Público
Público

Elecciones en Madrid El PSOE afronta en el 4M el último intento de Gabilondo por gobernar y el enésimo envite de Sánchez

Los socialistas arrancan la campaña conscientes de que será muy difícil desbancar a Ayuso del Gobierno. Salvo una gran movilización, lo que será el gran objetivo a conseguir en estos quince días. Desde Moncloa se ha coordinado la campaña, la candidatura y los mensajes, en un nuevo reto que ha vuelto a asumir personalmente el líder socialista.

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad, Ángel Gabilondo, presenta su programa electoral. EFE/ PSOE
El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad, Ángel Gabilondo. PSOE / EFE

"A la tercera va la vencida". La frase se repite como un mantra en las filas socialistas. Y es que es la tercera vez que el PSOE designa a Ángel Gabilondo como candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid y, en las dos anteriores, se quedó a las puertas de poder gobernar.

Esta será la tercera ocasión y seguramente la última en que será candidato de no lograr ser presidente, pero el PSOE, en contra de muchos pronósticos acelerados, ha vuelto a apostar por el rector y catedrático de Filosofía metafísica para volver a gobernar la Comunidad de Madrid, lo que no ocurre desde hace más de hace 26 años.

Pero, a la vez, en estas elecciones autonómicas, Sánchez ha decidido embarcarse en su enésimo envite político. Se ha coordinado la campaña desde su equipo de La Moncloa, tanto la campaña y la candidatura como los mensajes, dejando al antaño rebelde PSM en mera comparsa de las decisiones tomadas en el entorno del jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo. Últimamente se niega tal tutela, tal vez, en previsión de que las cosas no salgan bien y se acabe el mito del win-win.

Lo que no se niega es que Sánchez se va a implicar. Si Iglesias ha tenido la osadía de dejar la Vicepresidencia Segunda del Gobierno para ir de candidato, Sánchez ha decidido aceptar el reto de Ayuso ("señor Sánchez, el 4 de mayo nos vemos en las urnas", dijo la todavía presidenta madrileña) y se ha volcado ya en la precampaña y lo hará durante los próximos quince días.

"Movilizar, movilizar y movilizar"

A Sánchez, nadie se lo puede negar, siempre le han gustado los retos difíciles. Y baste recordar que nadie apostaba por él cuando ganó las primeras primarias en el PSOE, ni cuando ganó las segundas, ni cuando presentó la moción de censura o decidió ir a segundas elecciones generales. Aunque tampoco hay que olvidar que perdió dos investiduras o que fue destituido como secretario general del PSOE.

En el Gobierno, porque el PSOE está afincado en el Gobierno desde 2018, se ve el reto complicado, pero se ha puesto toda la artillería pesada que tenían. Ha sacado del organigrama del Gobierno a mujeres con peso específico como Hanna Jalloul, Pilar Llop o Irene Lozano. Y, como última jugada, se ha lanzado el nombre de Reyes Maroto como futura vicepresidenta del Gobierno de Gabilondo.

Además, se ha puesto a todo el aparato de Ferraz a disposición de Gabilondo, que lleva más de tres actos diarios desde el mismo momento que se dio el pistoletazo de salida de las elecciones.

El objetivo es movilizar el voto de la izquierda y se considera que puede hacerse dada la repercusión que están teniendo estas elecciones más allá del ámbito madrileño y con claras lecturas a nivel nacional. "Movilizar, movilizar y movilizar es el objetivo", dicen desde el PSOE madrileño. Y a ello se va a dedicar el partido en estos quince días, sin regatear esfuerzos.

No obstante, fuentes consultadas del PSOE ven difícil el reto. Se admite que Ayuso está muy fuerte y que volverá a ser difícil sumar una mayoría de izquierda. Pero se cree que hay más que ganar que perder. Si Ayuso vuelve a sumar tendrá la rémora de hacerlo con Vox de una manera u otra, lo que el PSOE podrá rentabilizar como mensaje político. Y si Ayuso no logra tener mayoría parlamentaria para hacer Gobierno, los analistas del PSOE resumen ese escenario en una frase: "Se acabó la oposición".

Más noticias de Política y Sociedad