Público
Público

España consigue que la OTAN consagre la migración como amenaza

Moncloa destaca que el concepto estratégico aprobado hoy en Madrid recoge todas sus peticiones. El documento oficial de la cumbre de la alianza atlántica introduce también un matiz sobre la integridad territorial que satisface al Gobierno de Pedro Sánchez en relación a Ceuta y Melilla, sin mención expresa. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) junto con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (i) esperan al resto de mandatarios para la foto oficial durante la primera jornada de la cumbre de la OTAN que se celebra este miércoles en el rec
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) junto con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (i) esperan al resto de mandatarios para la foto oficial durante la primera jornada de la cumbre de la OTAN que se celebra este miércoles en el recinto de Ifema, en Madrid. Juanjo Martín / EFE

La satisfacción en Moncloa con la cumbre de la OTAN es total. Un "orgullo", según trasladan este miércoles en el recinto ferial de IFEMA, las fuentes del Gobierno de Pedro Sánchez consultadas por este medio. No solo la organización está siendo "sobresaliente", afirman, sino que el concepto estratégico aprobado por la alianza atlántica recoge las principales peticiones y objetivos que se había marcado el Ejecutivo. En este sentido, España ha logrado que la OTAN consagre sobre el papel la inmigración irregular como amenaza y se refuerce el "flanco sur". 

Este asunto era de una de las principales metas que el Gobierno tenía en mente. El documento de 16 páginas conocido hoy como "concepto de Madrid", y que sustituye al establecido en 2010 en Lisboa, incluye un párrafo específico sobre el Sur. La petición y el trabajo de meses ha dado sus frutos, según el Ejecutivo. Dicho texto destaca que "el conflicto, la fragilidad y la inestabilidad en África y Oriente Medio afectan directamente la seguridad y la seguridad de nuestros socios".

Se menciona además, por primera vez en un documento así, al Sahel como parte de la vecindad sur de la OTAN. Esta región enfrenta "problemas interconectados, desafíos de seguridad, demográficos, económicos y políticos", como señala el texto. "Se refuerza notablemente la presencia del sur", destacan en Moncloa. 

"España ha insistido en que se incluya una referencia a la instrumentalización de la inmigración y la manipulación de los flujos energéticos", recuerdan fuentes gubernamentales. Y así está reflejado también en el texto, junto a otras "amenazas híbridas" relacionadas con la "ciberseguridad, la desinformación o la coerción económica". Respecto al chantaje energético, Moncloa recuerda que este asunto no solo puede estar referido a países del Magreb como Argelia sino también a Rusia. 

Integridad territorial y Ceuta y Melilla

Otro asunto que satisface al Ejecutivo de Sánchez tiene que ver con la protección, bajo el paraguas de la OTAN, de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Durante los últimos días ha habido cierto debate sobre si con las actuales referencias estaba clara la protección de ambos territorios. El concepto estratégico incluye un matiz importante que según Moncloa despeja las posibles dudas. 

En uno de los párrafos, el texto señala que la OTAN tiene el propósito de "defender cada centímetro del territorio aliado, preservar la soberanía y la integridad territorial de todos los aliados". El matiz, ya que antes se hablaba de "integridad territorial aliada", es importante para Moncloa. Porque así se deja claro que los aliados definen su integridad dentro de sus ordenamientos constitucionales. La enmienda ha sido introducida por España para que quede "más preciso". 

Durante la reunión, según Moncloa, no ha sido necesario que se hablara explícitamente de Ceuta y Melilla. El Gobierno aclara, no obstante, que no ponía en duda en ningún momento la protección OTAN de las dos ciudades autónomas pero que se ha planteado así "desde un punto de vista jurídico". "Este matiz era relevante porque lo otro quedaba difuso", apuntan las fuentes consultadas.

En definitiva, la valoración global de Moncloa es que "debemos estar no solo muy satisfechos sino orgullosos". "La cita se va a recordar como la cumbre más importante de la historia y todos los líderes son conscientes de esta trascendencia", destacan en el Gobierno. Del mismo modo consideran que ha habido "unanimidad" en el reconocimiento del papel de España en la organización del evento. "Estamos recibiendo felicitaciones por todos lados. Es importante para la marca del país", afirman en Moncloa. 

Más noticias