los compromisarios del congreso. Pasarán a la segunda vuelta todos los candidatos que hayan obtenido como mínimo el 10% del total de los votos válidos de los militantes. Los compromisarios son los que encargados de votar la segunda vuelta durante el congreso del partido.

Casado: "Maíllo habló con los responsables de las enmiendas de Madrid y Valencia y se ha llegado a una transaccional en que las tres posturas están representadas sin que se mermen los intereses de nadie"

Si alguno de los candidatos obtiene más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los militantes, y ese porcentaje lo hubiese logrado en más de la mitad de las circunscripciones y con una diferencia superior a 15 puntos sobre el resto, será proclamado ante el Congreso como candidato único a la Presidencia del Partido.

Ello no deja de ser un sistema representativo, no de elección directa, aunque el PP sigue defendiendo su propia organización interna. "Es un sistema similar al de la democracia española para elegir al presidente del Gobierno", insistió este lunes Casado.

La propuesta de Cifuentes, en cambio, buscaba dar otra vuelta de tuerca a la democracia interna de la formación al reclamar la elección directa por parte de los militantes. En la enmienda que aprobó la propia gestora se reclamaba el cumplimiento de la premisa "un militante, un voto" en todas las fases del proceso para elegir al presidente nacional y a los regionales. Dicha propuesta respetaba la primera fase tal y como consta en la ponencia pero cambiaba la segunda vuelta para dar la última palabra a los militantes.

Mientras, el PPCV apostaba por otros cambios, y reclamaba que los compromisarios solo pudiesen cambiar la decisión de los militantes en primera vuelta si en la segunda votación el candidato ganador obtuviese las dos terceras partes de los votos. Los 'populares' de Isabel Bonig pedían además que los candidatos tuviesen compromisarios adscritos y, finalmente, reclamaban que se pudiesen convocar congresos en los que todos los militantes fuesen compromisarios. Esta última propuesta es la que se ha incluido en el acuerdo final.

La enmienda pactada, a la que ha tenido acceso Efepermitirá que organizaciones territoriales como la madrileña y la valenciana celebren congresos asamblearios en los que puedan votar como compromisario todos los militantes.

La presidenta de la Comunidad y de la Gestora del PP de Madrid, por su parte, ha recibido bien el acuerdo, según ha confirmado ella misma en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press.

Cifuentes, satisfecha con poder celebrar su propio congreso a su manera

Así Cifuentes, ha destacado que, con él, en el cónclave madrileño hablará toda la militancia y que el compromiso que tenían en Madrid de que cada militante tuviera un voto "se va a cumplir".

Además, la dirigente popular ha afirmado que la propuesta inicial de la Dirección Nacional, es "una propuesta bien" que, además, "supera" a las de otros partidos, como el PSOE, ya que es "muy garantista".

"En Madrid se va a cumplir en primera y segunda vuelta esa premisa", ha remarcado la presidenta, quien ha recordado que ella se comprometió a ello con los madrileños y con C's en el acuerdo de investidura.

Por último, ha esperado que de ese Congreso "Mariano Rajoy salga todavía más reforzado y un PP con más ganas". Se ha mostrado "convencida" que la de Rajoy será una legislatura larga, pero no ha querido hablar de metas más allá de la legislatura.

Lo que sí ha remarcado es que "no hay bronca dentro del PP". "Diferencia de opiniones como mucho. La bronca la tienen otros", ha apuntado la dirigente popular, quien ha considerado que el Congreso será el "pistoletazo de salida para que en los congresos provinciales y regionales se produzca la renovación que el PP necesita".

Más noticias en Política y Sociedad