Público
Público

CRISIS EN EL PP VASCO Sémper defiende las "discrepancias" en su adiós al PP: "Un partido no es una secta"

El dirigente vasco llamó a huir de las "broncas" y los "enfrentamientos" y defendió el carácter "de centro derecha, liberal y moderado" de su partido. Tras abandonar la política pasará a trabajar en una empresa multinacional.

Borja Sémper en una comparecencia anterior. EFE

Todas las miradas estaban puestas en él. A sus 44 años, Borja Sémper ha vuelto a acaparar la atención de los medios locales y estatales. El motivo, esta vez, no han sido sus posicionamientos contrarios a la deriva del PP hacia la derecha radical, sino una palabra corta, breve y concisa: agur. Visiblemente emocionado, el denominado “verso libre” del PP vasco se ha despedido de la política.

La rueda de prensa había sido convocada 24 horas antes por sus hasta ahora compañeros de partido. En la convocatoria no figuraban detalles, aunque se traslucía algo ajeno a la vida diaria de la política en Gipuzkoa, el territorio en el que Sémper ejerce como presidente del PP. El secreto a voces se confirmó a primera hora de la mañana de este martes, cuando distintos medios dieron a conocer el motivo de la comparecencia que tendría lugar al mediodía: el dirigente popular vasco abandona el partido.

“25 años después de compromiso político inquebrantable cambio mi vida y dejo mis responsabilidades políticas. Digo agur, aunque realmente es un gero arte (hasta luego)”, dijo poco después de las 12.00 del mediodía. Para entonces, su adiós a la política llevaba ya varias horas como uno de los asuntos más comentados de las redes sociales. Contó que se va a la multinacional Ernst & Young como director de relaciones institucionales, donde desarrollará “una apasionante etapa”.

“Os invitaría a una cerveza, pero sois demasiados”, fueron sus últimas palabras durante la multitudinaria rueda de prensa. Durante casi media hora de comparecencia, recordó los momentos duros en los que inició su carrera, con ETA en activo, lo que le obligó a vivir durante largos años con escolta. “Quiero deciros que entré en política muy joven, a una edad y en una Euskadi en la que era necesario que prevaleciera el compromiso por encima del interés propio”, afirmó.

En ese contexto, destacó la situación completamente distinta que se vive hoy en Euskadi. “Hoy puedo pasear tranquilo por mi ciudad”, subrayó, al tiempo que defendió el “acuerdo con el diferente” a la hora de superar obstáculos. “Entre diferentes tenemos que convivir”, subrayó.

Hubo también guiños hacia la convivencia dentro de su partido, donde en los últimos meses mantuvo enfrentamientos con la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. Sostuvo que las formaciones “son mejores para la sociedad si en su seno albergan matices y posiciones que a veces puede resultar que chirrían”.

Sémper definió al PP como “un partido de centro derecha, de carácter liberal y moderado que busca el entendimiento entre diferentes”. “Siempre he sido leal a lo que representa el PP al que yo me afilié”, afirmó. En tal sentido, dijo que “un partido político no es una secta”, sino “un lugar donde personas que comparten principios fundamentales se unen para defender el interés general”.

"Convencer al convencido"

“Que haya matices, discrepancias, incluso choques, debería de ser saludado como algo sano, sino estamos convirtiendo los partidos en cajas de resonancia que pretenden convencer al ya convencido”, apuntó. En otro tramo de su intervención apeló directamente a huir de las “broncas” y del “enfrentamiento”.

El ya ex dirigente popular confirmó que había hablado con el líder del partido, Pablo Casado, para informarle sobre su decisión de abandonar la política. A pesar de las diferencias notorias que ambos han mantenido sobre cómo debe actuar la formación en el actual contexto político, Sémper aseguró que el máximo responsable del PP le mostró su “afecto”.

Contó también que había hablado con Soraya Sáenz de Santamaría, a quien apoyó en las primarias del partido, y con otros dirigentes y ex miembros del Gobierno de Rajoy. "Convendría prestigiar la política, recuperar su dignidad y que vuelva el respeto", recomendó. 

"Atracción de talento"

Poco después de su comparecencia, la auditora Ernst & Young indicó en un comunicado que la incorporación de Sémper se hará efectiva el próximo mes de febrero. Aseguró que se trata de "un paso más en la política de atracción del talento y posicionamiento público de EY, uno de los ejes centrales de su estrategia de crecimiento en España".

En concreto, Sémper se integrará en el equipo de Brand, Marketing & Communications y colaborará estrechamente con el presidente de la firma, Federico Linares. Según ha manifestado, esta nueva incorporación persigue potenciar el posicionamiento de la firma, que es "líder mundial" en servicios de auditoría, fiscalidad, asesoramiento en transacciones y consultoría.