Público
Público

Defensa Discriminación en el Ejército: la salud de un oficial 'vale más' que la de un soldado

Las bajas médicas protagonizan la enésima discriminación que denuncian algunos militares de tropa. Así, la ley da sólo seis meses a los soldados temporales para recuperarse de cualquier baja médica antes de perder el destino, mientras que los militares de carrera disponen de un año en las mismas circunstancias. De momento, la norma no va a cambiar.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5

Imagen de unas maniobras recientes del Ejército de Tierra en la base de San Isidro de Mahón. EFE/ David Arquimbau

Los militares 'temporales' — tropa y marinería— disponen de seis meses para recuperarse de cualquier baja médica antes de que se inicie el expediente que conlleva perder el destino. Esto contrasta con las condiciones de los militares con servicio de carácter permanente, los de 'carrera', a los que se les da el doble de tiempo para la recuperación sin pérdida de destino, es decir, un año. Esta situación ha despertado el interés de algunos grupos políticos en el Congreso, que han tomado nota del asunto. No obstante, habrá que esperar al resultado de las próximas elecciones del 10-N para comprobar si esta desigualdad es finalmente planteada en la Cámara Baja.

Este problema fue planteado el pasado mes de abril en el seno del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (Coperfas) por la asociación militar #45SinDespidos. No obstante, este órgano rechazó abrir ese debate amparándose en el artículo 121 de la Ley de Carrera Militar, que precisamente consagra esa discriminación. Dicha asociación no se rindió.

"Nosotros presentamos en julio de este año un escrito al Defensor del Pueblo en el que pedíamos su amparo, dado que entendemos que esta discriminación es inconstitucional", comenta a Público Jenner López Escudero, cabo del Ejército y presidente de la mencionada asociación.

Sin embargo, el pasado 12 de septiembre la oficina del Defensor del Pueblo envió una respuesta "decepcionante". Para este organismo, la desigualdad planteada "no puede motivar, por sí sola, la intervención de la institución" —la asociación pedía que se instase al Congreso una modificación de la ley— porque "supondría una intromisión en la potestad legislativa que corresponde a las Cortes Generales".

Respuesta by Público.es on Scribd

Con todo, #45SinDespidos afirma haberse reunido con algunos partidos políticos que ya han mostrado su interés en esta situación. El pasado 24 de septiembre, tras un encuentro con miembros de Izquierda Unida, una portavoz de la formación calificó esa situación de "intolerable" y se comprometió a llevar el asunto al Congreso "en cuanto se vuelvan a formar las comisiones", es decir, tras los comicios del 10-N y la toma de posesión de los diputados.

También Ciudadanos ha mostrado su interés por llevar al Congreso dicha diferencia de trato entre los militares permanentes y los temporales.

"Ni puñetero caso"

"La verdad es que, de momento, nadie en el seno de las administraciones públicas nos ha hecho ni puñetero caso cuando hemos planteado este problema, que vemos que es un caso clarísimo de discriminación", comenta López Escudero, quien confiesa que él ha experimentado personalmente esa situación. "Se aplica cualquier tipo de baja", explica, "incluidas las bajas psicológicas; a los seis meses perdí mi destino".

También le sucedió a la soldado de artillería C.V.A., quien tuvo que sufrir una operación de espalda y un aborto aparte de varias presiones por parte de sus mandos, tuvo una revisión para su aptitud psicofísica a los seis meses de su primera baja y terminó perdiendo el destino.

"Hay compañeros que piden el alta con antelación para no perder su destino"

La misma lesión se trata de diferente forma en los ejércitos, pues. "Imagínate que yo voy en coche con mi brigada, que vamos hacia el mismo sitio, y tenemos un accidente: él dispondría de un año entero para recuperarse sin perder su plaza, yo a los seis meses la perdería", explica López Escudero, que subraya el peligro adicional que está generando esta discriminación. "Hay compañeros que piden el alta con antelación para no perder su destino, con las consecuencias de daño físico que ello puede tener al no estar curados del todo".

"Esto pasa, la gente es capaz de pedir el alta al médico simplemente para no perder el destino", asegura este cabo, que además recuerda que si un militar sufre una 'recaída' el médico lo cuenta como tal, con el mismo código en el parte, y el Ejército acumula ese tiempo de baja por la misma lesión.

Porque la pérdida de destino supone que el militar afectado, en el momento en el que vuelve a ser apto para el servicio, pasa a estar en situación "destinable". "Esto quiere decir que hay que pedir vacante para volver al trabajo", comenta el presidente de #45SinDespidos. Y claro, alguien con familia y arraigo en Madrid puede terminar destinado forzosamente a Melilla, por ejemplo, si no hay vacante en tu lugar de origen. "Vamos, que te pueden terminar enviando a la otra punta de España".

Bajas by Público.es on Scribd

Más noticias en Política y Sociedad