Público
Público
la base de datos

El ejército audiovisual de la derecha

Sara Serrano en La Base
Sara Serrano en La Base.

Hoy quería hablar sobre el poder que tiene la derecha en la televisión de nuestro país.

En primer lugar, la derecha tiene el control económico de los principales medios de comunicación. Esto se refleja en su estructura de propiedad.

Como ya hemos contado en La Base en otras ocasiones, el duopolio mediático [formado por Atresmedia y Mediaset] integra el 80% de las audiencias televisivas y está controlado en último término por cuatro consejos de administración. La mayor parte de las acciones están en manos de emporios familiares, en el caso de Mediaset, Berlusconi es el principal accionista de la sociedad, y en el caso de Atresmedia lo es el grupo Planeta, perteneciente a la familia Lara, una de las mayores fortunas de España.

Además, en la sala de mando de estos grupos mediáticos se sientan directivos de fondos de inversión, de aseguradoras, de la banca o de constructoras. 

En segundo lugar, la derecha tiene el control político de los principales medios de comunicación. Esto se refleja en la promiscuidad que hay entre la política institucional y el poder mediático: lo que conocemos como puertas giratorias. Las puertas giratorias operan para que un montón de excargos políticos acaben sentados en consejos de administración de medios de comunicación.

El ejemplo más claro es el de la exministra socialista Cristina Garmendia en el Consejo de Administración de Mediaset, o el del expresidente Felipe González en el Comité Editorial del grupo PRISA. Pero hay muchos más. Como el del exministro franquista y dirigente de Alianza Popular, Rodolfo Martín Villa, que acabó dirigiendo Sogecable y PRISA TV; o el de Francisco Marhuenda, que pasó de ser diputado del PP a dirigir La Razón. 

El ejército audiovisual de la derecha es bastante nutrido, porque como hemos visto, tienen medios económicos suficientes para mantener tanto a soldados en activo como a reservistas dispuestos a tomar el relevo en caso de bajas. 

No hay que olvidar que La Sexta pertenece a Atresmedia, propiedad del Grupo Planeta. Esto significa que los que pagan a Vicente Vallés son los mismos que pagan al general de la Sexta División aerotransportada Antonio García Ferreras. Que a la derecha le interesa tener un canal de izquierdas, ya lo decía Ferreras en los audios filtrados: "cuando nosotros queremos dar una hostia a Podemos, ellos sufren de cojones". 

Más noticias