Público
Público

Homenaje de Estado Felipe VI pide "preservar la convivencia": "Hemos contraído la obligación moral de respetar la dignidad de los fallecidos"

En el homenaje de Estado a las víctimas del coronavirus, el jefe del Estado ha pronunciado un discurso de reconocimiento a las víctimas, pero también a quienes siguieron trabajando durante los meses más duros de la pandemia. 

El rey Felipe VI, la Princesa de Asturias, la jefa del servicio de Urgencias del Hospital Vall d'Hebron, Aroa López (i), y Hernando Calleja (d), hermano del periodista José María Calleja, fallecido durante la pandemia, realizan la ofrenda floral en el peb
El rey Felipe VI, la Princesa de Asturias, la jefa del servicio de Urgencias del Hospital Vall d'Hebron, Aroa López (i), y Hernando Calleja (d), hermano del periodista José María Calleja, fallecido durante la pandemia, realizan la ofrenda floral en el pebetero central en el Patio de la Armería del Palacio Real donde se celebra este jueves el homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia de coronavirus y a los colectivos que le han hecho frente en primera línea. - EFE

Alejandro lópez de miguel / manuel sánchez

El homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia del coronavirus, este jueves ha sido un acto sobrio, cargado de simbolismo y emotividad, con los máximos representantes de los tres poderes, presidentes autonómicos y altos representantes de las instituciones europeas, con voluntad de transmitir un mensaje de unidad. 

El jefe del Estado, Felipe VI, ha dedicado su discurso en este acto a llamar al "respeto y al entendimiento", necesarios para mantener la "convivencia", y ha reconocido la "deuda moral" que los españoles han contraído con los más de 28.000 fallecidos y los cientos de miles de afectados por la enfermedad. 

La "deuda" contraída con los fallecidos, decía Felipe VI, "nos compromete a todos" para "superar las dificultades" que plantea la covid-19

"Hemos contraído una obligación moral y un deber cívico, de reconocer, respetar y recordar siempre la dignidad de los fallecidos, recordar el espíritu de esa generación de españoles". Esta deuda, incidía, "nos compromete a todos" para trabajar por "superar las dificultades" que aún hoy plantea la covid-19. 

"Las superaremos, será el mejor homenaje en el mañana a quienes hoy recordamos, reconocemos y honramos", apuntaba. El discurso del rey en el Patio de la Armería del Palacio Real estaba bajo todo los focos, si bien no ha hecho ninguna mención a los escándalos de su padre, Juan Carlos de Borbón, ante los que la Casa Real guarda silencio.

En su discurso, Felipe VI ha reconocido la "lección de inmenso valor" y "espíritu" de superación que los españoles han dado durante la pandemia, tanto aquellos que siguieron trabajando mientras estaba en vigor del estado de alarma -"Les debe mucho más de lo que puede imaginar", como aquellos que han sentido el dolor de perder a un ser querido. "No están solos en su dolor", "su dolor es el nuestro", afirmaba.

La política ha quedado en segundo plano, al menos durante los 45 minutos de ceremonia

También se ha referido a que la mayoría de fallecidos eran personas mayores, parte de la generación que trabajó para "construir día a día el edificio de la convivencia democrática", sin olvidar a quienes eran más jóvenes, y "tenían un futuro por delante", "tanto por hacer y construir". "Es un día que conservaremos en la memoria, grabado en los corazones", zanjaba Felipe VI.

Además del Gobierno en pleno, de los expresidentes -salvo Felipe González- y los máximos representantes de los poderes legislativo y judicial, al acto han asistido los presidentes autonómicos, representantes de las corporaciones locales, las más altas instancias de la UE y familiares y víctimas, así como sindicatos, empresarios y otros representantes de la sociedad civil. Por contra, el partido ultraderechista Vox ha rechazado participar, como también lo han hecho ERC, Bildu y la CUP.

Ha sido una ceremonia civil sin precedentes, diseñada por la vicepresidencia de Carmen Calvo: ha contado con la presencia de 12 confesiones religiosas, música de la Orquesta Sinfónica de RTVE, ofrenda floral y la lectura de un poema de Octavio Paz. La política ha quedado en segundo plano, al menos durante los 45 minutos de ceremonia.

 "Que el esfuerzo de los sanitarios fallecidos no sea en vano"

Junto a Felipe VI, que ha cerrado el acto, sólo han tomado la palabra dos personas, Hernando Fernández Calleja -hermano del periodista José María Calleja, fallecido por coronavirus- y la enfermera jefa de Urgencias del Hospital Vall d'Hebron, Aaroa López. Sin embargo, esta última no sólo ha hablado por los 52.000 sanitarios infectados, sino también por el resto de profesionales que trabajaron "en primera línea" durante la pandemia. "Defiendan la sanidad de todos", urgía.

López: "Los sanitarios no eran héroes. Eran personas que han sufrido situaciones que te dañan el alma"

López ha reclamado "no olvidar la lección aprendida", y ha pedido que el esfuerzo de los sanitarios fallecidos "no sea en vano". Se ha referido a la dureza del trabajo de estos profesionales, recordando que "no eran héroes", sino "personas", que han sufrido situaciones "que te dañan el alma". 

Ha recordado la impotencia, la incertidumbre y la enorme cantidad de personas a las que debían asistir, sin suficiente conocimiento sobre cómo batallar al virus, mientras trabajaban "al límite" de sus fuerzas, sirviendo como "mensajeros del último adiós" para quienes morían solos. A menudo, además, con la mirada como "único recurso", porque era la única parte del cuerpo "visible", bajo las mascarillas, guantes y trajes de protección. 

Hernando Fernández Calleja pide unidad

Hernando Fernández Calleja, el hermano del periodista José María Calleja, que falleció por coronavirus en el mes de abril, ha reivindicado este jueves "la compasión" como el sentimiento que "nos hace más humanos". Visiblemente emocionado, Fernández Calleja ha pedido "unidad", como el "mejor homenaje" a los fallecidos, y ha defendido que "la memoria es un deber". 

Fernández Calleja: "La memoria es un deber"

"El mejor homenaje", incidía, es "mantenernos unidos y construír el país que ellos hubieran querido compartir". En su caso perdió a su hermano, si bien ha afirmado que comparte el dolor con los "compatriotas" que han sentido el fallecimiento de sus seres queridos. 

Fernández Calleja ha recitado los nombres de varios fallecidos famosos -el caso de la artista Lucía Bosé-, si bien también ha recordado a otros tantos, públicamente anónimos. "No estamos aquí para honrar la gloria de nadie, sino para honrar la memoria de quienes se fueron brutalmente en estos meses de pandemia y honrar a los muertos anónimos y silenciosos", reclamaba.




Más noticias de Política y Sociedad