Público
Público

Debate de Atresmedia Iglesias recupera la iniciativa entre la moderación y las propuestas

El candidato de Unidas Podemos ha reprochado al resto de partidos su actitud y durante su intervención en lo referente a violencia machista ha asegurado sentir "mucha vergüenza" de cómo se ha desarrollado el debate.

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 6

Pablo Iglesias durante el debate de Atresmedia / EFE

Pablo Iglesias no ha llevado este martes la Constitución al plató de Atresmedia, pero ha mantenido el tono moderado que ya destacó en el debate de RTVE. Ha sido duro con las políticas de la derecha, protagonizando con Albert Rivera uno de los mayores enfrentamientos de la jornada en la materia de vivienda y ha llegado a llamarle "impertinente" por haberle interrumpido en varias ocasiones. Menos duro ha sido con el PSOE aunque no se ha olvidado de reprochar a los socialistas que no descarten de forma más clara el pacto con Ciudadanos. Aunque han destacado aún más las críticas que ha lanzado a sus adversarios ante el debate: "Los espectadores no merecen el intercambio de libros que acabamos de ver. Se merecen más respeto", ha afirmado ante el intercambio entre Sánchez y Rivera.

El líder de Podemos ha conseguido destacar en la mayoría de bloques al distanciarse del resto de candidatos. Un claro ejemplo se ha dado durante el bloque territorial cuando ha criticado que sólo se hable de Catalunya y se olviden otros temas como los problemas de financiación en la Comunidad Valenciana, la necesidad de un "tren digno" para Extremadura o las dificultades que afronta la España rural "que no tiene financiación porque el dinero se ha destinado a salvar autopistas". Pero no se ha olvidado de Catalunya, una situación ante la que ha pedido empatía, capacidad de escucha y "menos insultos".

Iglesias también ha vuelto a ofrecer a Sánchez un gobierno de coalición. "Vamos a ver quien gana en las elecciones", ha contestado a los presentadores cuando le han preguntado si exigiría ser ministro para apoyar un Gobierno. Y ha puesto sobre la mesa que primero hay que "acordar un programa" antes de "hablar de ministerios", aunque ha insistido en que cree que, sea de derecha o sea de izquierda, el próximo Ejecutivo será de coalición. El candidato también ha vuelto a preguntar a Sánchez sobre el pacto con Ciudadanos y, aunque todavía ha criticado que no es lo suficientemente claro, sí ha arrancado a Sanchez un leve compromiso de no pactar con el partido de Rivera: "No está en mis planes pactar con un partido que ha puesto un cordón sanitario al PSOE", aseguró el candidato socialista.

Sí ha conseguido empujar al PSOE fuera de la izquierda en varios temas. "Cuando Sanchez propuso derogar la reforma laboral, era razonable, y creo que esto hay que reconocerlo. También llegó a pactar con nosotros que hay que intervenir en el mercado del alquiler, aunque no lo cumplió. Ha quedado claro que para que el PSOE cumpla algunas cosas es necesario que esté Podemos", ha asegurado. Un reproche que el presidente del Gobierno ha evitado responder.

El secretario general de Podemos ha explicado mucho de los puntos de su programa. Las políticas en materia de vivienda han llevado a uno de los mayores enfrentamientos con Rivera. Iglesias ha explicado que desde su partido defienden intervenir en el mercado para bajar el precio del alquiler, basándose en el artículo 47 de la Constitución Española. También ha defendido la intención de obligar a las entidades financieras y grandes tenedores de vivienda pongan en alquiler las viviendas vacías. Una medida por la que Rivera le ha acusado de querer “expropiar viviendas”. “Nosotros no decimos de expropiar, sino que los grandes tenedores digan que tienen que sacar la vivienda al mercado”, ha respondido Iglesias.

Otra lección política ha dado cuando ha comenzado el debate sobre género. "En nombre del movimiento feminista no puede hablar ningún partido, y menos los cuatro hombres que estamos aquí", aseguró Iglesias para incidir también en hablar de violencia machista y no violencia de género y explicar algunas de las propuestas de Podemos: educación infantil gratuita de cero a tres años, permiso de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, cambiar el Código Penal para que sólo sí sea sí y eliminar el delito de abuso sexual o un SMI de seis meses para cualquier mujer que sea víctima de violencia machista.

Iglesias también ha aprendido la lección de las críticas que ayer inundaron las redes sociales por la falta de mujeres ya no sólo por los cuatro candidatos, también porque fueron cuatro hombres los asesores. Por esto, este martes ha sido Noelia Vera la dirigente que ha acompañado al candidato durante los descansos. 

Desde el partido morado celebran el debate de este martes y aseguran que Iglesias ha sido el que mejor lo ha hecho. "Confiábamos mucho en los debates para convencer a los indecisos y creemos que vamos a mejorar los resultados tras esta jornada", aseguran a Público fuentes cercanas al candidato. Si los debates cambian o no la opinión de los votantes y si han conseguido convencer a parte del electorado no se sabrá hasta la cita en las urnas el 28-A. Aunque insisten en Podemos: "La estrategia de la remontada continúa esta semana".

Más noticias en Política y Sociedad