Público
Público

El conflicto de Cataluinya Sánchez y Torra acuerdan mantener una reunión cuando se constituya el Gobierno

El presidente del Ejecutivo llamó al president de la Generalitat para manifestarle su voluntad de "arreglar" el conflicto. Desde la Generalitat se dice que ese encuentro debe servir para encauzar la mesa de diálogo entre los dos Ejecutivos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el de la Generalitat, Quim Torra, y el de la patronal Foment, Josep Sánchez Llibre, en la reciebnte visita del jefe del Ejecutivo a Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, telefoneó en la mañana de este jueves al president de la Generalitat, Quim Torra, y ambos acordaron mantener un encuentro cuando se forme Gobierno en España.

Según fuentes de La Moncloa, Sánchez le transmitió a Torra su voluntad de reanudar el diálogo, y su determinación y "voluntad sincera" de "arreglar" el conflicto de Catalunya.

Desde el Ejecutivo, no se concreta todavía una fecha de cuándo podrá ser esta reunión, ni tampoco si se celebrará en Madrid o en Barcelona. Hay que recordar que la última vez que se reunieron Sánchez y Torra fue en el Palacio de Pedralbes, en diciembre de 2018, donde también se acordó buscar una solución política al conflicto que luego no prosperó.

Por su parte, la Generalitat ha emitido también un breve comunicado de la llamada entre ambos presidentes, en el que explican que la conversación duró unos siete minutos, fue cordial y en la misma se abordó la situación política actual.

Ambas partes coinciden en que la conversación, que duró unos siete minutos, fue cordial

Para la Generalitat, la reunión entre Sánchez y Torra debe servir para "encarrilar la mesa de negociación" entre Gobiernos, lo que da a entender que el presidente catalán asume el acuerdo firmado entre el PSOE y ERC para la investidura, aunque desde JxCat se insiste en que esa negociación debe contar con la figura de un relator, a lo que se opone el Gobierno.

Sánchez prometió que tras ser elegido presidente haría una ronda de contactos con todos los presidentes autonómicos, aunque parece que en esta ocasión no respetará el orden de antigüedad de los Estatutos para ordenar dichas reuniones y que principal prioridad es Catalunya.