Público
Público

Dirigentes del PSOE no quieren un Gobierno de coalición, pero asumirán lo que decida Sánchez

Aunque nadie se lo dijo en voz alta en la última reunión de la Ejecutiva, en los corrillos hubo una amplia mayoría de miembros que consideran un error la entrada de Podemos. Calvo y Ábalos que no ven factible un Gobierno “a la valenciana” 

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

Vista general de la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, presidida el secretario general Pedro Sánchez, en Ferraz. EFE/Emilio Naranjo

Tras la reunión de este lunes entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en La Moncloa, el candidato a la Presidencia del Gobierno sabe que tendrá la última decisión y manos libres para incluir a dirigentes de Podemos en el futuro Ejecutivo como le exige Unidas Podemos, pero el propio líder socialista es consciente de que la mayoría de los dirigentes del partido no quieren un Gobierno de coalición, ni que haya miembros de esta formación sentados en el Consejo de MInistros.

Así lo han manifestado ya en público varios barones, entre ellos, el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, quien se mostró partido de un Gobierno en solitario; o el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, quien llegó a insinuar que Sánchez suelte “lastre” con Pablo Iglesias.

Pero, aunque nadie lo dijo en voz alta en la última reunión de la Ejecutiva Federal, la opinión de la mayoría de los dirigentes socialistas es similar a la de los dos presidentes autonómicos, y consideran una equivocación la entrada de la formación morada en el Gobierno, y así se comentó en los corrillos de la reunión, según diversas fuentes consultadas.

De hecho, un veterano dirigente comentó a Púbico que hay que decirle ya las cosas muy clara a Iglesias desde el principio y "pinchar el globo" cuanto antes del Gobierno de coalición, "y que luego adopte la decisión que tenga que adoptar", dijo.

Con menos contundencia, pero en la misma línea, también se han manifestado recientemente dos pesos pesados del Gobierno y del partido como son Carmen Calvo y José Luis Ábalos, rechazando abiertamente la vía del Gobierno valenciano por la que apuesta Podemos.

La vicepresidenta dijo tajantemente: “La fórmula de Valencia sólo se da en Valencia”, recordó que ahí si suman una mayoría para gobernar, lo que no ocurre con el Gobierno de España. Y, en parecidos términos, se expresó Ábalos, recordando que no están en la misma situación.

Además del argumento de que con Podemos no se suma, algunos dirigentes apuntan que también “restan” en función de futuros acuerdos parlamentarios con otras formaciones políticas, que no ven con buenos ojos la entrada de esta formación en el Ejecutivo.

También explican que sigue sin haber un clima de confianza suficiente con Iglesias y se temen discrepancias en la acción del Gobierno que sitúen al Ejecutivo en un clima de permanente inestabilidad.

La opción que se ve más factible para llegar al acuerdo es la incorporación de algún independiente cercano a Podemos en el Gobierno y también incluir a algunos dirigentes en la estructura del Ejecutivo en altos cargos de responsabilidad, es decir, lo que puede ser básicamente eso que se ha dado en llamar un “Gobierno de colaboración” y que, así entendido, rechaza Podemos.

Lo cierto es que la valoración del PSOE de que tras la segunda reunión entre Sánchez e Iglesias las posiciones "están muy alejadas", el pesimismo empieza a cuajar entre algunos dirigentes del PSOE que teme que se complique la investidura y que Iglesias repita la actuación de 2015 bloqueando la investidura si no se sale con la suya.

No obstante, otras fuentes apuntan que en la rotundidad del PSOE tras la reunion del lunes puede haber mucho de "postureo" para intentar que ceda Iglesias, pero que el acuerdo finalmente se terminará alcanzando de una forma o de otra. En lo que hay unanimidad, es que la decisión depende exclusivamente de Sánchez y que se asumirá disciplinadamente por el partido, sea cual sea.

Más noticias en Política y Sociedad