Público
Público

Presupuestos El Gobierno suspende las reglas fiscales para 2020 y 2021 y abre el grifo del gasto a comunidades y ayuntamientos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anuncia la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera para el próximo lunes. En él presentará a las CCAA el nuevo techo de gasto, que podría llegar al Consejo de Ministros del martes.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros. EFE/ J.J. Guillén
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros. EFE/ J.J. Guillén

Alejandro López de Miguel / Manuel Sánchez

El Ministerio de Hacienda abre el grifo de gasto para las comunidades autónomas y ayuntamientos. El Gobierno ha suspendido este miércoles "de forma extraordinaria" las reglas fiscales vinculadas al déficit y a la deuda para 2020 y 2021, en respuesta a la recomendación de la Comisión Europea de suspender el Pacto de Estabilidad para 2021. 

Montero cede y permitirá que los Ayuntamientos gasten "libremente" sus remanentes de tesorería

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha aludido este miércoles en el Congreso de los Diputados a este "paréntesis" en el Pacto de Estabilidad para explicar la decisión del Ejecutivo, que afecta al conjunto de administraciones públicas.

La idea es permitir que estas administraciones "puedan construir los Presupuestos que necesitan", accediendo a "la totalidad de sus recursos", ante la enorme crisis asociada a la pandemia del coronavirus. En el caso de las que tengan remanentes -como la mayoría de ayuntamientos-, podrán acceder a "la totalidad" de los recursos libremente, "sin ningún tipo de límite". 

Al dejar de estar vigentes estos topes de gasto, el gobierno no presentará su previsión de senda de déficit -"Porque no hay objetivos de estabilidad presupuestaria"-, si bien los ayuntamientos y comunidades tendrán "una tasa de referencia respecto a la previsión de déficit" que haga el Ejecutivo.

Así, ha hecho un llamamiento a su responsabilidad, y ha advertido de que "tendrán que justificar que los recursos se están utilizando de forma adecuada, cosa de la que no me cabe ninguna duda".  Sí estarán vigentes algunas normas, como las que hacen referencia al periodo medio de pago a proveedores.

Esta suspensión estaba entre las reclamaciones más habituales de las comunidades autónomas. Montero ha afirmado que se hará efectiva en el mismo Consejo de Ministros en el que el Gobierno apruebe el techo de gasto.

Dada la gravedad de la pandemia, en marzo Bruselas activó la llamada cláusula de salvaguarda, suspendiendo el Pacto de Estabilidad para 2020, para que los estados pudieran acometer los gastos necesarios en la lucha contra la covid-19.

El techo de gasto, previsiblemente la próxima semana

Y, si bien no habrá senda de déficit, el Ejecutivo sí necesita aprobar el nuevo techo de gasto. A este respecto, Montero ha convocado una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para el próximo lunes, a las 13.00 horas.

Será entonces cuando presentará el nuevo techo de gasto a las comunidades, y a partir de ahí podría llegar al Consejo de Ministros del martes. Montero sólo ha afirmado que "no necesariamente" será este día.

La polémica con los ayuntamientos

Montero, además, mantiene su decisión de negociar con la Federación Estatal de Municipios y Provincias (FEMP) y posteriormente someter a debate y convalidación en el Congreso un segundo real decreto sobre medidas de alivio para las corporaciones locales, tras el fracaso parlamentario de su primera norma en este sentido. 

Montero se autoenmienda: "Era una sinrazón que los ayuntamientos tuvieran dinero en el banco y no pudieran gastar"

El hecho de que los ayuntamientos puedan acceder a estos remanentes previsiblemente aplacará o suavizará la rebelión de los alcaldes contra las medidas de Hacienda. Ésta era una de las reclamaciones de los ediles de distinto signo, si bien Montero siempre había condicionado el acceso a parte de estos remanentes a que a su vez los ayuntamientos prestaran sus recursos al Estado durante algunos años. 

Hoy, la ministra se ha autoenmendado: "Era una sinrazón que los ayuntamientos tuvieran dinero en el banco y no pudieran gastar", apuntaba.

En este punto, decía, la pregunta es "qué pasa con los ayuntamientos que no tengan remanentes". Para salvar esta situación, Montero prevé actualizar las entregas a cuenta y crear un fondo para los ayuntamientos que no tienen remanentes. "En esto llevo tres o cuatro meses"; "Continuo intentando suscitar el acuerdo", apostillaba. ​

Más noticias