Público
Público

Denuncian que el Ayuntamiento de Madrid no hizo contrato a 40 trabajadores en una cabalgata de Reyes

Los auxiliares de seguridad que trabajaron en la cabalgata de Reyes del distrito Moncloa – Aravaca aún no han recibido sus contratos ni su alta en la seguridad social, y tampoco han cobrado, según denuncia CNT. El director del plan de seguridad del evento explica la situación alegando que se debe a un simple problema burocrático.

Imagen de la cabalgata de Reyes Magos del distrito de Moncloa-Aravaca. / Twitter - @MoncloaAravaca

El día 4 de enero, durante la cabalgata de los Reyes Magos en el distrito Moncloa – Aravaca de Madrid, la ilusión no llegó a todos. Según una denuncia interpuesta desde CNT Madrid al Ayuntamiento de la capital, M y M Producciones y una empresa de seguridad desconocida en el momento que se presenta el escrito, 40 trabajadores que llevaron a cabo funciones de auxiliares de seguridad no fueron dados de alta en la Seguridad Social, desempeñando sus funciones sin contrato ni formación previa de riesgos laborales.

Tal y como se recoge en el texto presentado por la central anarcosindicalista se habrían cometido seis irregularidades que denuncian ante la inspección de trabajo: no formalizar por escrito el contrato de trabajo cuando lo haya solicitado el trabajador, la falta de afiliación a la seguridad social, cesión ilegal de trabajadores e incumplimiento en materia de prevención de riesgos laborales. A estas cuatro se les suman dos denuncias más por incumplimientos en materia de seguridad laboral y discriminaciones unilaterales desfavorables de la empresa hacia un trabajador como reacción ante una reclamación.

En la polémica se encuentran tres entidades implicadas. Por un lado, el propio Ayuntamiento de Madrid, que subcontrata a M y M Producciones S. L. para organizar la ya mencionada cabalgata, que a su vez subcontrata a ServiHoras, una especie de filial de Duvafer S.L., aunque no exista información de la misma ya que fue creada a principios de diciembre del año pasado. Sería esta última empresa la que se encargó de contratar a las cuatro decenas de auxiliares de seguridad que trabajaron durante cuatro horas la tarde del 4 de enero.

Estos 40 trabajadores fueron citados el 30 de diciembre del 2019 en la localidad madrileña de Vicálvaro para presentar la documentación requerida desde la empresa. En ese momento “no se firmó contrato alguno, y en las oficinas, que no estaban en la dirección indicada, aparecía un logotipo de la empresa HoraSegur”, tal y como se recoge en la denuncia.

Sin información de la empresa contratista

A partir de ese momento, la comunicación se realiza a través de un grupo de What’s App cuyo uno de los administradores es Sergio García Navarro, que trabajó como jefe de intervención durante la cabalgata. Cuestionado sobre el asunto, García recalca que es un mero intermediario entre la entidad que le contrata y los auxiliares. Uno de los trabajadores afectados constata todo lo que aparece en la denuncia presentada ante inspección de trabajo: “Más de 10 días después de haber trabajado para ellos no aparece nada en mi registro de vida laboral, así que sigo sin contrato, sin alta en la seguridad social y sin haber cobrado”, en sus propios términos.

Del mismo modo, también se queja de que el sábado 11 de enero le llamó una persona sin identificar para decirle que le iban a hacer el contrato y que necesitaban los papeles correspondientes. Ante este hecho, la persona afectada decidió no enviar lo que le requerían: “Primero, porque todo lo que me pedían ya lo había entregado el 30 de diciembre, y segundo, porque no tenía ninguna fiabilidad de que se estaba cumpliendo la ley de protección de datos al no saber cómo serían tratados los documentos que me solicitaban”, remarca la persona afectada.

La empresa se defiende

Miguel Durán Crespo, uno de los administradores de ServiHoras, la “empresa de seguridad desconocida” a la que se refiere el texto de la denuncia, se defiende de todas las acusaciones alegando que “se trata de un problema burocrático en las escrituras de la empresa”, además de referirse en los siguientes términos sobre la potencial inspección de trabajo a la que se verán sometidos: “Cuando vengan desde la Comunidad de Madrid presentaremos todos los documentos pertinentes, que ya tenemos preparados”. Por su parte, Perseo Sanz González, que fue el director del plan de seguridad de la cabalgata, defiende que la empresa en cuestión le ha acreditado que los trabajadores están dados de alta en la seguridad social, y que si aún no se les ha notificado a ellos es porque, coincidiendo en lo relatado por Durán, se debe a una “cuestión administrativa”.

Ante la denuncia de que no se impartió ninguna formación relativa a la prevención de riesgos laborales, Sanz lo niega tajantemente diciendo que “se dio una charla en la que, por ejemplo, se explicó cómo funcionan los extintores”. Además de que en la denuncia consta que no recibieron ningún tipo de evaluación médica previa por parte de la empresa, también se explicita que “en las instrucciones de la empresa M y M Producciones les dicen que lleven sus propios equipos de protección individual” (EPI).

Discriminaciones en la empresa

Consultadas las propias directrices de la empresa de cara a la cabalgata y anexadas por CNT a la denuncia, esta última máxima se desvirtúa un poco. Literalmente, lo que aparece en el escrito que enviaron a los auxiliares de seguridad es lo siguiente: “Todos vendréis con un chaleco reflectante que os ha tenido que facilitar vuestra empresa”; algo que corrobora Sanz cuando dice que “en ningún caso desde M y M Producciones se les dijo que llevaran sus propios EPI”.

Del mismo modo, también se denuncia una posible discriminación a uno de los trabajadores debido a una reclamación efectuada ante la empresa. Este hecho encuentra explicación en que uno de los auxiliares de seguridad le pidió el contrato por escrito a Sanz. Más tarde, le comunicaron a este trabajador que no contaban con ella para la cabalgata central del día 5 de enero, cambiando de parecer el mismo día que reclama su contrato. Desde el sindicato denunciante ven una relación de causa y efecto en este aspecto, aunque “va a ser difícil demostrarlo ante la inspección de trabajo porque no existen pruebas de él debido a que todo se produjo de forma verbal”, tal y como acepta Juan Javier Herrera Aparicio, la persona que interpuso la denuncia desde CNT Madrid.

Desde M y M Producciones, José Luis Merino, comenta a Público que prefiere no declarar nada al respecto ya que aún no les ha llegado ninguna notificación formal de la denuncia de CNT. A la espera de que la junta del distrito Moncloa – Aravaca responda las preguntas de este medio, desde la administración pública afirman que se ha abierto una investigación al respecto para dilucidar lo ocurrido.