Público
Público

ERC, CUP y comuns esbozan ideas para responder a la sentencia del procés

Toda la oposición catalana aprovecha su réplica en el debate de política general del Parlament para criticar al Govern presidido por Quim Torra. La sesión se ha tensado especialmente con la intervención de Lorena Roldán, de Cs, quién ha utilizado una imagen de un atentado de ETA para vincular el independentismo con la violencia. 

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, recibe los aplausos de los diputados de JxCat y ERC tras su discurso en el debate de Política General en el pleno del Parlament, el segundo de la presente legislatura. EFE/Toni Albir

La crítica al Govern presidido por Quim Torra es de las pocas cosas que une a toda la oposición en el Parlament. Eso sí, las razones para censurar al ejecutivo catalán varían enormemente entre las que puede tener Ciudadanos de las que tiene la CUP.

La respuesta al discurso de Torra, que este miércoles ha abierto el debate catalán de política general, ha sido especialmente dura -y tensa- en el caso de Cs, que ha dado nuevos pasos en su estrategia de criminalización del independentismo. En cambio, los grupos soberanistas han coincidido en expresar la voluntad de lograr una respuesta amplia a la inminente sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio al procés, asumiendo en todos los casos que habrá condenas importantes.

La portavoz de Cs en el Parlament, Lorena Roldán, ha protagonizado la intervención más polémica de la sesión, al mostrar una foto del atentado que ETA cometió en 1991 contra el cuartel de la Guardia Civil en Vic (Barcelona), causando nueve muertes. Roldán ha usado la imagen para vincular el independentismo a la violencia, calificando a los CDR -los Comités en Defensa de la República (CDR)- de “comandos violentos”, aprovechando la detención de nueve personas el lunes, a las que la Fiscalía de la Audiencia Nacional acusa de terrorismo.

"Murieron nueve personas. Porque no olvidamos, porque en este país ya hemos visto derramada demasiada sangre. Ya se han perpetrado demasiados asesinatos, así que le enseño esta imagen para que la vea si no lo ha visto, y para que la recuerde si la ha olvidado la próxima vez que inste ‘a apretar’ a los CDR", ha dicho Roldán. A parte de pedir a Torra que “condene la violencia”, pese a que en todo momento éste había defendido que la pacífica es única vía válida para que el independentismo consiga sus fines, la dirigente del partido de derechas ha pedido la dimisión del president. En su turno de réplica, Roldán ha mentido al señalar que las personas detenidas el lunes “son violentas, porque se les acusa de tenencia de explosivos”, obviando que este mismo miércoles la Fiscalía ha hecho caer esta acusación.

Con un tono mucho más tranquilo, el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha optado por animar a Ciudadanos a presentar una moción de censura conjunta contra Torra, a la que ha instado también al PSC a sumarse, pese a que la aritmética no les daría para lograr un cambio de gobierno.

También ha sido muy crítico con la acción del Govern el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que ha hablado directamente de ejecutivo “fracasado” y “fallido”. Más allá de pedir más inversión en políticas sociales, el también presidente del grupo parlamentario de los socialistas catalanes ha hablado de la futura sentencia del Supremo, para reconocer que probablemente “será controvertida”, con condenas a prisión, pero que en cualquier caso “en democracia las sentencias pueden ser objeto de crítica, pero no de desobediencia”. Para advertir que “si vuelven a hacer lo que hicieron, volveremos a una situación que todos dijimos que no era la deseada”.

Finalmente, ha pedido al Govern que “haga de gobierno de una comunidad autónoma, mientras no sea otra cosa”, pero ha abierto la mano a Torra a apoyarle “si decide gobernar para todos los catalanes”.

ERC quiere “forzar” al Estado a negociar

La respuesta a la sentencia del Supremo ha aparecido en el grueso de las intervenciones de este miércoles. Torra no ha concretado nada cuál es su propuesta, más allá de la etérea apelación a “volver a ejercer el derecho a la autodeterminación”, mientras que el presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, ha manifestado que la respuesta abrirá una “nueva fase”, que tiene que servir para “forzar” al Estado a negociar. “Tenemos que tomar la iniciativa, prepararnos para el próximo embate, que tiene que ser democrático y decisivo. (…) Tenemos que empujar al Estado, contra su voluntad, a una salida pacífica que pasará inevitablemente por el ejercicio de la autodeterminación”, ha añadido.

El diputado de la CUP Carles Riera ha criticado la “parálisis” del gobierno tanto en el campo “social” como en el “nacional”, y ha resaltado que “no se dan las condiciones” para el “diálogo y la negociación” con el gobierno español para encontrar una salida al conflicto política. La propuesta de la formación anticapitalista pasa por alcanzar “un gran acuerdo política para la autodeterminación, la amnistía y los derechos civiles y políticos”, que reúna tanto a partidos como a los agentes sociales, culturales y económicos y que permita lograr una resolución “con o sin acuerdo con el gobierno español”.

Finalmente, la líder parlamentaria de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach, ha proclamado que el gobierno de Torra “tiene los días contados” y ha anunciado que su grupo hará una propuesta propia para responder a la sentencia del Supremo de manera “eficaz”. Con la idea de lograr un apoyo amplio, se ha dirigido a los socialistas, a los que ha emplazado a mirársela “con cariño” porque “mientras los dirigentes independentistas estén en prisión, no podremos tener diálogo y confrontación de proyectos en clave democrática”.

Más noticias de Política y Sociedad