Público
Público

El Gobierno abre la cumbre de la OTAN con el propósito de incluir a Ceuta y Melilla en la agenda

Madrid acoge este evento internacional los días 29 y 30 de junio cuyo presupuesto asciende a 50 millones de euros. El presidente Pedro Sánchez aprovechará para reunirse con Joe Biden y otros líderes internacionales en Moncloa durante este martes. 

Dos operarios ultiman los preparativos alrededor de las instalaciones del recinto ferial IFEMA de Madrid este lunes con motivo de la cumbre de la OTAN que se celebrará en la capital.
Dos operarios ultiman los preparativos alrededor de las instalaciones del recinto ferial IFEMA de Madrid este lunes con motivo de la cumbre de la OTAN que se celebrará en la capital. Mariscal / EFE

Ya está todo preparado en Madrid para la "histórica" cumbre de la OTAN que se celebra en la capital española los días 29 y 30 de junio. El Gobierno de Pedro Sánchez le ha otorgado a esta cita la máxima importancia para el "prestigio" de nuestro país. Así lo han ido mostrando los diferentes integrantes del Ejecutivo en los últimos días. A nivel político, todas las miradas estarán especialmente puestas en el "flanco sur". O lo que es lo mismo, en Ceuta y Melilla y en la consolidación de la inmigración como una amenaza para la seguridad. 

El asunto migratorio cobrará especial relevancia pocos días después de la tragedia vivida en la valla de Melilla el pasado viernes. Moncloa ha evitado mencionar la posibilidad de abrir una investigación para esclarecer las responsabilidades en las muertes de decenas de personas migrantes. Al tiempo, ha agradecido y felicitado el papel de Marruecos y sus fuerzas de seguridad. A la cumbre se llega también con las diferencias palpables entre los dos socios de coalición, PSOE y Unidas Podemos, respecto al propio evento, la actuación en Melilla o la inversión militar comprometida dentro de la propia OTAN. 

La inclusión o no de las ciudades autónomas bajo el paraguas de la protección de la alianza atlántica ha sido objeto de debate en las últimas horas. Por un lado, según una información de El Paísel documento del nuevo concepto estratégico sí incluirá por primera vez una referencia a este asunto. No obstante, la vicesecretaria general adjunta de Diplomacia Pública OTAN, Carmen Romero, aseguró este lunes que la Alianza Atlántica ya protege a todos sus miembros y que Ceuta y Melilla forman parte de España. Así, destacó que invocar la cláusula de seguridad colectiva del Tratado de Washington para que los países den respuesta ante una amenaza es una decisión política.

"En el caso en el que un país pide la invocación de esa cláusula de seguridad colectiva, va a ser una decisión política", explicó en una entrevista en Cadena Cope, recogida por Europa Press, al ser preguntada acerca de si el nuevo concepto de seguridad estratégico podría dejar más claro que Ceuta y Melilla están protegidas por la OTAN. Unas palabras muy similares usó también este lunes el secretario general de la organización atlántica, Jens Stoltenberg. El Gobierno prefiere de momento "no avanzar cuestiones concretas", según las fuentes consultadas.

El PSOE, en cambio, sí ha dado por hecho la novedad sobre las ciudades autónomas. "La cumbre de Madrid otorgará a España el papel internacional que merece y gracias a la cual se incluirá por primera vez a Ceuta y Melilla bajo el paraguas de protección de la Alianza Atlántica, por tanto una cumbre muy importante para nuestro país", dijo el portavoz de la dirección socialista, Felipe Sicilia, en una rueda de prensa celebrada en Ferraz. 

"Va a ser una cumbre importante porque se definirá la acción de la alianza y sin duda uno de los grandes desafíos globales tiene que vero con los flujos migratorios", destacó este lunes la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. Y es que desde Moncloa consideran una "excelente noticia" la inclusión en el orden oficial de la cumbre la inclusión de una sesión específica sobre el "desafío y las amenazas procedentes desde el sur". Esta sesión se celebrará el día 30 a partir de las 10 horas en el Recinto Ferial de IFEMA, lugar donde se centralizará toda la cumbre. 

Moncloa ha insistido mucho en incluir las amenazas del sur dentro del programa de la cumbre

Además, la cena de ministros de Exteriores en el marco de la cumbre también estará dedicada a este asunto. El hecho de que el llamado "flanco sur" cobre especial protagonismo tiene que ver, según fuentes del Gobierno, en que la cumbre tenga lugar precisamente en Madrid. Algo que no hubiera sucedido, subrayan en Moncloa, si el evento se hubiera celebrado en otro sitio. "Hemos insistido mucho", afirman en el Ejecutivo de Sánchez.  

A la mencionada cena de ministros asistirán también representantes de los aliados "clave" de Mauritania y Jordania y se celebrará el día 29 por la noche. "El concepto estratégico no va dirigido contra nadie ni hacia nadie. Forjará amenazas que prevemos que existan durante la próxima década", dijo la pasada semana el ministro de Exteriores José Manuel Albares. La ministra de Defensa, Margarita Robles, destacó entre las amenazas europeas procedentes del flanco sur "el uso político de la inmigración irregular" o el "chantaje energético para hacer plegar decisiones soberanas de estados". 

50 millones de euros y 54.000 metros cuadrados

La magnitud del evento internacional está reflejado en varias cifras. La primera, presupuestaria. El Gobierno invertirá cerca de 50 millones de euros en la organización de la cumbre. Un desembolso que en Moncloa reconocen como "muy importante" pero que dará un "rédito" aún mayor para España.

IFEMA dispone de 54.000 metros cuadrados, una superficie parecida a cinco campos y medio de fútbol para la organización de la cumbre. La sala principal cuenta con 1.700 metros cuadrados y un aforo para 220 personas. La atención mediática será también muy relevante, con 14.000 metros cuadrados destinados a los profesionales de la información. Más de 1.300 periodistas estarán presentes en IFEMA. 

La agenda oficial no empieza hasta el miércoles 29. A las 10.25 será la bienvenida y poco después la foto de familia. La primera sesión estará dedicada a la situación en Ucrania y contará con la presencia, mediante videoconferencia, del presidente Volodímir Zelenski. Por la tarde se abordarán otros retos globales, con especial atención a la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN. La primera jornada terminará con una cena euroatlántica en el Museo del Prado. Una cita que tiene "relevancia política de primera categoría" para el presidente Sánchez, según transmiten en Moncloa. 

Pero antes, el líder del Ejecutivo aprovechará las circunstancias para reunirse este martes con el presidente de EEUU, Joe Biden, y los líderes de Australia, Nueva Zelanda e Islandia en Moncloa. Los encuentros tienen carácter de visita oficial. Biden y Sánchez comparecerán ante los medios a primera hora de la tarde. Otra cita importante tendrá lugar por la noche en el Palacio Real. El rey Felipe VI ofrece una cena de gala para las 44 delegaciones internacionales invitadas. 

El evento también cuenta con un extenso programa de actividades para las parejas de los líderes internacionales asistentes. En el programa se incluye una visita a La Granja de San Ildefonso (Segovia), al Museo Reina Sofía o al Teatro Real. Madrid está blindado por motivos de seguridad y habrá muchas restricciones a la movilidad. Por este motivo, el Gobierno ha recomendado al sector público y al privado que se teletrabaje en la medida de lo posible. Del mismo modo, han pedido disculpas de antemano por los posibles problemas ocasionados. 

Más noticias