Público
Público

Hasta cinco elecciones cambiarán el mapa político en 2015

Dirigentes del PSOE no descartan que Susana Díaz agrupe las andaluzas con las generales. Actualmente, PP y los socialistas gobiernan más del 75% de ayuntamientos y comunidades, aunque con una supremacía abrumadora de los populares

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

Tres personas sujetan una urna sobre las papeletas en un colegio electoral. EFE

Será una campaña electoral permanente. De hecho, ya lo es. El año 2015 agrupará las más importantes elecciones en España y todo apunta a un cambio en el mapa político del país que puede ser el más sorprendente e impredecible de toda la etapa democrática.

El hecho de que Artur Mas haya decidido sumarse al año electoral con su convocatoria para el 27 de septiembre, sabiendo que tienen municipales por delante y generales por detrás, supone que la ciudadanía dispondrá del “derecho a decidir” en todos los frentes y con decisiones muy importantes.

Pero a este gran escenario electoral de 2015, municipales y autonómicas (24 de mayo de 2014), catalanas (27 de septiembre) y generales (o el 25 de octubre o uno de los últimos cuatro domingos de noviembre) se puede sumar otro invitado: Andalucía.

Dirigentes socialistas consultados por Público no descartan que Susana Díaz decida agrupar de nuevo las elecciones generales con las andaluzas. Durante muchos años se hizo así, hasta que José Antonio Griñán decidió separarse de la última convocatoria de elecciones generales que hizo José Luis Rodríguez Zapatero, para no sufrir el desgaste que arrastraba ya el ex presidente del Gobierno.

Tanto el deterioro de las relaciones con IU de Andalucía, como las propias ambiciones de la presidenta andaluza, hacen indicar que optará por esta opción, más allá de que dispute las primarias con Pedro Sánchez en julio y ponga a otro candidato en su comunidad, o decida ir ella por Andalucía.

Si se da esta última circunstancia, las elecciones más importantes de España se celebrarán en un mismo año y todos los sondeos demoscópicos apuntan a un escenario absolutamente distinto al que se ha conocido hasta ahora y bastante impredecible.

El bipartidismo gobierna en más del 75% de los ayuntamientos y gobiernos autonómicos.

En los ayuntamientos, actualmente, el Partido Popular gobierna en torno al 45% de los municipios, y el PSOE cerca del 30%. En las Comunidades Autónomas, once están en manos del PP (64%) y dos las dirige el PSOE (el 12%). Es decir, en ambos casos, pese al abrumador poder que ha ostentado el PP desde 2011, el llamado bipartidismo gobierna en más del 75% de los ayuntamientos y gobiernos autonómicos.

Nadie cree que el mapa político quede igual tras el 24 de mayo. La explosión de Podemos o el incipiente crecimiento de fuerzas como Ciutadans dibujan una composición política muy diferente, sobre todo en las regiones, donde es posible que en muy pocas algún partido obtenga mayoría absoluta.

No es descartable que se repitan los comicios en los sitios donde no se logre la investidura de ningún presidente


Los pactos postelectorales serán determinantes y, actualmente, impredecibles. Por lo que no es descartable hasta que se repitan los comicios en los sitios donde no se logre la investidura de ningún presidente, o una inestabilidad permanente a lo largo de la legislatura. O, incluso, que se dé una mayoría de izquierda si hay acuerdo PSOE-Podemos, ya que juntos podrían ser mayoritarios en muchas comunidades.

Las elecciones de Catalunya marcarán otro pulso político de importancia. Se verá si el envite de las fuerzas independentista ante las urnas de verdad tiene consistencia y, además, sus consecuencias posteriores.

Pero mientras Catalunya esté configurando su Gobierno, España estará ya en una campaña electoral que también es muy difícil de pronosticar. Finales de octubre o de noviembre son los márgenes que tiene Mariano Rajoy para convocar, y su resultado también estará muy condicionado a qué ocurra después de las municipales y autonómicas, qué pactos se den o qué grado de inestabilidad se perciba. A eso, habrá que sumar que Catalunya estará muy presente en esos comicios ocurra lo que ocurra.

En resumen, España se enfrenta a una encrucijada electoral en 2015 que puede dar un vuelco a lo conocido hasta ahora y que muchos millones de ciudadanos serán llamados a votar en varias ocasiones para decidir su futuro.

Más noticias en Política y Sociedad