Público
Público

La Ejecutiva del PSOE decide no apoyar la investidura de Rajoy ni con su abstención

Hernando insta al líder del PP a tomar la iniciativa en esta ocasión y a buscar apoyos entre sus afines ideológicos, "donde no está el PSOE".

Imagen de la reunión de la Ejeutiva Federal del PSOE, presidida por Pedro Sánchez, para analizar los resultados de las elecciones del 26-J. REUTERS/Andrea Comas

MANUEL SÁNCHEZ

MADRID.— El propio secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, fue quien lo propuso en la reunión a puerta cerrada de la Ejecutiva Federal del PSOE: los socialistas no van a apoyar la investidura de Mariano Rajoy ni con su voto, ni con su abstención.

La postura del partido, pese a lo dicho horas antes por Guillermo Fernández Vara, más proclive a facilitar un Ejecutivo de Rajoy, fue ratificada por la mayoría de los miembros de la dirección federal, y así se trasladará oficialmente al Comité Federal de próximo 9 de julio, que es el órgano que tiene que decidir sobre los pactos y decisiones postelectorales.

El portavoz socialista, Antonio Hernando, así lo trasladó en conferencia de prensa, en la que instó a Mariano Rajoy a tomar la iniciativa y a aclarar varios puntos: si se va a presentar, si mantiene que si no llega a 176 diputados hará lo mismo que en diciembre y qué apoyos tiene.

El dirigente socialista animó a Rajoy a buscar esos apoyos en los grupos de su ámbito ideológico, incluso mencionó a los partidos nacionalistas, pero dejó claro que en este ámbito no va a estar el PSOE.

Hernando se negó a hacer cábalas de terceras elecciones o de culpabilidades. Indicó que se niega a que la presión vuelva a estar en el PSOE cuando es a Rajoy a quien le corresponde tomar la iniciativa y moverse, "pero, para que le quede aún más claro, no va a haber una gran coalición".

El portavoz del PSOE en el Congreso indicó que el PSOE se irá a la oposición y, sin cerrar la puerta a si Pedro Sánchez lo puede volver a intentar con Podemos y Ciudadanos en caso de que Rajoy fracase, admitió que ahora las fuerzas del cambio son más débiles y es mucho más difícil.

Hernando indicó también que en la reunión de la Ejecutiva Federal ha habido autocrítica por los resultados. Indicó que el PSOE, pese a ser la primera fuerza de izquierda, no está satisfecho con la jornada electoral del domingo. Señaló que el PSOE tiene que modernizarse y reconstruirse, e intentar conectar mejor con los ciudadanos. "Nuestro adversario es el PP, y es claro que no hemos conseguido ganar al PP".

De ello, culpó en gran medida al líder de Podemos, Pablo Iglesias, "porque su actitud ha debilitado a la izquierda"y le reprochó que haya sido él quien le ha dado otra oportunidad a Mariano Rajoy, por no haber apoyado a un presidente socialista hace tres meses.

También dio un aviso a las encuestas demoscópicas: "Se lo tienen que hacer mirar", dijo, "porque es evidente que crean unos climas y unas burbujas que tienen mucha influencia" Así, recordó las llamadas israelitas del mismo domingo y las encuestas de las 20.00 horas, cuando se cerraron las urnas, con errores clamorosos en intención de voto y en reparto de diputados. Ferraz piensa que las encuestas han marcado la campaña y les han perjudicado mucho.

Más noticias de Política y Sociedad