Público
Público

El futuro de la monarquía Felipe VI pasará de puntillas en su discurso navideño sobre los escándalos del rey emérito

Casa Real y Presidencia del Gobierno quieren apelar a defender la institución como modelo de Estado. El PSOE cree que estará a la altura. Para Unidas Podemos el rey  ya no tiene legitimidad para llamar a la concordia y a la unidad de España.

Felipe VI
El rey Felipe VI en una imagen de archivo. EFE

manuel sánchez / alexis romero

El creciente cuestionamiento de la monarquía y la huida de España del rey emérito por sus escándalos económicos, han hecho que este año se espere con especial atención el tradicional discurso navideño de Felipe VI, aunque todo apunta a que no cubrirá las expectativas.

Según fuentes consultadas, Felipe VI tiene en su último borrador del discurso otro mensaje más centrado en dar ánimos por los estragos que ha causado la pandemia, en apelar a un mensaje de concordia y de menor crispación social y política; y en defender y ratificar la unidad de España y a la institución monárquica como símbolo de dicha unidad.

Si acaso, según las citadas fuentes, pasará de puntillas por los escándalos que afectan a su padre e, incluso, indirectamente, podría hacer alguna referencia a la carta que le enviaron un grupo de militares en la reserva denunciando que estaba en riesgo la unidad nacional. Pero, en principio, no eludirá ninguno de estos temas aunque los mencione tangencialmente y haya que “interpretar” sus palabras. Lo más probable, es que generalice en contra de la corrupción o enfatice la necesidad de la ejemplaridad en los comportamientos públicos.

El contenido final del discurso lo llevan trabajando varios días la Casa Real con Presidencia del Gobierno, y tienen conocimiento del mismo el propio presidente, Pedro Sánchez; su jefe de Gabinete, Iván Redondo; y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. La parte del Gobierno representada por Unidas Podemos ha quedado al margen.

Defender el actual modelo de Estado

El discurso, no obstante, se ha planteado con contenido para hacer llegar un mensaje importante del jefe del Estado a un país que lo está pasando francamente mal, y se está midiendo cada frase, según las fuentes citadas. Y, en este sentido, se busca "un mensaje de ánimo y tranquilizador".

Pero, además, se tratará de defender también la institución monárquica como símbolo de la unidad del Estado, incidiendo en la idea ya expresada por Pedro Sánchez de que “comportamientos individuales” no tiene que dañar a la propia institución. El objetivo es seguir apostando por el actual modelo de Estado que tiene este país.

En el PSOE se confía en que el rey estará a la altura y marcará claramente su papel y su labor como jefe del Estado. El propio Pedro Sánchez ya anunció que su partido seguirá en la defensa de la monarquía parlamentaria como modelo de Estado, más allá de las posiciones de sus socio de Gobierno.

En Unidas Podemos se resta importancia a que el rey haga una alusión, más o menos velada o no, a la situación de su padre, porque en el partido morado se considera que los hechos hablan por sí solos, y que el rey emérito lleva meses huido fuera de España e implicado en varias investigaciones por diversos escándalos económicos.

Pero, además, el partido de Pablo Iglesias tampoco concede legitimidad al rey para que haga un discurso en torno a la concordia y en contra de la crispación sin concretar quienes la fomentan -para Unidas Podemos  el foco está en la siglas de PP y Vox- o apelar a la unidad de España sin más, obviando las realidades que se sienten y viven en otras zonas del país.

No obstante, Unidas Podemos resta esa legitimidad al jefe del Estado en todas sus actuaciones hasta que no sea elegido democráticamente por los ciudadanos, una reivindicación de la que hace bandera el partido morado. Por ello, concede una trascendencia relativa a dicho discurso.

Ante esas expectativas previas de los dos socios de Gobierno en torno al discurso del rey, todo hace prever que volverá a visualizarse las grandes diferencias que existen entre ambas formaciones en torno a este asunto, y que habrá valoraciones muy diferentes de la intervención de Felipe VI el día después.

Más noticias de Política y Sociedad