Público
Público

EUSKADI Familiares de Brouard y Muguruza denuncian el "doble rasero" del Estado en el aniversario de sus asesinatos

Se cumplen 35 y 30 años de los atentados contra ambos políticos abertzales. “Lo que nos interesa saber es de dónde vino la orden y quiénes dieron el visto bueno”, sostiene Ane Muguruza, hija del diputado de HB acribillado a balazos en Madrid.

Publicidad
Media: 4
Votos: 20

Imagen de archivo de un homenaje a Santi Brouard y Josu Muguruza. LUIS TEJIDO / EFE

Cuando Ane Muguruza nació, su padre ya no estaba allí. No era una ausencia voluntaria. Tampoco una enfermedad. A Josu Muguruza, diputado de Herri Batasuna, lo asesinaron un 20 de noviembre de 1989, hace ahora 30 años. Cinco antes, también un 20 de noviembre, el GAL había acribillado a balazos a otro representante abertzale, el pediatra Santiago Brouard. Sus nombres se acabarían convirtiendo en símbolos de la guerra sucia contra la izquierda independentista vasca.

“Aunque hayan pasado todos estos años, el Estado no ha reconocido aún su responsabilidad en la muerte de nuestros familiares”, dice Ane pocas horas antes de que se cumplan 30 años de aquel día. Ella, entonces, estaba en el vientre de su madre.

El asesinato de Muguruza se produjo en el Hotel Alcalá de Madrid, donde el dirigente abertzale se encontraba cenando junto a otros miembros de HB. El atentado, en el que también resultó herido el independentista Iñaki Esnaola, tuvo lugar justo un día antes de que comenzara el pleno de investidura que llevaría a Felipe González a renovar el cargo de presidente. “De pronto sonaron ruidos secos, varios, seis quizás”, declararía poco después a los medios una de las testigos, la periodista y corresponsal del diario Egin Teresa Toda.

El 25 de marzo de 1993, la Sección Tercera de la Audiencia Nacional condenó al policía Ángel Duce a 99 años y ocho meses de prisión como autor del crimen, mientras que el ultraderechista Ricardo Saenz de Ynestrillas fue absuelto. Duce falleció en un accidente de moto en agosto de 1997, mientras disfrutaba de seis días de permiso.

“Hubo juicio, pero al final solo se centraron en los autores materiales. Lo que nos interesa saber es de dónde vino la orden y quiénes dieron el visto bueno a ese asesinato”, afirma Ane Muguruza.

Esos mismos sentimientos acompañan desde hace ya 35 años a la familia del parlamentario Santi Brouard, asesinado por el GAL en su consulta de Bilbao. En 1993, el pistolero Rafael López Ocaña fue condenado a 33 años de prisión. “Fue clasificado en tercer grado el 27 de noviembre de 2000. Accedió a la libertad condicional el 16 de marzo de 2001”, relata un informe del Gobierno Vasco sobre crímenes del GAL. El otro condenado por este caso, Juan José Rodríguez Díaz, “obtuvo la libertad definitiva el 3 de junio de 1997”.

Más allá de las sentencias, Ane Muguruza sostiene que hay otro agravio comparativo: “las víctimas del GAL y de la guerra sucia seguimos siendo ninguneadas y olvidadas por las instituciones, que no quieren reconocer que el Estado ha practicado la violencia contra ciudadanos vascos”. A su juicio, “hay víctimas de primera, segunda, tercera y cuarta”.

En ese sentido, la Fundación Egiari Zor –que trabaja precisamente en los casos de víctimas de la guerra sucia– coincide en denunciar el “doble rasero” del Estado. “Decenas de víctimas de las violencias del Estado continúan sin verdad, reconocimiento ni reparación”, destaca ese colectivo, remarcando que se trata de una “situación inaceptable”, ya que “discrimina y humilla” a este tipo de víctimas.

Egiari Zor participará en el acto que se celebrará este miércoles a la mañana en el barrio bilbaíno de Rekalde, donde hay un monolito que recuerda a Muguruza. También habrá una ofrenda floral en el parque Amezola de Indautxu, lugar en el que está ubicada una estatua en homenaje a Brouard. Por la tarde, Sortu realizará una manifestación que saldrá del teatro Arriaga y acabará frente a la consulta donde el GAL asesinó al pediatra y político abertzale.

También habrá un reconocimiento del Parlamento Vasco, que el jueves a la mañana celebrará un acto institucional en memoria de Brouard, integrante de esa Cámara autonómica hasta que seis disparos del terrorismo de estado acabaron con su vida.

Más noticias en Política y Sociedad