Público
Público

Corrupción en el PP Crespo asegura que los secretarios generales del PP conocían la financiación ilegal

El considerado números dos de la trama Gürtel asegura que la dinámica de donativos y pagos en B "era algo instalado institucionalmente" pero evita mencionar a los receptores de sobresueldos porque "no es elegante ni conveniente"

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 11

El considerado número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, durante su comparecencia en el Congreso /EFE

El ex secretario de Organización del PP gallego y expresidente de Special Events, Pablo Crespo, ha reconocido este martes en el Congreso que la dinámica de pagos en B estaba “instalada institucionalmente” y que los secretarios generales del partido la conocían: “De vicesecretarios para arriba todos sabían la verdad”. “Bajo la dependencia orgánica del secretario general del PP está el área de Tesorería. No creo que entre hasta el detalle último de lo que hace un gerente, pero sí en los aspectos troncales: si recibe créditos bancarios, donativos…” ha precisado.

Crespo ha ratificado que repartió sobresueldos en el PP gallego, aunque ha rechazado dar los nombres de los receptores. Según ha explicado en la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP, estos sobresueldos eran una "compensación" para algunas personas vinculadas con el PP.

También ha destacado que entre los receptores no solo había cargos políticos del partido, sino también periodistas, aunque ha eludido dar nombres. Sí que ha negado que el expresidente del PP Manuel Fraga y el ex secretario general del PP gallego Xosé Cuiña cobraran estos pagos en B, pero ha precisado que eran conocedores del funcionamiento del sistema. El que fuera mano derecha de Correa ha evitado revelar estos nombres porque, a su juicio, no sería "ni elegante, ni conveniente", ya que "en algunos casos hay fallecidos y personas retiradas de la política", por lo que "no viene al caso exponer sus nombres".

En este sentido, ha relatado que el PP nacional había asumido una deuda “de más de 200 millones de pesetas” de la filial del partido en Galicia, y que él mismo le había entregado 21 millones de pesetas en mano al extesorero de la formación Álvaro Lapuerta para saldar una parte de la deuda: “Vino a Santiago, lo recogí en el aeropuerto y comió conmigo. Le entregué 21 millones de pesetas en una carpeta azul, de estas clásicas".

Pablo Crespo fue condenado el pasado mes de mayo a 37 años y medio de prisión por delitos de prevaricación, fraude a las Administraciones Públicas, cohecho activo, falsedad continuada en documento mercantil, malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales y tráfico de influencias por la primera etapa de la Gürtel y está procesado o investigado también por otras causas de corrupción, como la relativa a la financiación del PP valenciano.

Estaba previsto que este  martes compareciera también en la comisión el consejero delegado del Grupo Azvi, Manuel Contreras Caro. Sin embargo, la semana pasada ya comunicó a la comisión que no podrá hacerlo por estar de viaje fuera de España en esa fecha. Los comisionados deben ahora buscar otro día para interrogarle.

"Me estoy comiendo una batalla entre PP y PSOE"

Durante su comparecencia en la Cámara Baja, a pesar de que ha reconocido que él y otros dirigentes del PP han "cometido errores, sobre todo tributarios", ha asegurado que el caso Gürtel es fruto de una operación orquestada por Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior cuando estalló el caso, contra el que ha cargado duramente.

"Rubalcaba y Camacho, un ex jefe de seguridad del PSOE que era contacto de Felipe González, citaron a su despacho al abogado Peñas y al director de un medio digital para montar esta operación, que del PSOE contra el PP", ha narrado Crespo, que también ha acusado de participar en esta "operación" al juez Baltasar Garzón, a la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, y al entonces comisario general de Policía Judicial, Juan Antonio González.

Más noticias en Política y Sociedad