Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

La cúpula policial de Rubalcaba viajó junto al narco Clemente Marcet a Arabia Saudí

Dos años después de que los comisarios García Castaño y Villarejo convencieran al equipo de Interior del PSOE de que ellos tenían buena mano en Arabia Saudí y con Monzer Al Kassar, el número 2 de la Policía, el Comisario General de Información y el imputado por narcotráfico en la Audiencia Nacional por Baltasar Garzón, viajaron a conocer a la familia real saudí. 

Publicidad
Media: 4.88
Votos: 8

El 2007 la cúpula policial de Rubalcaba acudió a Arabia Saudí invitados por el hermano del príncipe que estaba acusado de narcotráfico junto con José María Clemente Marcet. En ese momento, el amigo de Villarejo estaba imputado en la Audiencia Nacional.

Dos años después de que el comisario Enrique García Castaño, imputado en la operación Tándem, convenciese al equipo de Interior de Alfredo Pérez Rubalcaba de que a través suya y del comisario José Manuel Villarejo podrían tener buenas relaciones con Arabia Saudí y también con el traficante de armas Monzer Al Kassar, la cúpula policial socialista viajó a dicho país invitados por el príncipe Saud Bin Fawaz Al Shaalan [hermano de Nayef, acusado y condenado en Francia por tráfico de drogas junto a José María Clemente Marcet]. El motivo era estrechar lazos y conocer al resto de la familia real, incluido el actual rey Salman Bin Abdul Aziz y al ya fallecido viceministro de defensa, Abdul-Rahman bin Abdulaziz Al Saud. 

Fue en el verano de 2007, según la carta invitación a la que ha tenido acceso Público en exclusiva, el actual equipo del ministro Fernando Grande Marlaska aún no ha confirmado a este periódico si el viaje fue pagado por el Ministerio de Interior o por Arabia Saudí.

Lo más extraño del viaje es que junto a la cúpula policial y con la categoría de relaciones informativas acuden a ese viaje el comisario José Manuel Villarejo y el narco José María Clemente Marcet, que en ese momento estaba imputado por la Audiencia Nacional en una causa instruida por el juez Baltasar Garzón —actual abogado defensor en la causa Tándem de los comisarios Enrique García Castaño y Carlos Salamanca—y por el fiscal Javier Zaragoza

El narco Clemente Marcet acudió como relaciones informativas del Ministerio del Interior, igual que Villarejo

Al viaje organizado en junio de 2007 acuden desde el director adjunto operativo del momento, el ya fallecido Miguel Ángel Fernández Chico; el Comisario General de Información, Miguel Valverde; el comisario jefe de Información Exterior, Fernando Sáenz Merino; el comisario jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), Enrique García Castaño; y como relaciones informativas José Manuel Villarejo —a quien ni siquiera se le señala como Policía en la invitación— y el procesado por narcotráfico, José María Clemente Marcet. 

Sorprende que en la invitación del príncipe saudí el comisario José Manuel Villarejo y el procesado en ese momento por la Audiencia Nacional, José María Clemente Marcet, tengan el mismo cargo: relaciones informativas. 

Según la misiva, le viaje se produce como continuación de otros encuentros que ya han existido y con motivo de la visita del entonces rey Abdullah Bin Andul Aziz a España. Sin embargo, estas relaciones habían comenzado al menos en 2005, según las conversaciones entre el comisario José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño que constan en la Audiencia Nacional como desveló Público

El primero por la izquierda es el catalán José María Clemente Marcet, condenado por narcotráfico y buscado por estafa; el cuarto, el comisario José Manuel Villarejo; le siguen los príncipes saudíes, Naef y Saud Bin Fawaz Al Chaalan..

"Lo de Arabia Saudí se lo comenté yo al secretario de Estado y me dijo que lo teníamos que hablar a solas"

Como se puede escuchar a continuación, el 13 de febrero de 2005, menos de un año después del 11-M, Villarejo y García Castaño discuten sus gestiones para ganarse la confianza del Gobierno de Damasco y conectarlo con el célebre traficante de armas de origen sirio Monzer al Kassar, con el que (dicen) Villarejo mantenía una estrecha amistad y quien sería finalmente arrestado en Barajas en junio de 2007 y después extraditado a EEUU, donde cumple 30 años de prisión.

Para esta misión resulta fundamental convencer al secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho Vizcaíno, ex fiscal y quien sería ministro del Interior en 2011 tras la dimisión de Rubalcaba para presentarse a la Presidencia. Según la conversación, a Camacho le transmitieron que podía hacer negocio de armas con Arabia Saudí, además de con Siria, y que estas relaciones venían desde hacía 12 años. 

Villarejo: Oye, y ¿le comentasteis al secretario de Estado lo de Arabia Saudí y tal?
García Castaño: Al secretario de Estado se lo comenté yo en un aparte con [Juan] Hidalgo [alto funcionario del ministerio]. Y me dijo: “Me tiene usted que explicar eso aparte, a solas”. “Me tiene usted que explicar eso a solas”… Porque el otro, el tarado, llegó tarde a la reunión… fue el secretario de Estado. ¡Llegó diez minutos tarde! Perdón que el tráfico no sé qué, no sé cuánto…
V: Bueno, bueno, bueno, bueno…
G.C: Allí no hablaba nada el secretario de Estado… todos así… él callado como un puto. Sí, sí, de todo muy interesado en la visita ‘¿Qué tal, que tal? ¿Todo bien, todo bien? ¿Está este contento?’ Todo muy interesado… para tirarse un pego, claro. Digo: ‘Se han ido encantados, se han ido de puta madre, no sé qué, no sé cuántos’… Por lo demás, se sentó a su lado, le dio el cuartelillo que quiso, le dijo que en nombre de su Gobierno, del Gobierno español, que las relaciones comunitarias con Siria que lo que quisiera… comercial, tema económico-comercial, tema terrorista… y los [ininteligible] Que sí, que el también que lo que hiciera falta que patatín… Entonces, yo aproveché y como estaba Hidalgo le dije: ‘Oyes, lo mismo que estamos haciendo con estos se puede hacer con Arabia Saudita. Tenemos las mismas… es muy interesante… Y me dice: ‘Esto tiene usted que venir a hablar conmigo a solas’. Lo voy a hablar con Hidalgo a solas y con él y le digo: ‘Así, así, así, así…
V: No, y explícale el tema. Le dices… Tírate un poco un pegote en el sentido de que, coño, esto tal y cual, pues llevamos doce años con las relaciones con esta gente…
G.C: Eso, tenemos amistad a través de amigos…
V: …Hay un colega tal y cual que de vez en cuando va no sé cuánto… que está, que depende de mí… que no sé cuántos… Hace dos años y pico decidimos…

El ex ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su ex secretario de Estado, Antonio Camacho.

Villarejo: "En Arabia Saudí, los del Abdallah, que son los malos de la película, es la línea… que nosotros tenemos"

Precisamente, fue una década antes cuando el nombre de José María Clemente Marcet comienza a hacerse fuerte entre los negocios de tráfico de armas, drogas y blanqueo de capitales y en 1999 se inicia su búsqueda por el Departamento Antidroga Estadounidense (DEA), tras haber sido señalado por dos narcos del cartel de Medellín como la persona que les ayudaba a mover el dinero y que participó en el envío de 2.000 kilos de cocaína de Caracas (Venezuela) a París (Francia). 

El nombre de Clemente Marcet se une al de otro de los amigos y clientes del comisario José Manuel Villarejo, directamente relacionado con el tráfico de armas, Monzer Alkassar. El nombre de ambos, junto con el del traficante de armas, Adman Kassogui (cuñado de otro de los amigos y clientes de Villarejo, Adrián de la Joya), apareció en la Operación Hidalgo, desarrollada en Estepona (Málaga) sólo un año antes de se produjera este viaje. 

Por eso sorprende otro extracto de la conversación mantenida por Castaño y Villarejo en 2005, donde ya se señalan estas amistades entrecruzadas, como se puede escuchar más abajo. Villarejo explica a Castaño que tiene que hacerle ver al secretario de Estado, Antonio Camacho, que ellos con quién tienen relación son con "los del Abdallah, que son los malos de la película, es la línea… que nosotros tenemos". Precisamente esta línea es la que les invita al viaje de 2007 y es la que les proporciona el entonces imputado en España y ahora condenado en Francia, José María Clemente Marcet. 

V: Vamos a ir por partes. Punto uno: lo del tema de lo del secretario de Estado. ¡Macho! ¡Píllate a muerte! Pero insisto: en el tema de Siria ¡véndele la burra!
G.C: No, no, ¡si se la voy a vender! Ya le dije: ‘pero si esto viene así, así y así… El primer viaje se organizó…
V: ¡Si lo organizaste tú, coño!
G.C: No, si no creo que… Monzer al Kassar, el rollo que es amigo de este hombre. Monzer al Kassar es un tío muy importante… Hay un colega nuestro que está liberado [se refiere a lo que va a contar sobre el propio Villarejo] que tiene amistad con Monzer al Kassar. Lo del primer viaje con Jesús de la Morena, ahora un año perdido, ahora vuelve tú con esta gente… Mucho interés, mucho interés, pero hay que mantener la continuidad… Esto mismo lo hemos hecho con Siria. Y hemos cogido con Arabia Saudita. Con Arabia Saudita tenemos la posibilidad bien de ir o bien de que ellos vengan aquí, y mantener los contactos y línea directa…
V: ¡Y con la línea de los que no son proamericanos!...
G.C: ¡Exacto! Y con los que mandan allí… Estuvo el embajador de Arabia Saudita hace dos días con el rey. Suele verse mucho con el rey.
V: Sí, claro, pero el embajador es línea rey [ahora se refiere al saudí]. O sea, el embajador oficial es línea rey. No es línea de los Abdallah…
G.C: El Abdulaziz no sé cuántos.
V: Sí es un príncipe, un tío muy importante…
G.C: Sí, sí, manda más que …
V: No es la otra línea. Es que es muy importante… Es decir, los que mandan de verdad son los del Abdallah…
G.C: [interrumpiendo] Sí, sí, los del Abdallah…
V: Los del Abdallah, que son los malos de la película, es la línea… que nosotros tenemos.
G.C: Eso se lo voy a plantear así, cara a cara…

CONTINUARÁ...

Más noticias en Política y Sociedad