Público
Público

Cayetana Álvarez de Toledo Las diez polémicas por las que los barones del PP no quieren a Álvarez de Toledo como portavoz

Voces en el PP se muestran reacias a que Álvarez de Toledo adquiera el cargo: "Es difícil que se diga que va a ser portavoz y la gente diga: fenomenal. Pues no. Su campaña ha sido como es ella, estridente, no es lo que quieren los barones".

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 19

Cayetana Álvarez de Toledo conversando con el diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta. EFE

La designación de los portavoces preocupa en el PP, especialmente a los barones.
"La intención de Casado era nombrar al portavoz el pasado lunes y ha decidido posponerlo en el último momento, pero él tenía decidido nombrar a Cayetana [Álvarez de Toledo]" —explican fuentes de la dirección cercanas a Pablo Casado— que opinan que el líder del PP ha hecho bien aplazando el nombramiento. La diputada por Barcelona fue la única en conseguir representación para los 'populares' en la provincia catalana, y aunque se daba prácticamente por hecho antes de las elecciones generales, ahora no es la persona con más opciones.

Las fuentes consultadas destacan que Álvarez de Toledo no es el perfil adecuado tras el descalabro electoral del partido el pasado 28 de abril, ya que apuesta por una vía dura, alejada del diálogo, y éste es un aspecto decisivo para los portavoces parlamentarios, ya que han de negociar constantemente con el resto de formaciones. Además, es un trabajo que requiere cierta experiencia parlamentaria.

Aseguran que el líder del PP, reforzado por la posibilidad de gobernar en Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, "inesperadamente, se encuentra —en la comida después de la reunión de la Ejecutiva — que a los barones lo de Cayetana no les hace ninguna gracia, que fue muy critica con el PP, con Rajoy incluso con Feijóo. Escribió un articulo diciendo que votaría a Ciudadanos, estuvo bailando el agua durante muchísimo tiempo con lo de Libres e Iguales. Todo eso un partido no lo perdona tan fácilmente", señalan a Público.

"Es difícil que se diga que va a ser portavoz y la gente diga: fenomenal. Pues no. Su campaña ha sido como es ella, estridente, no es lo que quieren los barones para el PP", concluyen. ¿Cuáles han sido esos mensajes, exabruptos y polémicas por las que cierto sector del PP desconfía de Álvarez de Toledo? En Público recopilamos 10, pasados y recientes.

Su crítica a la dirección del PP cuando era diputada

En las elecciones autonómicas y municipales de 2015, hubo una importante deblacle del PP —que perdió el control de la Comunidad Valenciana, Extremadura, Castilla La-Mancha y la alcaldía de la capital, entre otros territorios, a pocos meses de las generales— Álvarez de Toledo, entonces diputada 'popular' en el Congreso, escribió un artículo en el diario ABC, en el que cargó contra la dirección 'popular', en la que se encontraba el actual presidente del partido, Pablo Casado, que ejercía como vicesecretario de comunicación.

“El Partido Popular no empezará a recuperarse hasta que su dirección no reconozca de forma explícita la verdad. El domingo pasado sufrimos una derrota devastadora. Porque ha supuesto una pérdida de poder sin precedentes a lo largo y ancho de España", explicaba. La diputada alegaba que "en el paisaje popular es hoy un campo arrasado en el que no quedan referentes activos a los que dirigirse en busca de consuelo o esperanza".

Además, achacaba la responsabilidad a "la dirección del partido y del Gobierno de la nación. Su política o, mejor dicho, su autismo político ha desembocado en una profunda desconexión del conjunto de la sociedad española, y especialmente de las clases medias urbanas y los jóvenes. El PP ha evitado el rescate de España. Pero ha despreciado la política".

Acusó a Rajoy de "inacción" ante el procés catalán

La diputada anunció, en un artículo publicado en el diario El Mundo en octubre del 2015, su rechazo a volver a presentarse en las listas del PP, en el que también arremetió duramente contra Mariano Rajoy porque, a su juicio, durante su mandato la democracia ni se "regeneró" ni se "defendió" y por la incapacidad del entonces presidente del Gobierno "para erigirse en el principal garante de la libertad, la igualdad y la ley" ante el "reto separatista catalán". Asimismo, consideró que el Gobierno "abdicó de su responsabilidad" en la consulta del 9-N.

Años más tarde, en enero de 2018, escribió en el mismo medio: "Ninguno reconoce públicamente la realidad: el PP es hoy en Catalunya una fuerza residual. Y ninguno plantea el verdadero desafío, que es existencial: su sustitución por Ciudadanos en toda España". La 'popular' también se hizo eco de la decisión del magistrado Pablo Llarena de retirar la orden de detención europea contra Carles Puigdemont después de que un juzgado alemán rechazara extraditarlo por rebelión: "El juez Llarena cometió un error garrafal al retirar la euroorden contra Puigdemont. Pero qué hizo el Gobierno para evitarlo. Y qué ha hecho para remediarlo (...) La inacción del Gobierno explica la supervivencia de Puigdemont".

Una vez anunciado que concurriría como número uno por Barcelona, Álvarez de Toledo concedió una entrevista a el diario El Independiente en la que aseguró: "Uno de los motivos de mis graves discrepancias con el gobierno del PP es que no había una actitud de suficiente firmeza respecto al desafío separatista. Se ha producido a lo largo de muchas décadas y con distinto grado y gravedad, pero tampoco creo que tengamos que pasarnos el día llorando sobre la leche derramada, sobre lo que se hizo mal".

El voto a Ciudadanos y su defensa de Albert Rivera

Hace ahora un año, en plenas quinielas para la designación del sustituto/a de Mariano Rajoy, Álvarez de Toledo reconocía haber votado a Ciudadanos, a pesar de ser militante del PP: "Así, con mi carnet en un cajón, he hecho lo que tantos otros españoles con inquietudes políticas similares. He sido a la vez simpatizante no militante de Ciudadanos. Incluso lo he votado. Y proseguía: "Ciudadanos —con todos sus regates retóricos y tácticos, y sus clamorosas limitaciones técnicas— es un partido liberal, europeísta, atlantista y enemigo del populismo y el nacionalismo. Tiene mucho en común con el mejor Partido Popular. Y por eso más que perpetuar su enfrentamiento, lo que deberían hacer Albert Rivera y el próximo líder del PP es sentar las bases para una fusión. Inmediata".

La madrileña, una vez en la candidatura de Casado, tuvo un tenso encontronazo con la periodista de La Sexta, Cristina Pardo, a raíz de su voto a Ciudadanos. Pardo le recordó que un artículo de los estatutos del PP califica de infracción grave la "acción u omisión voluntaria encaminada a perjudicar el interés general del partido". A lo que Álvarez de Toledo contestó: "¿Usted quiere plantearle a Pablo Casado que me expediente mañana? Está haciendo un argumento absurdo —aseguró después de que la periodista le dijera que, guiados por esa lógica, Casado no hubiera sido ni diputado ni candidato— me está acusando de poner en riesgo la candidatura de Pablo Casado". 

Por último, en la Sesión Constitutiva del Congreso, la diputada aplaudió el gesto de Rivera, que interrumpió el pleno en dos ocasiones, invocando una cuestión de orden, para que la recién elegida presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, tomase medidas por la manera en la que los diputados de Esquerra Republicana y Junts Per Catalunya prometían su cargo. Casado, también presente, no hizo amago alguno de tomar la palabra. Más tarde, en una entrevista en Onda Cero, Álvarez de Toledo aseguró que Rivera hizo bien en llamar al orden tras estos juramentos.

Sobre Feijóo: "Su política lingüística no difiere de la de cualquier nacionalista"

Sobre el presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo, enmarcado en el sector moderado del partido, escribió, a las puertas del Congreso Extraordinario del partido: "Es frío, inteligente, eficaz, dicen. Un ganador, aunque sea en Galicia. No es poco cuando hasta un twice-loser—en referencia a las dos derrotas de Rajoy frente a Zapatero— puede llegar a Moncloa. ¿Pero qué piensa Feijóo exactamente? ¿Cuáles son sus convicciones políticas? ¿Sus objetivos nacionales? A ver. Detalles que podrían interesar no sólo a los que miran por su cargo, sino también por una España con más igualdad y libertad. Feijóo ha dicho que la corrupción le repugna. Estupendo, pero eso es un imperativo ético, no un programa electoral".

Y prosigue: "Su política lingüística no difiere esencialmente de la de cualquier nacionalista. Lo resumió en 2016: 'Tenemos algo importante en común: la lengua gallega. Nadie puede ser ajeno a ella'. Recientemente, en una entrevista con Jordi Évole —qué necesidad— asumió que el Estado 'debería pedir perdón' por las cargas policiales del 1-O. Y ahora ha vuelto a circular un vídeo en el que proclama que 'Galicia tiene muchos elementos para considerarse una nación sin Estado'. Ah, y mantiene los impuestos de Patrimonio y Sucesiones. Todo esto con mayoría absoluta", en una clara crítica sobre las políticas del líder del PP en Galicia.

Por último, concluye: "Feijóo puede ser el nuevo líder del Partido Popular, pero tendría que hacer su propio proceso de reconstrucción, por utilizar la expresión de Aznar que tanto ha irritado a sus ex propios y para siempre ajenos. Porque el desafío nacionalista es el problema más grave y urgente de España. Y la tibieza en su combate el mayor lastre electoral del PP".

El consentimiento sexual: "¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí hasta el final?"

Álvarez de Toledo acudió al debate electoral de RTVE a seis y suya fue una de las frases más criticadas de la noche, cuando se mostró en contra de la reforma que propone el PSOE junto a Unidas Podemos del Código Penal para que solo sí sea sí en las relaciones sexuales, lo que generó críticas por parte de la mayoría de candidatos. "Si un silencio es un 'no'. "¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí hasta el final? Un poco extraño, ¿no?

Estas declaraciones produjeron un duro rifirrafe con la candidata de Unidas Podemos, Irene Montero, el candidato de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián y también con la del PSOE por Sevilla, María Jesús Montero, a consecuencia del "consentimiento positivo" de las mujeres a la hora de mantener relaciones sexuales, tipificado en el Código Penal, y sobre el feminismo, especialmente tras casos tan polémicos como el de La Manada.

Sus palabras no fueron acogidas de igual modo en todo el partido. Mientras en Génova destacaban que ella fue la clara ganadora del debate por "la fuerza y valentía" de sus intervenciones, otras voces subrayaron que se había excedido en el tono y el discurso, especialmente en lo referente al consentimiento.

La "política senil" de Carmena que "defendía negociar con ETA"

"Carmena es imposición e impostura. Esta entrañable abuelita defendía negociar con ETA mientras mataba o que hay que dar a Junqueras y los suyos algo a cambio para que nos dejen a los españoles en paz", dijo hace apenas dos semanas Álvarez de Toledo sobre Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid, en plena campaña para las autonómicas, municipales y europeas en un desayuno informativo del candidato 'popular' al consistorio de la capital, José Luis Martínez-Almeida.

Describió la forma de hacer política de la todavía alcaldesa como "ñoña, pueril y senil" y subrayó que detrás de la "abuelita entrañable que apela a lo sentimental" se esconde una "inmensa postura". A la cita acudió Pablo Casado, la ex alcaldesa de Madrid Ana Botella y la ex presidenta del PP vasco María San Gil.

Tras la muerte de Rubalcaba: "Él no derrotó a ETA"

En el citado desayuno, y pocos días después de la muerte del exvicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que éste "no derrotó a ETA" y criticó la construcción de una "ficción colectiva" sobre su trayectoria política. Afirmó también que decir esas palabras "pueden parecer tabú", pero que "la verdad es importante".

Álvarez de Toledo destacó que el PSOE, el partido en el que hizo carrera Rubalcaba, "es muy hábil a la hora de construir marcos mentales" y los demás partidos son "menos hábiles a la hora de desmontarlos". "¿Tiene sentido y sustancia este gran derroche sentimental y esta construcción de una historia y de un relato sobre lo que hizo?", reivindicó la entonces diputada.

"La huelga feminista me parece un disparate"

En una entrevista con eldiario.es una semana después del 8 de marzo de 2018, cuando tuvo lugar la histórica huelga feminista en la que miles de mujeres recorrieron las calles de sus respectivas ciudades, calificó tal manifestación de "disparate": "Me parece un disparate. De hecho, me he leído el texto y me parece delirante. Yo no quiero que hablen en mi nombre: yo no quiero que un hombre hable en mi nombre y no quiero que una mujer hable en mi nombre. Yo no soy parte de un colectivo homogéneo, no nacemos víctimas las mujeres. No todos los hombres son agresores y violadores en potencia".

Y prosiguió: "Hay un detalle de la huelga especialmente curioso. Que es el que dice que se hacía una huelga de cuidados, que hay que dejar de cuidar ese día a nuestros viejecitos, a nuestros dependientes, a nuestros niños. Es que, es un disparate, es una…", concluyó la política, mostrando visiblemente en contra de una de las manifestaciones que más multitudinarias de los últimos años.

"El procés es un reto más grave que el 23F"

Una de las razones esgrimidas por Cayetana Álvarez de Toledo para volver a la primera línea de la mano de Pablo Casado es porque considera que España se encuentra en un momento "gravísimo" en el que está "en riesgo el sistema constitucional" por el procés independentista, que considera un reto "mayor" que el intento de golpe de Estado del 23 de febrero 1981.

"Lo que está en juego es el estado constitucional español, ETA mataba para atacar al Estado constitucional, ahora hay un proceso separatista que sigue en marcha, que se frenó el 1 de octubre con una actitud firme", argumentaba en marzo de este año en una entrevista en TVE. Para la 'popular', la reivindicación de los partidos independentistas y el referéndum del 1-O "es lo más grave desde 1978. Más grave que Tejero y Millans con los tanques".

"Vox no es de derechas, se parece a la izquierda"

Fue Alvarez de Toledo quien arracó el último mitin de la campaña de las generales. La entonces candidata situó al PP entre la "inmadurez" de Ciudadanos y la "utopía" de la ultraderecha. "Ciudadanos experimenta los trastornos de la adolescencia. Hoy quiere ser Rosalía y al día siguiente, la virgen María. Debemos mirarlo con resignación y buen humor. Cuando lleguen a la vida adulta, les dedicaremos algo más de tiempo". 

De los de Santiago Abascal apuntó que "se parecen a la izquierda": "Vox dice que es de derechas, virilmente de derechas, la derecha pata negra. Voy a decirles de qué pata cojean: de las dos. Porque, en realidad, Vox no es un partido de derechas. Se parece más a la izquierda. La izquierda tiene una demostrada capacidad para no poder gestionar la realidad. Vox también tiene una marcada afición a la utopía, siempre distopía porque actúa contra la realidad", aseguró, cargando contra algunas de sus medidas, como expulsar a todos los migrantes irregulares o suspender el Estado de las autonomías.

Más noticias en Política y Sociedad