Público
Público

Las Cortes Generales apoyan la supresión de las patentes de las vacunas y piden al Gobierno que impulse la iniciativa

El grupo parlamentario EH Bildu ha presentado una moción en la Cámara Alta para instar al Gobierno a promover la liberación de las patentes en la Organización Mundial del Comercio. La Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados ha aprobado una iniciativa de Unidas Podemos con el mismo objetivo.

Minuto de silencio guardado al inicio de la sesión de control al Gobierno, esta martes 25 de abril en el Senado.
Minuto de silencio guardado al inicio de la sesión de control al Gobierno, esta martes 25 de abril en el Senado. Fernando Alvarado / EFE

El Senado ha votado a favor de que el Gobierno de España apoye la liberación de las patentes de las vacunas durante la pandemia ante la Unión Europea (UE) y en en la Organización Mundial del Comercio (OMC). El grupo parlamentario EH Bildu presentó una moción para conseguir que la Cámara Alta se posicionara y que el Ejecutivo de Pedro Sánchez promueva este debate en la UE, una de las potencias que ahora mismo sigue bloqueando esta iniciativa para intentar aumentar la producción de las vacunas. Poco tiempo después de la votación en el Senado, la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso ha aprobado también una iniciativa del grupo parlamentario de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia En Común con el mismo objetivo.

El choque ideológico ha sido claro en ambas instituciones: la izquierda parlamentaria ha votado a favor de la moción del grupo vasco, las derechas se han opuesto. Esto ya ocurrió en el Parlamento Europeo la semana pasada.

En el Senado, el PP, el PSOE, el PNV y el grupo Izquierda Confederal intentaron enmendar la iniciativa, pero EH Bildu no aceptó ninguna de las propuestas al querer mantener la moción en sus términos para que no se diluyeran los objetivos: que el Gobierno adopte un posicionamiento favorable a la supresión de las patentes, que se trabaje para acelerar la toma de decisiones en Europa con el objetivo de consensuar la posición común en la OMC y reforzar el mecanismo Covax, una plataforma creada para promover la equidad en el acceso a las vacunas pero que hasta ahora ha repartido menos de la mitad de las dosis que había previsto.

Inmaculada González Bayo, senadora del PSOE, ha asegurado durante el debate que su partido comparte que es urgente aumentar la producción de las vacunas porque, según la capacidad actual, no se vacunará a todo el mundo hasta finales de 2023 o principios de 2024. Sin embargo, ha dicho que el debate que se ha celebrado en el Senado es "parcial" y que la liberación de las patentes solo es "parte de la ecuación", recordando las complejidades sobre la producción de las vacunas y las infraestructuras que necesitan los países para mantenerlas. "El Gobierno está trabajando en este desafío en la esfera internacional y de manera coordinada", ha indicado. Su intervención forma parte de un discurso algo ambiguo que ha adoptado el PSOE: se muestran a favor de liberar las patentes, pero aún no ha habido un cambio claro en las negociaciones de la UE y en la OMC.

EH Bildu: "La posibilidad de que una persona se vacune está  relacionada con el nivel de renta del país en el que vive"

Pese a esto, los socialistas han votado a favor de lo que puede ser un paso adelante sobre el apoyo de España. "Esta cámara puede aprobar una moción que nos permite avanzar en la liberación de las patentes. India y Sudáfrica, en el seno de la OMC, han presentado en estos días una nueva propuesta para eliminar las patentes durante tres años. Una propuesta que cada vez cuenta cada vez con más apoyos", ha sostenido Gorka Elejabarrieta, senador de EH Bildu. También ha recordado los graves datos que muestran la desigualdad en el acceso a las dosis contra la covid-19: "En países de rentas altas se ha vacunado a 1 de cada 4 personas, en los pobres a 1 de cada 400. Es decir, la posibilidad de que una persona esté vacunada está directamente relacionada con el nivel de renta del país en el que vive. Es injusto y es peligroso para la salud porque, según los datos de Oxfam, el 51% de las vacunas están en manos de países que representan el 13% de la población global".

Esta dura realidad no ha hecho que algunos partidos se muevan de sus posturas. De hecho, Ciudadanos ha llegado a afirmar que China impulsó esta iniciativa en la OMC y que hay intereses detrás, pero esto es mentira porque fueron India y Sudáfrica los países que presentaron el pasado mes de octubre la primera propuesta y, entonces, contaron con muy pocos apoyos. Ahora más de 100 estados miembros sí se posicionan a favor, entre los que sí se encuentran China pero en ningún momento este país fue impulsor. El senador Miguel Sánchez también ha culpado a los países que no están exportando vacunas de la falta de dosis en los países pobres, señalando directamente a India. La realidad es que este país ha paralizado las exportaciones una vez que ya ha estado inmerso en la peor momento de la pandemia, con 300.000 muertos por la covid-19 y solo un 10% de la población vacunada, y que ha exportado más que EEUU y Reino Unido.

El PP también ha sostenido que la liberación de las patentes no es la herramienta adecuada para aumentar la producción de las vacunas porque, según el senador Rubén Fausto Moreno llegará a disminuir la producción al poner a competir a empresas por pocas materias primas disponibles para fabricar las vacunas. "Si no nos fiamos de una vacuna hecha en Rusia, ¿nos vamos a fiar de una vacuna hecha en Senegal?", ha llegado a decir desde la Cámara Alta sin tener en cuenta que la fabricación de vacunas con la liberación de las patentes sigue los mismos controles de calidad que cuando se mantienen las patentes.

Tras casi una hora de intervenciones, la moción del grupo vasco se ha aprobado. Sin embargo, ha faltado un debate claro y con datos sobre esta medida ya que los defensores de la propuesta también tienen en cuenta que no es un proceso complejo y que no hará que dentro de un mes todo el mundo esté inmunizado: solo es un primer paso para eliminar una barrera como es el monopolio de las farmacéuticas, pero requiere de más medidas como la transferencia de la tecnología. Pese a esto, es una de las pocas salidas disponibles para luchar contra la desigualdad actual.

Más noticias