Público
Público

Vacuna contra la covid-19 El Gobierno de Ayuso lidera la ofensiva del PP contra Sánchez por una falta de vacunas que afecta a toda la UE

Varias comunidades gobernadas por el Partido Popular y Ciudadanos, con Madrid a la cabeza, piden al Ejecutivo de Pedro Sánchez que "presione" a Bruselas para conseguir más vacunas, pero es la Comisión Europea la que negocia todo el paquete.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en rueda de prensa junto al líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en rueda de prensa junto al líder del Ejecutivo, Pedro Sánchez. EFE

marta monforte

El pasado 15 de enero la farmacéutica Pfizer-BioNTech —la primera empresa en producir la vacuna contra la covid-19— avisó a la Unión Europea de que iba a producirse un descenso temporal en los envíos a los países miembros a partir de la siguiente semana. El laboratorio justificó el retraso alegando que necesitaba ralentizar el proceso para adecuar sus instalaciones y elevar así su capacidad de producción en el futuro. Un anuncio que fue recibido con cautela en Europa.

El portavoz de Salud del Ejecutivo comunitario, Stefan de Keersmaecker, aseguró este martes que "se espera que se alcance otra vez el 100% de las entregas para el final de esta semana". Pero la reducción del suministro ha acabado afectando —inevitablemente— a todos los países, también a España, que cifró en un 56% la cantidad entregada hasta al momento.

Tanto es así que el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, anunció el miércoles que la región suspenderá el suministro de primeras dosis de la vacuna durante dos semanas. "Tendremos que paralizar el suministro de primeras dosis esta semana y la que viene", dijo. "Es imposible que a finales de junio haya un 70% de personas vacunadas. En la Comunidad de Madrid tendrían que llegar más de nueve millones de vacunas".

El Gobierno central tuvo que hacer ajustes en el reparto tras la reducción temporal de viales por parte de la farmacéutica y decidió enviar los lotes en función del porcentaje de primeras dosis administradas por cada autonomía. Un reparto en el que la Comunidad de Madrid no salió beneficiada. Según la Consejería de Sanidad, Madrid recibió el lunes 18 la mitad de dosis, 24.375, de lo que recibía cada lunes, 48.750. El pasado lunes 25 también se redujo, aunque mínimamente (1.950 menos), consiguiendo un total de 46.800 dosis.

Aguado ha explicado que si la región suministrara esas 48.000 dosis semanales comprometidas a la Comunidad de Madrid, el 30 de junio —la fecha marcada por el presidente Pedro Sánchez para inmunizar a 20 millones de personas— no se habría vacunado "ni al 10% de la población madrileña". "El problema de la Comunidad de Madrid no es que falten manos, es que faltan dosis. Esa debería ser la prioridad de la ministra Darias", ha insistido el vicepresidente madrileño. "Pedimos que vaya a Bruselas, que negocie. Tenemos que plantarnos"

El Gobierno no puede conseguir las vacunas por su cuenta

Pese a las palabras del vicepresidente madrileño, el Gobierno central no puede negociar con las farmacéuticas las dosis para España, sino que es la Comisión Europea la que define el paquete común. Los 27 estados miembros de la UE acordaron centralizar la compra de vacunas en Bruselas y el artículo 7 del acuerdo prohíbe expresamente hacer compras de forma unilateral.

La Comisión Europea ha apremiado a Pfizer y a otras farmacéuticas como Moderna y AstraZeneca a respetar los contratos firmados. La presidenta del organismo, Ursula von der Leyen, exigió que los laboratorios suministren "cuanto antes" las dosis contratadas de las vacunas. "Europa ha invertido miles de millones para ayudar a desarrollar las primeras vacunas de la covid-19 del mundo", dijo durante una intervención en el Foro Mundial de Davos. "Y ahora las compañías deben cumplir".

La sospecha en Bruselas es que la farmacéutica británica AstraZeneca —cuya vacuna contra la Covid-19 aún no ha sido autorizada por la Agencia Europa del Medicamento, aunque prevé hacerlo la próxima semana— habría dado prioridad a las entregas a terceros países, como Reino Unido e Israel, frente a las pactadas con la UE.

Comunidades del PP piden a Sánchez que "presione" a la UE

El Partido Popular ha hecho de la campaña de vacunación contra la covid-19 su principal motivo de confrontación. Primero fue la colocación de las pegatinas con el logotipo del Gobierno central en los lotes iniciales, luego su reparto entre las autonomías y ahora es la falta de dosis, después de que Pfizer anunciara el retraso. Para el PP todo es culpa del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, ha pedido este miércoles a Sánchez que ponga todo su esfuerzo en "presionar" a la Comisión Europea para que lleguen más vacunas a los países miembros. Moreno Bonilla ha señalado que en la comunidad que dirige ya faltan vacunas y, al igual que Aguado, ha dicho que a este ritmo se llegará al verano únicamente con el 15% de la población vacunada. "Andalucía es un ejemplo vacunando, el 31% de los inmunizados en España son andaluces".

El castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco también se sumó a la protesta por falta de vacunas, aunque evitó citar directamente a Sánchez. En un tuit escrito el pasado martes, señaló que en Castilla y León ya se habían administrado el 98,2% de las dosis recibidas, llegando casi a 100.000 personas, y que la región ya se estaba inoculando la segunda dosis. "Necesitamos mayor cantidad de vacunas y agilidad en los envíos", solicitó.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, también emplazó al Gobierno central a ser más diligente porque pese a que, según dijo, comprende "las dificultades" para conseguir más dosis de vacunas, considera que es necesario un "calendario de vacunación definido de principio a fin", que sería muy útil para las autonomías "y para la confianza de los ciudadanos".

Por último, el murciano Fernando López Miras ha presumido de que la región que preside ha sido la primera comunidad de España en finalizar la vacunación contra la covid-19 en todas las residencias de mayores y centros de personas con discapacidad. "Pedimos al Ministerio más vacunas y que nos autoricen para vacunar a mayores de 80 años", ha solicitado a través de su cuenta de Twitter.

Catalunya se queda sin dosis pero no culpa al Gobierno

El secretario de Salut Pública de la Generalitat de Catalunya, Josep Maria Argimon, también ha alertado este miércoles de la escasez de vacunas en la que se encuentra la región, lo que supone tener que retrasar la segunda dosis a parte de la población inoculada con la primera. Argimon ha asegurado que la situación "no supone un problema" pero ha cifrado en 10.000 las personas que no recibirán una segunda dosis en Catalunya.

Al contrario que Aguado y los presidentes populares, el secretario de Salut Pública no ha emplazado al Gobierno a acudir a Bruselas a presionar, sino que ha achacado la responsabilidad a la farmacéutica Pfizer y al resto de laboratorios. "Pfizer no está cumpliendo", ha denunciado Argimon en la rueda de prensa diaria de seguimiento de la pandemia en Catalunya.

El Ministerio de Sanidad ha emitido varios mensajes apoyando la estrategia de la Comisión Europea y pidiendo a las farmacéuticas que cumplan con lo pactado. Durante el encuentro celebrado la pasada semana, Sánchez aseguró que "confiaba" en que España "alcanzará" los objetivos de vacunación marcados por la Unión Europea, que establecen la vacunación hasta marzo de al menos el 80 por ciento de los profesionales sanitarios y de atención social y a la población con más de 80 años y, en verano, al menos al 70 por ciento de la población adulta.

Más noticias de Política y Sociedad