Público
Público

Fiscal General del Estado Delgado se examina en el Congreso en medio de la ofensiva más dura de la derecha contra el Gobierno

La exministra de Justicia y recién nombrada fiscal general del Estado, Dolores Delgado, acude este jueves a la Cámara Baja para comparecer antes de tomar posesión. Su polémico nombramiento ha desatado una auténtica ofensiva por parte de la derecha.

Dolores Delgado Congreso
La recién nombrada fiscal general del Estado, Dolores Delgado, en el Congreso cuando era ministra de Justicia / EFE

El Congreso es el escenario principal de confrontación entre el Gobierno y la oposición. El tono y los broncos debates de las últimas sesiones de control al Ejecutivo son una buena prueba de ello. Este jueves, la estrategia de desgaste de PP, Vox y Ciudadanos se traslada del Pleno a la Comisión de Justicia, donde comparecerá la recién nombrada fiscal general del Estado, Dolores Delgado.

La designación de Delgado por parte del Gobierno ha desatado una polémica que se ha visto como una ventana de oportunidad en el espacio conservador. La nueva fiscal General del Estado (que tomará posesión de su cargo probablemente la próxima semana, tras comparecer en la Cámara Baja) ha sido hasta hace unos meses la ministra de Justicia del Gobierno de Sánchez.

Además, se presentó a las elecciones en las listas del PSOE y obtuvo escaño como diputada, aunque no figuraba como militante de la formación; de hecho, renunció a su asiento en el Congreso tras ser propuesta como fiscal general del Estado. Estas circunstancias han provocado una auténtica ofensiva por parte de las formaciones de la derecha, que han acusado a los de Pedro Sánchez de intentar "politizar" la justicia.

Pablo Casado anunció incluso su intención de recurrir el nombramiento de Delgado al considerar que vulnera el Estatuto orgánico del Ministerio Fiscal, que consagra la independencia del fiscal general del Estado. A juicio del líder del PP, la designación de la exministra de Justicia "ataca la separación de poderes y la independencia de este órgano". "Sánchez podría tener cierto pudor a la hora de politizar el Estado de derecho, es de extrema gravedad", comentó.

Desde el PP, Vox y Ciudadanos se defiende que este nombramiento puede responder a la intención del Gobierno de acercar posturas con los partidos soberanistas de cara a la resolución del conflicto territorial en Catalunya. A juicio de estas formaciones, la estrategia podría pasar por establecer un determinado criterio respecto a los condenados del procés en las causas penales que aún están pendientes de ser juzgadas.

Este será, según apuntan algunas fuentes parlamentarias, uno de los temas recurrentes por parte de la oposición durante la comparecencia de Delgado en la Comisión de Justicia. Este martes, Ciudadanos allanó el terreno de la Comisión de Justicia en la sesión de control al Gobierno.

La portavoz del partido en la Cámara, Inés Arrimadas, preguntó al líder del Ejecutivo sobre la neutralidad de las instituciones tras el cese del presidente de Efe, Fernando Garea. La líder de Ciudadanos calificó de "dedazos" algunos de los nombramientos del Gobierno, y citó, entre otros, el de Dolores Delgado.

Villarejo y las reprobaciones en el Parlamento

Además, el portavoz adjunto del grupo parlamentario, Edmundo Bal, protagonizó un cara a cara con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en una interpelación urgente de Cs en la que preguntaba al Ejecutivo qué medidas se iban a tomar para "despolitizar los órganos constitucionales", y donde también se mencionó la designación de la nueva fiscal general del Estado.

Más allá del pasado reciente de Delgado como ministra del Gobierno socialista y como diputada del PSOE, el nombramiento causó revuelo por la revelación de unos audios en los que la exministra conversaba con el excomisario Villarejo. Esta fue una de las motivaciones por las que se la llegó a reprobar como titular de Justicia hasta en tres ocasiones (dos en el Senado, donde el PP tenía mayoría absoluta, y una en el Congreso, gracias a la abstención de partidos como Bildu o ERC).

Es la primera vez que el máximo responsable de la Fiscalía General viene directamente del Ministerio de Justicia, una situación que también suscitó polémica en el primer 'examen' al que se sometió Delgado.

Este hecho dividió a los jueces del Consejo General del Poder Judicial a la hora de evaluar a la candidata propuesta por el Gobierno (la votación se saldó con 12 votos a favor frente a siete en contra), y los miembros del órgano contrarios a declarar su idoneidad justificaron que su condición reciente de ministra y diputada podrían poner en cuestión su imagen de imparcialidad en aquellas causas más trascendentes política y mediáticamente.

Una vez pasado el trámite parlamentario en la Comisión de Justicia y tras asumir el cargo, Delgado deberá asumir importantes retos, como la renovación de más de medio centenar de altos cargos de la Fiscalía General del Estado.