Público
Público

Gobierno y agentes sociales acuerdan diseñar unos ERTE especiales para Canarias tras la catástrofe del volcán

La Mesa Tripartita Laboral también está de acuerdo en que la prórroga de los nuevos ERTE llegue hasta el 31 de enero para cubrir la campaña navideña. El Ministerio de Inclusión y Seguridad Social propone ligar las exoneraciones a la formación de los trabajadores.

Reunión de la Mesa de Diálogo Social
Imagen de archivo de una reunión del diálogo social..

La Mesa Tripartita Laboral ha cerrado algunos acuerdos en la reunión de este martes para abordar la prórroga de los ERTE. Las dos cuestiones más importantes que suscitan consenso entre todas las partes son la extensión del mecanismo hasta el próximo 31 de enero y el diseño de unos ERTE especiales para paliar la situación de los trabajadores en Canarias a raíz de la erupción del volcán de La Palma.

Según fuentes del diálogo social, tanto los dos ministerios implicados en las negociaciones (Trabajo y Seguridad Social), como los agentes sociales (patronales y sindicatos), están de acuerdo en que la prórroga de los ERTE contemple la situación de los trabajadores canarios

Desde Trabajo ya se había puesto sobre la mesa esta opción en conversaciones anteriores. UGT había pedido unos ERTE "en condición de catástrofe" que contemplara ayudas a autónomos y agricultores, mientras que desde la patronal también se había advertido de la necesidad de ayudar al sector turístico de todas las islas, debido a que está previsto que la erupción del volcán afecte al turismo en todas las islas.

Todas las partes han acordado trabajar en próximas reuniones en los detalles concretos sobre las ayudas y el régimen que se aplicará a los trabajadores y a las empresas en Canarias. En cuanto a la prórroga de los ERTE, desde el principio de las negociaciones se había barajado ampliar el mecanismo hasta el 31 de enero, y este martes se ha acordado fijar esta fecha como definitiva.

De esta manera, se cubrirá toda la campaña navideña, uno de los periodos de mayor actividad económica y también de mayor incremento del consumo. Más allá de los acuerdos, también se han constatado algunas discrepancias que, de momento, impiden cerrar un acuerdo definitivo sobre la extensión de los ERTE (que expiran el próximo 30 de septiembre).

Mientras los sindicatos apostaban por una prórroga del mecanismo actual o, al menos, una extensión de un mecanismo parecido, desde el Gobierno se planteó la necesidad de adaptar los ERTE a la situación laboral presente para adaptar las prioridades a las necesidades actuales. En este sentido el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social ya había avanzado que el objetivo del Gobierno es que estos nuevos ERTE estén centrados en la formación de aquellos trabajadores que tienen más difícil reincorporarse a su empleo.

La prórroga no será automática

El ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, explicó que "algunos trabajadores tendrán que reajustar sus actividades dentro de la empresa o hacia otras empresas o sectores. Ese esfuerzo de formación de calidad y orientado a una mejora de sus habilidades tiene que ser un elemento adicional y central en el nuevo esquema que se inicie. Este es el elemento principal".

En la reunión de este martes, Inclusión ha dado un paso más allá y, según fuentes del diálogo social, ha apostado por vincular las exenciones de los trabajadores afectados por un ERTE a acciones formativas que tendrán que desarrollarse entre el 1 de octubre de 2021 el 30 de junio de 2022.

Esta propuesta ha generado "confusión" entre los sindicatos, que, pese a que están de acuerdo con que los trabajadores afectados por un ERTE puedan recibir formación, dudan de que se puedan poner en marcha los recursos y la estructura necesaria para diseñar un sistema eficaz a corto plazo de cara a una formación efectiva y con itinerarios personalizados (de hecho, todavía no se ha acordado quiénes serán los encargados de financiar estas acciones formativas).

Otro de los acuerdos alcanzados en esta última reunión es que la ampliación de los ERTE tendrá que pasar por el filtro de las autoridades laborales, es decir, que no se prorrogarán de forma automática; las empresas que quieran renovar este mecanismo de protección tendrán que solicitarlo a la autoridad laboral, junto con las prestaciones de sus trabajadores, y la autoridad tendrá 10 días para contestar a la solicitud. El objetivo, afirman fuentes del diálogo social, es evitar fraudes.

Respecto al porcentaje de las exoneraciones, para los ERTE de impedimento se mantienen en el 100%. El Ejecutivo ha propuesto reducir las exoneraciones para los ERTE de limitación desde el 75% hasta el 50% para las empresas de menos de 50 trabajadores, y del 65% al 40% para las empresas de más de 50 trabajadores.

Más noticias