Público
Público

Migraciones Las declaraciones de Casado sobre los migrantes provocan un alud de reacciones que lo sitúan en la esfera de Salvini o Trump

Tanto miembros del Gobierno, como otros políticos y organizaciones que defienden los derechos humanos tachan de giro hacia la ultraderecha las declaraciones de Casado sobre la migración. Lo comparan con el más rancio Aznar, con la francesa Le Pen y con los dirigentes más ultras de Italia y Hungría.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El nuevo presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante el Congreso del Partido Popular

Las reacciones a las declaraciones que Pablo Casado, presidente del Partido Popular, hizo este fin de semana sobre la migración no se han hecho esperar. Casado afirmó que "no es posible que haya papeles para todos, no es posible que España pueda absorber millones de africanos que quieren venir a Europa". Casado también acusó al Gobierno de provocar un "efecto llamada" por el acogimiento en España de los migrantes rescatados por el barco Acuarius, que hace unas semanas desembarcaron en el puerto de Valencia.

Tanto miembros del Gobierno, como organizaciones de defensa de los derechos humanos y otros políticos han reaccionado a sus declaraciones con contundencia. Acusan al recién elegido presidente del Partido Popular de instalarse en un discurso de la racista, xenófobo y cercano a las posturas más duras de Aznar, de líderes como la francesa Le Pen o ultraderechistas como el italiano Matteo Salvini o del gobierno de Hungría.

La Red Española de Inmigración considera que las palabras de Casado "confirman la alineación del Partido Popular español con la derecha extrema de Italia o Hungría, al intentar mandar un mensaje de miedo y estado de potencial sitio hacia la población, exactamente en la misma línea que el ministro Salvini, que bajo una pretendida situación de invasión, busca fomentar la insolidaridad", declara la plataforma en un comunicado.

La Red se pregunta si el PP va a adoptar la misma "consigna" que su dirigente ha adoptado hoy de ser "políticamente incorrecto" en todas las regiones donde gobierna, como en la Comunidad de Madrid, donde residen más de un millón de personas migrantes en un "ejemplo de convivencia que no se puede perder porque el Partido Popular necesita todos sus votos para garantizar mantenerse en el poder a toda costa".

Según Consuelo Rumí, secretaria de Estado de Migraciones, el discurso del líder del PP significa que "desconoce profundamente" la situación migratoria, se parece al del ex presidente José María Aznar "puro y duro" y al del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini.

"No sé si lo que quiere decir el PP es que dejemos morir a estas personas en el Mediterráneo", ha preguntado Rumí, en declaraciones en la Ser, quien ha pedido que se deje al Gobierno hacer "una política migratoria seria y no mirar para otro lado".

Rumí ha recordado que la política del ex presidente Rajoy "no tuvo buen resultado" y ha reprochado al Ejecutivo del PP no haber hecho nada, "aunque sabía lo que iba a ocurrir".

Por su parte, la ministra del Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha calificado de "impresentable" que haya políticos, entre los que ha citado al presidente del PP, Pablo Casado, que busquen la "confrontación" entre los españoles y los migrantes que llegan a España.

"No es razonable salvo que quieran sumarse a las tendencias de otros políticos de países europeos", que ha calificado de "racistas y xenófobos", ha subrayado la ministra, tras pedir a todos los partidos "sentido de Estado" en esta cuestión y asegurar que el Gobierno "está obligado a respetar los derechos humanos" de los miles de migrantes que están llegando este verano a las costas españolas.

También la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha salido a comentar las declaraciones de Casado. En declaraciones a EFE ha lamentado que el discurso del presidente del Partido Popular en materia de migración sea "alentador de la xenofobia, del racismo y de la crueldad", y se sitúe en el mismo espacio que Matteo Salvini o Donald Trump.

Oltra ha manifestado que Casado es el que hace "populismo" con la política migratoria, porque "está generando además un miedo, un odio, un caldo de cultivo para las ideologías extremistas" que rechazan a la gente por su color de piel y por su pobreza.

"Por tanto, está sembrando muchos vientos y mucha fobias, y eso normalmente se suele convertir en un lodazal", ha aseverado la vicepresidenta, para quien el líder del PP se sitúa en el discurso en el que se han ubicado "los personajes más nefastos en este momento en la escena internacional".

En ese contexto, ha citado al ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, "dejando a la gente a la deriva en el Mediterráneo en barcos precarios", o el presidente de Estado Unidos, Donald Trump, separando a niños de corta edad de sus padres y madres.

Oltra ha asegurado que se trata de una "política deshumanizada, de la crueldad, que no tiene nada que ver con la legalidad internacional, y que está quebrando todos los derechos humanos, que es una obligación legal cumplir, porque esto no es una cuestión política o moral, es una cuestión de legalidad" internacional.