Público
Público

El denunciante de Podemos se enreda ante el juez con los supuestos sobresueldos: él también cobraba uno

El abogado del partido despedido, José Manuel Calvente, admite que percibía 210 euros mensuales por “responsabilidad personal” y trata de matizar ante el juez que la gerente, el tesorero y una abogada cobraban otros complementos “que no están regulados” pero que supone que la gestora podía aplicar.

Entrada de los Juzgados de Instrucción de Madrid. EFE/Mariscal
Entrada de los Juzgados de Instrucción de Madrid. EFE/Mariscal

José Manuel Calvente, el exabogado de Podemos que ha denunciado las presuntas irregularidades en la gestión del partido morado que investiga el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, buena parte de ellas basadas en rumores y comentarios de fuentes sin identificar, acabó enredándose ante el juez con los presuntos sobresueldos que, según su versión, cobraban varios responsables de la formación.

En el primer tramo de la declaración, a preguntas del juez sobre esos supuestos sobresueldos, Calvente explicó que tanto la gerente, Rocío del Val, como el tesorero y secretario de Finanzas, Daniel de Frutos, y una abogada de Podemos tuvieron en 2019 subidas de sueldo mediante la aplicación de un complemento salarial de responsabilidad personal y otro de coordinación ejecutiva. El primero ascendía a 210,32 euros mensuales y el segundo rondaba los 400.

Sin embargo, su versión comenzó a tambalearse al aportar el abogado de Podemos dos nóminas del anterior gerente y una del propio Calvente en las que, ya en 2018, aparecía ese plus de "responsabilidad personal".

"¿Por qué lo cobraba usted y considera sin embargo que sea improcedente que lo estén cobrando la gerente y el secretario de Finanzas?", le preguntó el juez instructor del caso Juan José Escalonilla después de que Calvente cortara al letrado alegando que "está usted hablando de 2018 y yo le hablo de 2019".

Una declaración con contradicciones

El denunciante modificó en este punto su versión inicial: el complemento de responsabilidad personal dejaba, en su discurso, de ser un sobresueldo para pasar a ser un mero plus salarial: "Hay otros complementos, como el de coordinación ejecutiva, que no están regulados. El mío sí estaba regulado. Yo le hablo de los que no están regulados. El de coordinación ejecutiva no es compatible", aseguró.

Sin embargo, esa afirmación no acababa de casar con la que había hecho unos minutos antes, también a preguntas del juez, al que le había indicado que la gerente "supongo que tendría" competencias para ordenar la inclusión de los pluses en las nóminas de Frutos, la abogada y ella misma.

El denunciante no acabó de aclarar si alguien había autorizado la aplicación de esos complementos. De hecho, la impresión de sus palabras es que lo desconoce. Por una parte, refirió como la actual vicepresidenta del Congreso, Gloria Elizo, le había explicado que "eso no se había aprobado" para ningún empleado ni cargo en el Consejo de Coordinación, aunque a renglón seguido, pero por otra, y en referencia a todos los pagos que denuncia como presuntamente irregulares, indicó que "supongo que [ese órgano interno] debería controlarlo".

Otra cosa es que, como anotó, esas decisiones sobre salarios, y algunas más como la denegación de un aumento de sueldo a otra empleada de la asesoría jurídica con el argumento de que la formación se encontraba "en economía de guerra", hubieran provocado malestar en una parte de la plantilla porque, según explicó, "eso eran 600 euros más" cada mes para los agraciados. "Había unos agravios comparativos tremendos", señaló más tarde.

Más allá de la conformidad de cada trabajador con la política de sueldos de su empresa, existen varias diferencias entre un plus salarial y un sobresueldo en ‘b’ como los que puso sobre la mesa el extesorero del PP Luis Bárcenas: los primeros proceden de los recursos legales del partido y se les aplican los correspondientes porcentajes de cotización social y de retención tributaria, mientras que los segundos, al menos según la versión del denunciante, salían de una ‘caja b’ que se llenaba con comisiones y no cotizaban ni tributaban por ser dinero negro y/o sucio.

“Siempre he dicho que Podemos no es el responsable”

En su interrogatorio por el representante del ministerio público, Calvente señaló que, en cualquier caso y con la excepción de los de intendencia como la adquisición de material de oficina, en Podemos no se efectúan movimientos de dinero sin el visto bueno del tesorero. "La persona que autoriza pagos es Daniel de Frutos", señaló. "La gerente puede decidir, pero se lo tiene que pasar", ya que "todo tiene que estar autorizado por él", añadió.

Y, en este sentido, al ser preguntado por los movimientos de dinero de la Caja de Solidaridad, los complementos salariales y las donaciones de fondos, anotó que "ningún secretario ni ningún miembro del Consejo de Coordinación tenía una tarjeta o claves de acceso para poder hacer pagos directamente", sino que requieren de la autorización previa del tesorero.

Calvente, que llevaba un lustro trabajando para el partido, fue despedido de Podemos en diciembre bajo una acusación de acoso a otra abogada de la formación que un juzgado madrileño archivó hace unas semanas.

Sin embargo, a preguntas del letrado de los morados aseguró que "no tengo ningún rencor ni nada. Yo lo que me siento es decepcionado con muchas personas en el partido. Yo he dado mucho por este partido".  "Siempre he dicho que Podemos no es el responsable, sino personas de Podemos", anotó.

Más noticias de Política y Sociedad