Público
Público

Dialogo Social Escrivá vuelve a indignar a los sindicatos y peligra un acuerdo inminente sobre pensiones

El ministro volvió a sorprender anunciando unilateralmente que no se derogará este año el factor de sostenibilidad. Para los sindicatos este punto es esencial. El responsable de la Seguridad Social quiere mantener una fórmula que contenga el gasto de las jubilaciones.

José Luis Escrivá
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una sesión en el Congreso. Emilio Naranjo / EFE

Los sindicatos están más que hartos del ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, y van a poner pie en pared. La última ocurrencia unilateral del ministro para derogar ya el factor de sostenibilidad de las pensiones ha dinamitado el acuerdo de pensiones que, si bien no estaba cerrado, estaba cercano a que pudiera salir adelante.

Escrivá, por su cuenta y riesgo y sin consultar con nadie, según fuentes de la UGT, se le ocurrió decir hace unos días en RNE que no se derogará formalmente el factor de sostenibilidad en esta negociación del Pacto de Pensiones, cuando los sindicatos habían hecho de esta cuestión un tema clave que no se podía retrasar al próximo año.

El factor de sostenibilidad ha sido un punto de conflicto desde que el Pacto de Toledo se propusiera abordar una reforma integral de las pensiones en la XII Legislatura, a mediados de 2016. De hecho, fue uno de los elementos que retrasó la aprobación de las conclusiones de esta comisión parlamentaria, ya que el PP rechazaba de forma tajante su derogación; finalmente, su supresión no se incluyó como un punto específico del acuerdo alcanzado a finales de 2020.

Pese a ello, el Gobierno siempre había mostrado su disposición a derogarlo, y el propio Escrivá dio en alguna ocasión motivos técnicos que apuntaban en este sentido. Para el ministro de Inclusión y Seguridad Social, este mecanismo tiene "poco efecto" sobre el nivel de gasto en pensiones, "apenas medio punto del PIB a largo plazo". "Quisimos innovar con algo que no se habrían calibrado bien sus consecuencias", aseguró durante una de sus comparecencias en la Comisión del Pacto de Toledo.

Sin embargo, a la hora de enviar a Bruselas el informe con los denominados componentes (las reformas y planes a corto, medio y largo plazo que el Ejecutivo se comprometió a llevar a cabo a cambio de la recepción de los fondos europeos de reconstrucción) no ha quedado claro si se habría incluido de forma explícita la derogación de este mecanismo (que Escrivá quiere sustituir por otra fórmula de contención del gasto).

Los sindicatos, que conocían este hecho, lo pasaron por encima al entender que podía verse obligado a presentar este texto en Bruselas, pero que primaba el acuerdo alcanzado en el Pacto de Toledo y en las conversaciones mantenidas con el Ministerio. Sin embargo, las declaraciones del ministro han levantado todas las alarmas.

¿Cómo afecta el factor de sostenibilidad a las pensiones?

Desde Seguridad Social se habría apuntado a mantener este mecanismo de revalorización de las pensiones, pero mermando su capacidad de afectar a la cuantía final a través de la implementación de otros factores relacionados con la evolución del mercado laboral, el crecimiento demográfico o el peso de la inmigración; pero en Unidas Podemos quieren que se derogue, ya que lo consideran un "factor de empobrecimiento" de los pensionistas.

El factor de sostenibilidad, introducido unilateralmente por el Gobierno de Mariano Rajoy bajo el pretexto de contener el gasto en pensiones, afecta directamente al cálculo de la primera pensión de los nuevos jubilados y ajusta la cuantía a la esperanza de vida de ese momento. En líneas generales, esto supone reducir el importe de la pensión a medida que aumenta la esperanza de vida de los nuevos pensionistas que se incorporan al sistema. Su primera aplicación se debería haber producido por ley a principios de 2019, pero el Ejecutivo de Sánchez atrasó su entrada en vigor hasta el 2023.

Salvo este factor, los sindicatos admiten que había coincidencia en las líneas generales para renovar un nuevo Pacto de Pensiones, aunque todavía persistían diferencias, pero que aseguran que no habrá ningún acuerdo si Escrivá persiste en su postura.

Por ello, la inminencia del pacto que se anunció parece que se va a posponer al menos un tiempo. No se esperan nuevas reuniones hasta la próxima semana, y los sindicatos dicen abiertamente que el Ministerio de Escrivá "no es de fiar".

Más noticias