Público
Público

Galicia El acuerdo de la Xunta con Pemex para impulsar el sector naval gallego se vuelve en contra de Feijóo

En 2012 y en plena campaña electoral, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció la "solución" a la crisis del sector naval gallego. Una "alianza estratégica" con Pemex para construir una veintena de barcos y miles de puestos de trabajo.

Alberto Núñez Feijóo Pemex
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, junto a Pedro Lozoya, el exdirector general de Pemex detenido la semana pasada. ( Xunta de Galicia)

La semana pasada la Policía Nacional detuvo en Málaga al exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya, por su presunta implicación en la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht. Además, la prensa dio a conocer que entre los casos por lo que está siendo investigado por parte de la Fiscalía mexicana, se incluye también la compra del astillero vigués de Barreras, apadrinada por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Este vínculo formó parte de una "alianza estratégica" de la Xunta con la petrolera, la cual pretendía impulsar el sector naval gallego en una época de crisis. En 2012, Feijóo interrumpía la emisión de la televisión pública gallega (TVG) para anunciarlo en plena campaña electoral. Ocho años más tarde se vuelve en su contra en la precampaña del 5-A, con unos sondeos que apuntan a la pérdida de su mayoría absoluta.

"El acuerdo de Barreras y los floteles no fue adoptado con este expresidente, sino con el anterior", respondía ante sus posibles relaciones con el prófugo. Afirmaba que el proyecto está documentado en todas las hemerotecas y que había sido Juan José Suárez Coppel con el que firmó la construcción de dos barcos-hotel. Sin embargo, cuando la Xunta firmó la compra del 51% de Barreras, que en aquel momento estaba en concurso de acreedores por 5,1 millones de euros, Lozoya estaba ya al mando de la entidad, y mantuvieron varios encuentros durante dos años. En uno de ellos, en 2012, también participó el presidente del Gobierno estatal en aquel momento, Mariano Rajoy.

El convenio de la compañía mexicana con la Xunta incluía la construcción de dos floteles, 14 remolcadores y la apertura de una base logística en el puerto de A Coruña. En aquella época, los trabajadores de los astilleros estaban en huelga por falta de trabajo. Es por eso por lo que la Xunta aseguró que este proyecto tendría un impacto sobre las personas, garantizando cargas de trabajo, en concreto 2.500 puestos. "Más posibilidades para el crecimiento económico de Galicia, más barcos para el sector como para su importante industria auxiliar", comentaba el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde. "Hemos conseguido acercar a Galicia la capacidad financiera de la cuarta petrolera del mundo", señaló en 2012.

Sin embargo, los partidos de la oposición ya pidieron explicaciones ante los escasos resultados de esta alianza antes de la encarcelación de Lozoya. El Bloque Nacionalista Galego (BNG) en julio de 2019, afirmaba que los gallegos "habían visto más fotos que barcos". "Nada de los 14 remolcadores, nada de los dos quimiqueros, nada de los buques tanque, nada de la base logística en Punta Langosteira, y nada del segundo flotel anunciado para la ría de Vigo", agregó la diputada Noa Presas. Ya de aquella pidieron explicaciones al Ejecutivo autonómico, insistiendo en que el asunto "afecta al prestigio de los astilleros gallegos".

De momento, el actual presidente del PPdeG respalda los contratos de Pemex en Galicia y "respeta" la investigación del Gobierno mexicano, "que investiguen lo que quieran", declaró. De hecho, ante los comicios del 5-A, aludía a una posible estrategia por parte de la oposición para desprestigiar al actual Gobierno autonómico, "en campaña todo vale". El diputado de Anova en la Cámara gallega, Antón Sánchez, respondió a Público al dardo de Feijóo: "Cuando dice esas cosas Feijóo se mira al espejo, cree el ladrón que todos son de su condición".

Sánchez explica que de los 2.500 puestos prometidos por la Xunta apenas se crearon mil, y ante el silencio de Feijóo, cuenta que "siempre fue muy opaco en el asunto Pemex". Añade que "las relaciones todavía están por saber y por salir a la luz". "Feijóo vendió ese acuerdo, pero los resultados son un entramado corrupto, saldrán muchos más detalles cuando avance el procedimiento judicial", sostiene.

Además, considera que este debate se tiene que dar antes de las elecciones autonómicas a las que, de momento, el PP se presenta en solitario para preservar la que sería su cuarta mayoría absoluta. "Hay que saber lo que hizo Feijóo en un sector tan importante como es la construcción naval, pretende meterlo debajo de una alfombra", concluye.

"Quien se saca fotos con Feijóo tiene problemas"

Gonzalo Caballero, el líder del PSdeG, aprovechó la ocasión para afear las fotografías de Feijóo con Lozoya, después de que el presidente gallego cargara contra las suyas con Pedro Sánchez. "Todas las fotos que tengo puedo enseñarlas con tranquilidad, mientras que quien saca fotos con Feijóo tiene problemas", haciendo un guiño a las polémicas fotos del presidente de la Xunta con Marcial Dorado.

"No nos da lecciones de dignidad ni de decencia política", prosiguió. El pasado 19 de febrero, los grupos de la oposición presentaron la solicitud de comparecencia del presidente de la Xunta para que explique en la Diputación Permanente del Parlamento las relaciones con el ex directivo de Pemex. Luis Álvarez, portavoz del PSdG en la Cámara gallega, pidió expresamente conocer quien firmó tanto la adjudicación de los dos floteles como la compra de Barreras. Asimismo, recordó que esta investigación "también está señalando a otros dos directivos encargados de negociar los acuerdos". Y, por último, el responsable socialista preguntó a Feijóo si decidió adelantar elecciones para "verter una cortina de humo" y "escapar de este escándalo".

Más noticias de Política y Sociedad